miércoles, 29 de junio de 2011

SAN JUAN DE LAS GALDONAS: Una experiencia misionera



En las vacaciones de 1988, es decir, hace 23 años, justo la mitad de los años que tengo ahora, estuve unas semanas trabajando como misionero, junto con otros hermanos carmelitas descalzos, al norte de la Península de Paria, en el extremo oriental de Venezuela, uno de los enclaves más sugestivos de la geografía venezolana, famoso ya desde los tiempos de Cristóbal Colón, quien bordea esta costa en su cuarto viaje (1498), bautizando aquella zona, donde el verde de la selva y el azul del mar Caribe se encuentran, como Tierra de Gracia, según se lee en una célebre carta del almirante a Isabel La Católica.

Tengo que reconocer que al encontrar este vídeo, con música del Quinteto Contrapunto, y realizado por Antolín Martínez, me he emocionado un montón. Al contemplarlo, sin proponérmelo, vinieron a mi mente los momentos de aquella misión, convocada por el obispo de Cumaná, a la que acudimos jóvenes cristianos de todo el país, seminaristas, formandos religiosos, movimientos de apostolado seglar, catequistas, etc., distribuidos como equipos misioneros por los poblados de pescadores de aquella zona, teniendo como centro de operaciones a San Juan de las Galdonas, que era el pueblo más grande, y cabeza del municipio.

San Juan de Las Galdonas


A mí me tocó el último pueblo donde terminaba la carretera: San Juan de Unare, más o menos a 30 minutos de San Juan de las Galdonas. Nunca olvidaré la tarde de nuestra llegada. La capilla, medio derruida, con una imagen bastante tosca de la Virgen, transmitía una sensación de soledad y abandono.

De hecho, San Juan de Unare era un pueblo que carecía de atención pastoral. Toda la presencia de la Iglesia se reducía a dos señoras mayores que preparaban cada cierto tiempo a los niños y niñas para la primera comunión, y a una visita que hacía el señor párroco de Río Caribe, unas dos veces al año.
Calle de San Juan de Unare

La jornada misionera de cada día, era más o menos, así: levantarnos, oración, desayuno, salida para las visitas a las casas, por grupos de dos, luego el almuerzo, el descanso, y en la tarde-noche las charlas de la misión, que al principio se hacían en la escuela, y luego, cuando conseguimos acondicionarla y colocar unas bombillas, en la capilla.

La experiencia concluyó con una visita del obispo, quien fue clausurando la misión en cada uno de los pueblos con una misa, de sabor popular latinoamericano, tan en boga por aquellos años, constituyendo ello un motivo de fiesta y de alegría para toda la comunidad.

La misión no fue nada fácil, mi participación en la misma me hizo despertar de cierta visión romántica del trabajo evangelizador. Me di cuenta de las dificultades de anunciar la Buena Noticia, especialmente cuando las necesidades básicas no están atendidas, y los innumerables problemas que asolan a la gente sencilla de nuestros pueblos ponen a prueba nuestra esperanza: la pobreza, el abandono, la carencia de recursos, la falta de servicios básicos,...
Playa de San Juan de Las Galdonas

Con todo, me doy cuenta ahora que lo escribo, ¡qué feliz me sentí entre aquellas gentes!, compartiendo su vida sencilla, intentando adaptar mis palabras a su imaginario, tan apegado a la tierra y al mar, a las faenas de la pesca, a ese ir y venir por la playa, en medio de sus dolores y de sus esperanzas, con esa alegría y ese buen humor tan característicos de la gente del oriente de Venezuela.

Comparto con ustedes todas estas cosas, pidiendo al Señor que se avive en mi, y en todos, aquel fuego de la misión, el deseo de salir al encuentro de nuestras gentes más sencillas, entre quienes vivió su vida el Señor Jesucristo, de vivir la vocación misionera que es común a todo cristiano, y que nos empuja a ir más allá de nuestras fronteras, a ser servidores de los demás, dando testimonio de fraternidad, construyendo la justicia, viviendo el mandamiento nuevo del amor mutuo.

Ahora que lo pienso, creo que las vacaciones de aquel verano de 1988 fueron una de las más felices de mi vida.

                                                                                                                                 @MarceloMartín

lunes, 27 de junio de 2011

LA GOMERA: Maravilla de Paisajes














EnlaceUna galería de imágenes de la bella isla canaria de La Gomera, un pequeño paraíso de verdes y azules, donde la mirada se recrea y el milagro de la luz nos llama a contemplar, y disfrutar, la riqueza del paisaje.

