viernes, 2 de septiembre de 2011

10 CUENTOS VENEZOLANOS INOLVIDABLES

Desde niño he sido un compulso devorador de toda clase de pequeñas historias, esas narraciones breves, cercanas muchas veces a la poesía, que conocemos como cuentos.

Creo que mi afición por los cuentos se debe, en parte, a que me formé intelectualmente en un país como Venezuela, exponente de una larga y rica tradición de cuentos y de narradores de cuentos.

Escuchar cuentos, recordar cuentos, echar un cuento a otros, es, sencillamente, narrar la vida, haciendo memoria de lo sucedido, reinterpretándolo continuamente, añadiendo a veces algún elemento fantástico o mágico, dándole un sentido o un significado insospechado. Todo ello forma parte de la idiosincrasia venezolana, con toda su riqueza expresiva, su vitalidad, su talante imaginativo y abierto.

Hoy he estado recordando los cuentos venezolanos que leí en mi adolescencia y primera juventud, y que dejaron en mí su huella. Muchos de ellos venían en mis libros de texto de primaria, o de los primeros cursos del bachillerato. Otros se compraban en casa, en esas ediciones de bolsillo que editaba por ejemplo Monte Ávila Editores, cuyo precio era más que accesible para cualquier familia de clase media.

Llevado por estos pensamientos, me he hecho esta pregunta: ¿si tuviera que elegir 10 cuentos venezolanos, leídos en la adolescencia o juventud, cuáles escogería?

Papel y lápiz, y la ayuda de varias antologías que tengo en casa, me bastaron para, después de algunos titubeos, hacer mi selección. Mi mirada no ha sido la del especialista, pues no sé si desde el punto de vista de la crítica los que he elegido son los que tienen más méritos. Para el caso que me ocupa, da lo mismo.

Sólo sé decir que estos cuentos son inolvidables, ya que en su momento me revelaron un matiz de la condición humana, o algún rasgo del misterio del vivir, o quizás tocaron una tecla emocional, o tal vez provocaron un sentimiento de sorpresa o de perplejidad, y el eco de este acontecimiento, acaecido entre un joven lector frente a un texto, sigue vigente en mi después de 30 o más años.

Ese es el verdadero milagro de la literatura.

He aquí mi selección:


10 cuentos venezolanos inolvidables:


1. La I latina – José Rafael Pocaterra.

2. El diente roto – Pedro Emilio Coll.

3. Un regalo para Julia – Francisco Massianni

4. Juantopocho – Rafael Zarraga

5. La luna no es de pan de horno – Laura Antillano.

6. La balandra “Isabel” llegó esta tarde – Guillermo Meneses.

7. El cuento ficticio – Julio Garmendia.

8. De cómo Panchito Mandefuá cenó con el Niño Jesús – José Rafael Pocaterra.

9. El piano viejo – Rómulo Gallegos.

10. La lluvia – Arturo Uslar Pietrí

Sí alguno de mis lectores quiere enriquecer esta lista que propongo, le invito a hacerlo, agregando de su propia cosecha personal aquellas historias venezolanas que considere inolvidables.

@MarceloMartín

10 comentarios:

  1. Doña Bàrbara de: Romulo Gallegos, lo recuerdo desde mi adolescencia.
    Un abrazote amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doña Barbara no es un cuento, es una novela -.-!

      Eliminar
    2. Cierto, Aronix, es una novela, quizás la más representativa de la literatura venezolana de una época de nuestra historia como país (y no sé si de todos los tiempos). Gracias por tu aporte, y un saludo

      Eliminar
  2. Doña Barbara es quizás la obra más emblemática de lo "venezolano" aquello que nos define como nacionalidad, que nos retrata en ese ir y venir de la naturaleza y el hombre,...

    Gracias por tu comentario y un saludo fraterno

    Marcelo

    ResponderEliminar
  3. A MI ME GUSTAN MUCHO LOS CUENTOS GROTESCOS DE JOSÉ RAFAEL POCATERRA, DE LOS CUALES TIENES DOS DE ELLOS EN TU SELECCIÓN. CREO QUE POCATERRA, A PESAR DE SER UN CUENTISTA DE PRINCIPIOS DEL SIGLO XX,RETRATA LA ESENCIA DE LO QUE ES EL VENEZOLANO AÚN HOY EN DIA. ADEMÁS, TIENEN MUCHO HUMOR,IRONIA Y BUENA DOSIS DE PROTESTA SOCIAL. EL SUSPENSO Y LOS FINALES SORPRESAS DE ESOS CUENTOS SON GENIALES.
    FRANKLIN MARTÍNEZ DESDE CARACAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo ciento por ciento, Pocaterra retrata toda la tragi-comedia de lo que significa ser venezolanos. Los cuentos siempre tienen ese efecto que nos embruja y se quedan allí como un eco, una resonancia que evocan otros mundos escondidos. Muchas gracias amigo por tu comentario

      Eliminar
  4. Aunque no lo conocí en mi niñez, el cuento las dos chelitas de Garmendia siempre me lleva a ella. Me ha encantado este blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julio Garmendia, sin duda, uno de nuestros cuentistas de mayor calidad, recuerdo : "La tienda de muñecos" o el inolvidable "Cuento ficticio", gracias por recordarlo, el de "Las dos Chelitas" es quizás uno de los más conocidos. Excelente propuesta

      Eliminar
  5. Marcelo, yo tambien tengo muchos cuentos de mi infanciaq que aun recuerdo vivamente!!! Yo, como Consuelo anexaria a tu lista el cuento "Las dos Chelitas" de Julio Garmendia...,es muy hermoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu aporte, tengo que leer de nuevo este cuento, me acuerdo que aparecía con frecuencia en los libros de texto. Julio Garmendia, sin duda uno de nuestros más grandes cuentistas

      Eliminar