domingo, 11 de septiembre de 2011

TENTACIÓN


El mundo grita, ¡estruendo de voces!
yo soporto, hago lo que puedo :
Libia, Japón, el paro, la economía,…
Mí corazón se achica, se achica tanto
y huye a la trivialidad del día:
hacer la cena, preparar la clase,
lavar los cacharros, mirar el reloj.

Yo quiero ser como la jirafa,
mirar en lo alto, con cara de yo no fui;
tutearme, gentilmente, con la copa de los arboles,
y tener las orejas pequeñitas (para no oír mucho).

Tentación.

                                                                                                                     @MarceloMartín

2 comentarios:

  1. ¡Querido amigo! Paz y Bien.

    Esa tentación es constante y llama persistentemente a nuestra puerta. Necesitamos un corazón de carne y frutos de perdón y de conversión para no ceder a ella. Sobre todo por nuestros seres queridos y por nuestros alumnos, pues difícilmente oirán el mensaje de amor de Jesús en otros ámbitos.

    ¡Mucho ánimo! ¡Feliz comienzo de curso!

    Un abrazo fraterno desde Madrid.

    José Manuel

    ResponderEliminar
  2. Gracias, José Manuel, recuerdo un profe de teología que tuve hace muchos años en Bogotá, que nos decía que había que tener un "ojo" en la realidad, y el otro "ojo" en la divina Revelación, para leer esta historia nuestra con el corazón y la mente de Dios. Y es cierto, la tentación de no "escuchar" nos rodea a todos, por eso me ha caído tan simpática esta jirafita que con cara inocente parece mofarse de mi.

    El Señor nos ayude a dar una Palabra de gracia y bendición a nuestros queridos chicos.

    Gracias por tu fraternidad,

    Un saludo desde el sur de Tenerife, frente al mar

    Marcelo.

    ResponderEliminar