La isla, formada por la fuerza impresionante del volcán hace unos doce millones de años, con sus bosques de Laurisilva, sus acantilados, sus costas de relieve caprichoso, sus playas, y la suave ladera del monte, tiene personalidad propia.

Desde la asignatura de Religión queremos enseñar a "ver" la maravilla de la creación, despertar en los alumnos y alumnas esa mirada nueva, que es capaz de descubrir la presencia misma del Dios vivo, que se nos muestra, se nos revela, en ese laboratorio viviente que es el universo, en el orden que descubrimos en el mismo, en su sugestiva belleza y esplendor.

Una mirada llena de fe y admiración, que no es contradictoria, ni mucho menos, al mirar inquisitivo e indagador del científico; o a la del artista, que capta y transmite el sentido estético de la experiencia.

Arte, Ciencia y Religión, tres caminos autónomos, en permanente diálogo, que no se excluyen, que se complementan, y que, definitivamente, nos humanizan, y nos ayudan a crecer y a amar el don de la vida, en su bio-diversidad y misterio.

Contemplando este precioso jardín de La Gomera, me he acordado de algunas estrofas del Cántico Espiritual de san Juan de la Cruz. Con el poeta también reconocemos el paso de Dios, su huella, en la maravilla de paisajes que nos regala la bella isla colombina.

¡ Oh bosques y espesuras
plantadas por la mano del Amado!
¡ Oh prado de verduras
de flores esmaltado
decid si por vosotros ha pasado!

Mil gracias derramando
pasó por estos sotos con presura
y yéndolos mirando
con sola su figura
vestidos los dejo de su hermosura.

Juan de la Cruz
"Cántico Espiritual", Estrofas 4 y 5

                                                                                                                                                                                                                                                                                                      @MarceloMartín


jueves, 23 de junio de 2011

FIN DE CURSO 2010-2011: Las otras memorias.

Sí, es cierto, finaliza el curso 2010-11. En estos últimos, y soleados, días de junio, los profesores estamos bien ocupados, no sólo en los consejos de evaluación, sino en la redacción de las memorias del año escolar: la del departamento, la de la tutoría, las de los proyectos.

La mayoría de las veces escribimos estos informes finales no a nuestro aire, sino siguiendo unas pautas que nos vienen dadas por la administración, así se garantiza que estén recogidos los datos más relevantes, y que se reflejen objetivamente los resultados logrados, y las estrategias que los hicieron posibles.

Sin menoscabo de la importancia que puedan tener estos papeles, que deberían servir para una mejor compresión del proceso educativo, y de su prospectiva de futuro, tanto a nivel de centro como del departamento, me parece que hay otros aspectos de la experiencia vivida que con frecuencia escapan de nuestra mirada, pues no caben dentro de un esquema pre-establecido. Constituyen lo que llamo las “otras” memorias, las que a veces ni siquiera ponemos por escrito.

Es el río mismo de la vida, en toda su riqueza y complejidad, el que nos invita a la reflexión, casi siempre en forma de preguntas: ¿cómo he vivido mi rol docente durante este año escolar?, ¿cómo he enfrentado las dificultades?, ¿qué he aprendido de mis compañeros y compañeras?, ¿y de mis alumnos y alumnas?, ¿cuáles han sido mis mayores satisfacciones?, ¿he sido creativo?, ¿qué he logrado transmitir?, ¿qué he recibido?, ¿cuáles han sido mis errores?, ¿los he corregido?,…

Meditar sobre la práctica educativa debería ser un hábito adquirido en la formación docente, una competencia que nos ayude a convertir la experiencia en conocimiento, una actitud reflexiva que promueva nuestro crecimiento humano y profesional, y favorezca nuestra autoestima, motivación e identificación con la vocación docente.

Con estas ideas que rondan mi cabeza, sigo yo también embarcado estos días en esta tarea memorística, una carrera no exenta de tensiones con el tiempo, en medio del cansancio del curso vivido, y también, como no podía ser menos, de la expectativa de esos días vacacionales que ya se asoman alegres a la puerta.

miércoles, 22 de junio de 2011

LANZAROTE: El valor de la convivencia

Un vídeo con imágenes del viaje a Lanzarote con un grupo de alumnos y alumnas de los 4tos. ESO y 1º de bachilleratos, efectuado en este mes de junio del 2011, semanas antes de culminar el curso escolar.

