domingo, 11 de septiembre de 2011

CUANDO QUIERO LLORAR NO LLORO: Miguel Otero Silva

La emblemática novela de Miguel Otero Silva, Cuando quiero llorar no lloro, publicada en 1970, es decir, hace 41 años, sigue vigente como testimonio de la contradictoria realidad social venezolana y latinoamericana.

En el marco de aquella Venezuela que en 1958 emprendía con optimismo su camino hacia la democracia, el  vertiginoso proceso de modernización, merced a la bonanza petrolera, agudizó las tremendas desigualdades sociales entre los "pequeños seres", como diría Garmendia, que pueblan la urbe.




Es el enfrentamiento entre los diferentes modos de vida que conviven, y mal viven, en el mismo espacio urbano. Son esas vidas concretas que apenas se cruzan, vidas que van desgranando su propio imaginario cultural, y humano, sus propios sueños y sus propias tragedias.

Muchas cosas han cambiado en estos últimos cuarenta años: la caída de los socialismos reales, la globalización, los embates de la posmodernidad, los avances tecnológicos, ...y, sin embargo, los tres jóvenes Victorinos siguen transitando las calles de nuestras capitales latinoamericanas, testigos, cada uno a su modo, de los privilegios de una clase social adinerada; de las frustraciones de una clase media e intelectual continuamente golpeada por las recurrentes crisis; de la violencia y la exclusión social que soporta esa inmensa masa empobrecida de nuestro continente. 

Si, como decía Sartre, la literatura es revelación de lo humano, la novela Cuando quiero llorar no lloro da cuenta de la paradoja de vivir en sociedades que preconizan la democracia como valor, pero que engendran modos de vida fundamentados en la desigualdad social.

Desde el punto de vista literario, uno de los logros de la novela, a mi juicio, es esa exploración en la conciencia de los personajes, el torrente de pensamientos desvelado en párrafos intensos, trepidantes, donde la experiencia de los sentidos, se entremezcla con las impresiones, las ideas, los anhelos,... en definitiva, el mundo interior de cada uno de los Victorinos.

Literatura, política, psicología, sociedad, todo es aquí conocimiento de lo humano. Una propuesta estética saturada de realidad, un leer y un escribir para comprender la realidad, amar la realidad, y, si fuera posible, cambiar la realidad.

Un libro que leído desde una perspectiva cristiana sacude nuestra conciencia de creyentes, pues la flagrante desigualdad entre las personas atenta contra la dignidad humana, se opone al proyecto de fraternidad y justicia que anunció Jesús, ese Reino de Dios que pedimos, y anhelamos, cada vez que rezamos el Padrenuestro.

Obras literarias como estas nos ayudan a mantenernos "despiertos", a no aceptar como si fuera "normal" la opresión y la desigualdad, a vencer las tentativas de ciertas ideologías que pretenden disfrazar la realidad, justificando y ocultando las injusticias sociales que ofenden a nuestro Señor y desfiguran su bella imagen en el rostro de nuestros hermanos y hermanas.

CUANDO QUIERO LLORAR NO LLORO : DESCARGAR

@MarceloMartín

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias a ti amigo por tu comentario, un saludo

      Eliminar
  2. simplemente-irene.blogspot.com21 de abril de 2013, 0:09

    Cuanto hay de cierto en esto, aún seguimos con estas luchas... gracias amigo. Un gran abrazo fraterno. Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  3. hola me voy a permitir desde mi poco conosimiento preguntar existe solo un libro original pero del contenido politico y cultural existen por lo menos 2 verciones plasmado en peliculas y la pregunta es .la tersera version q es realmente echa por completo por venezolanos en donde la dejan si es que es la unica q plantea la realidad

    ResponderEliminar