martes, 27 de septiembre de 2011

EL CUENTO DE LA COSTURERA: Las competencias básicas


Había una vez, en un no muy lejano reino que yo bien conozco, una escuela donde aprender y enseñar significaba repetir como loritos lo que otros dijeron y pensaron. Todo el santo día se escuchaba por las aulas la misma cantinela: "cállense, siéntense, copien, copien, copien, repitan, repitan, repitan". Los niños se aburrían sobremanera, y se la pasaban mirando el reloj, esperando el timbre de salida para salir corriendo de aquel fastidio.

Parecía que todo lo interesante de la vida ocurría fuera de los muros de la escuela.

Un día la maestra de uno de los cursos se enfermó, y no hallando por todos aquellos contornos otra persona que la sustituyera, trajeron a la costurera del pueblo. La buena mujer al principio no quería aceptar la oferta alegando que no estaba preparada para la tarea docente, por lo que sólo podía enseñarles lo que ella sabía hacer: ¡coser!

El director, que no quería dejar a los niños sin clase, la convenció por fin, sugiriéndole de que intentara, por lo menos, tenerlos entretenidos hasta que se incorporara la maestra titular.

El primer día de clase, la costurera propuso a los niños: "chicos, hasta que vuelva su maestra vamos a hacer un vestido". Los organizó en grupos de dos, y pasito a pasito, durante 8 semanas, fue convirtiendo la clase en un taller de costura: primero hicieron el dibujo del vestido que querían crear, para lo cual buscaron ideas en revistas y en Internet; luego eligieron las telas y los colores; después aprendieron a cortar las mangas, el cuello, el talle, la solapa; y, finalmente, aguja en mano, se dedicaron a coser.

Al cabo del tiempo, de las manos de aquellos niños fueron apareciendo los vestidos,... ¡Se sentían tan orgullosos! Decidieron entonces hacer una jornada especial, e invitar a los otros cursos para que conocieran los resultados de su trabajo.

Lo curioso del caso es que durante el tiempo en que estuvieron con la costurera, las horas en clase pasaban superveloces, y los chicos y chicas se veían felices, trabajando juntos y en sana convivencia bajo la guía de la mujer.

Cuando la maestra del curso se reincorporó, y supo lo que estuvieron haciendo los chicos en su ausencia, se alarmó pensando que habían perdido el tiempo, y que el año escolar estaba avanzado, por lo que no se podían dar todas las unidades del programa: "Vaya error, pensó, ¡bonita forma de perder el tiempo en clase!"

Coincidió por esos días que llegó a la escuela un buen caballero de la administración que empezó a hablar de una cosa extraña llamada competencias básicas. Evaluaron los cursos, y en especial, al grupo de la costurera, y se dieron cuenta de lo mucho que habían aprendido los alumnos con la modista:

Competencia matemática: medir las telas, los números enteros y los números décimales, calcular el precio de los implementos de costura, etc.

Competencia artística: el diseño del vestido, los colores, el dibujo previo, etc.

Competencia de interacción con el medio: los vestidos acordes con la estación, las edades, la condición social, las telas según su origen por países o regiones, etc.

Competencia social: el trabajo en grupo, los valores del compromiso, la constancia, etc. El uso social del vestido según las modas y costumbres.

Competencia de aprender a aprender: seguir instrucciones, dibujar un bosquejo, cortar, coser, seguir un modelo, investigar y preguntar, corregir, etc.

Competencia lingüística: nuevo vocabulario relativo a la costura y al mundo del vestido: cuello, manga, dobladillo, talle, traje de primavera-verano, otoño-invierno, moda, etc.

Competencia de autonomía e iniciativa personal: a través de la costura de su propio diseño aprendieron a ser autónomos con sus ideas, a tener iniciativa, a crecer en autoestima y seguridad personal.

Competencia digital y tratamiento de la información: consultar información en el ordenador para inspirarse en el diseño de su traje, localizar las páginas con información útil, etc.

El administrador, que era un señor con gafas y gesto bonachón, felicitó a la buena costurera por su labor con los niños, a lo que ella respondió: "sólo me limité a enseñarles lo que mejor sé hacer: ¡vestidos!"

Por orden del director, la costurera se quedó en la escuela por un tiempo, y dio un taller a los maestros sobre sus nuevos métodos de enseñanza, donde además se sirvieron unos pastelitos que pusieron a todo el mundo de buen humor.

Y colorín colorado, esta historia no ha acabado, esta historia no ha hecho más que empezar.


                                                                                                                                     @MarceloMartín

10 comentarios:

  1. Amigo que bella historia, y me gusta que continùe. Si, fìjate en cada niño y adolescente tenemos un potencial,lo que debemos es motivarlos a desarrollar sus aptitudes y actitudes.Los adultos debemos incentivarlos a que ellos crean nuevas situaciones.

    Las competencias sanas son enriquecedoras,aumenta el autoestima y el valor humano.

    Gracias amigo Marcelo por compartir.

    Recibe un abrazote y cariños...

    ResponderEliminar
  2. Gracias Irene, me alegra que te guste tu historia, son esas cosas que pasan que te sientas a escribir y casi sin querer te sale un cuento. Vamos a ver si me animo y le sale una segunda parte,...Un abrazote,...Marcelo

    ResponderEliminar
  3. Magnífico, ya podemos prescindir de los asesores de los CEPs.

    ResponderEliminar
  4. La Costurera Prodigiosa ¿Tenía el C.A.P.? ¿Cómo consiguió que se interesaran por la costura esos alumnos?

    ResponderEliminar
  5. Amigo Anónimo, quizás lo quiere mostrar el cuento es como con una tarea de clase que genere participación y bien planeada podemos promover todas las competencias,...en ese sentido, muchos maestros seguimos necesitando asesoría porque sea como sea no es tarea fácil,..Gracias por tu comentario,...

    ResponderEliminar
  6. Excelente pregunta ¿Cómo ha logrado la costurera interesar a los chicos en hacer con ella esa tarea? Creo que puede tener muchas respuestas,..Mi experiencia ha sido que cuando se les ofrece a los alumnos una tarea práctica y participativa, suele tener un efecto más motivador que el tradicional "callate, siéntate y copia". De todas maneras, también me he encontrado casos en que hasta poniendo tareas superprácticas me ha costado enganchar a los chicos. Por lo que no existen fórmulas, sino que va mucho en la habilidad del profe en saber captar que puede "mover" a un grupo,...Gracias por tu comentario, que enriquece nuestra búsqueda,..Marcelo

    ResponderEliminar
  7. exelente, lo de la maestra enceñar a crear un vestido !!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, amigo, por tu comentario. Un saludo fraterno desde Tenerife

      Marcelo

      Eliminar
    2. Hola Marcelo. Que cuento tan lindo y listo para trabajar hoy en dia, el tema de las competencias y sobre todo el cambio en los profesores hacia el tema. Gracias.

      Eliminar
    3. Gracias, Rosalba, el tema sigue estando a la orden del día, y es cierto cualquier cambio pedagógico debe comenzar primero en nosotros mismos los educadores, un saludo fraterno desde aquí,...
      Marcelo

      Eliminar