La original belleza de la isla canaria de Lanzarote, ha sido el marco para este proyecto de convivencia y de encuentro con los grandes valores de nuestras islas, una oportunidad más para fortalecer el sentimiento de pertenencia a Canarias, y que se arraigue en nosotros la conciencia de sentirnos ciudadanos dignos, comprometidos con nuestro entorno natural, cultural y, sobre todo, humano, más allá incluso que hayamos nacido o no en las islas afortunadas.

Creo que la canción que acompaña nuestro pequeño vídeo refleja a las claras lo que queremos expresar cuando hablamos de convivencia: la disposición a compartir y a hacer camino con el otro, creciendo juntos, abriendo los ojos, repartiendo mutuamente las cargas, siendo hermano y compañero de los demás.

Porque Convivir es "vivir con", es, en definitiva, saber vivir la vida, procurando contribuir a la creación de un mundo de solidaridad, justicia y fraternidad, allí mismo donde nos encontremos, en medio de un aula de clase, en la plaza, o en la parada de la guagua.

Hoy cuando en los centros educativos tanto se habla, precisamente, de convivencia, creo que la asignatura de Religión, por sus contenidos curriculares, por los valores éticos que transmite, por las experiencias de aprendizaje que propicia, está llamada a contribuir efectivamente al logro de ese clima que debe reinar en la escuela, hecho de amistad y compañerismo, de diálogo con la ciencia, y de cultivo deliberado del valor del esfuerzo y el trabajo, y de las llamadas virtudes sociales: el respeto por el otro, la tolerancia, la honestidad, la solidaridad, el perdón, etc.

La convivencia se basa no sólo ni principalmente en las normas que regulan las relaciones humanas dentro del centro, lo fundamental son las experiencias educativas, las experiencias sociales y humanas, que se viven en el día a día de la escuela, son ellas las que van a propiciar la vivencia e interiorización de los valores que favorecen el sentido comunitario de la vida humana.

A nosotros, los profes, nos toca ser coherentes con lo que decimos vivir, y transparentar en nuestros palabras y acciones, que de verdad vivimos en clave de convivencia.

viernes, 17 de junio de 2011

LA ORACIÓN PURA


Cuando empujados por la gracia del Espíritu Santo, entramos dentro de nuestro santuario interior, descubrimos el manantial de la oración.

Es la oración pura, la que ha sido derramada por el Espíritu en nosotros y nosotras, y que no cesa de manar desde el fondo del corazón.

El corazón, el lugar bíblico donde se revela lo íntimo de cada hombre, es también la tienda del encuentro entre la Santísima Trinidad, y sus amados hijos e hijas.

Por eso los antiguos espirituales hablan tanto de volver al corazón, despertarlo, para que ese río de oración estalle como un torrente de agua viva, y suba a nuestros labios, y se transforme en adoración y alabanza al Padre, en Jesucristo, por el Espíritu Santo.


viernes, 10 de junio de 2011

SECUENCIA AL ESPÍRITU SANTO: Hna. Glenda


La tradicional Secuencia al Espíritu Santo, convertida en una hermosa canción, en la melodiosa voz de la hermana Glenda.

En estos días toda la Iglesia está expectante, en la espera gozosa del Espíritu Santo,... Como nos recomendó Jesús, permanecemos en Jerusalén, con María y los Apóstoles, orando y vigilando, para ser revestidos de esa fuerza que viene de lo alto, ser ungidos con el fuego de Dios, y salir a los caminos a anunciar la Buena Noticia de Jesús Resucitado.

Desde este blog queremos unirnos a tantos hermanos y hermanas que alrededor de toda la tierra, en diversidad de lenguas, culturas, climas, países, se reúnen en asambleas, en vigilias, en grupos de oración y de alabanza, o quizás a solas en la intimidad de la propia habitación, para pedir esa gracia inefable del Espíritu Santo que Jesús prometió, esos ríos de agua viva que corren en el corazón del que reconoce y confiesa a Jesús como Señor y Mesías verdadero.

Sí, ven, ven, Espíritu Santo, sananos de nuestras tristezas, consuélanos en nuestros dolores, fortalece nuestra fe y nuestra esperanza, revélanos el amor incomparable de Jesucristo, camino, verdad y vida, danos sabiduría y amor para vivir y anunciar el Evangelio de Dios.

Santa María de Pentecostés, atrae sobre la humanidad entera, sobre España, y sobre nuestras Islas Canarias, la gracia del mismo Espíritu que fecundó tu seno virginal, y engendró a Jesús en ti.

Santa María de Pentecostés, bendice a todas las personas que a través de la red llegan a este blog, atrae sobre cada uno de ellos y ellas el fuego del Espíritu Santo prometido por el Señor.

Santa María de Pentecostés, ruega siempre por nosotros y nosotras. Amén.

SED LLENOS DEL ESPÍRITU SANTO: John R. W. Stott


Un interesante libro sobre la experiencia del Espíritu Santo, especialmente la vivida a través de corrientes eclesiales como la Renovación Carismática, un movimiento suscitado por el Señor en la Iglesia contemporánea, y que tan abundantes frutos de evangelización y vida cristiana ha dado alrededor del mundo.

Mis primeros pasos en el discipulado cristiano los viví en una comunidad carismática llamada "El rosal de Jesús y María", en Caracas, allí experimenté profundamente el amor del Señor Jesús sanando y liberando mi vida, la presencia abundante del Espíritu Santo bendiciéndonos con sus dones y carismas, y el testimonio compartido de muchas vidas, especialmente de gente joven, tocadas por la gracia de Cristo.


miércoles, 8 de junio de 2011

ENVÍANOS, SEÑOR JESÚS: Un canto misionero


video
Un canto de misión del chileno Fernando Leiva, que es respuesta y es deseo apasionado de comunicar a otros la gracia recibida, ese amor inmenso de Jesús que se revela en nuestras vidas, curando las heridas, renovando el corazón, rompiendo las cadenas que nos atan,... en una palabra, salvándonos.

Nadie se lanza a los caminos del anuncio por iniciativa propia, es el Señor Jesús quién llama uno a uno a sus misioneros, por eso el ruego del canto: "Envíanos, Señor", un desear que ya constituye en sí mismo una gracia y un signo de nuestra vocación evangelizadora.

¿Sientes deseo de anunciar a Cristo a tus hermanos y hermanas? Pues ese deseo lo ha puesto el Señor mismo en tu corazón, ¡Qué alegría tan grande entregarse a Dios cuando sentimos que nos escoge !, ¡Qué libertad nos regala, romper las ataduras para ser servidores y servidoras de Cristo!

Sí, ven Espíritu Santo, ven con tu fuego, ven con la abundancia de tus dones y carismas, renueva en nuestra Iglesia aquellas mismas maravillas del primer Pentecostés,...¡Qué tengamos el amor de los santos y las santas, que su testimonio inflame nuestro corazón del celo que ellos tuvieron por servirte, por testificar a Cristo Resucitado, por vivir el mandamiento nuevo del amor!

Excelente canto para la pastoral juvenil y vocacional, la catequesis de la confirmación, y, porqué no, también para la clase de Religión.

LANZAROTE: Un paraiso por descubrir















Estos próximos días estaré, con un grupo de alumnos y alumnas de mi instituto, visitando la isla de Lanzarote. Esta actividad es el núcleo de un proyecto educativo que busca promover el conocimiento de nuestra geografía y cultura canaria, y el fomento de los valores de la convivencia, el cual hemos bautizado con el nombre de "Vivir y con-vivir en Canarias".

Preparando el viaje he encontrado estas bellas imágenes en la red, una verdadera galería de blancos y azules, con esa luminosa pureza y esa hondura que tienen los colores canarios, hechos de alisio, lava volcánica, y el ir y venir del Atlántico sobre la arena.

Encomiendo al Señor, dador de toda bendición, este proyecto, y que se despierte en nosotros y nosotras el espíritu de alabanza ante las maravillas de su creación, que sepamos reconocer sus inmensas grandezas, y gloriarnos en sus maravillas, por cada ser que vive y respira, por el sol, por el relieve, por el mar, ...y por estas islas afortunadas donde se va entretejiendo nuestra frágil historia.

En la espera de la fiesta de Pentecostés, pidamos al Espíritu Santo el don de la oración, y que sepamos promover, allí donde nos encontremos, la alegría de la fraternidad y el amor mutuo. Amén.

domingo, 5 de junio de 2011

TRAS UN AMOROSO LANCE: Domingo de la Ascensión


La escucha del entrañable poema de Juan de la Cruz, "Tras un amoroso lance", interpretado por Federico Carranza, y el recorrido por hermosas vistas de Querétaro, en México, nos conducen al Evangelio de la Ascensión del Señor: Mt. 28, 16-20. 

El Evangelio de este domingo, antesala de la fiesta de Pentecostés, es manifestación de la Gloria del Cristo pascual, y envío misionero: el mandato universal de anunciar la buena noticia cristiana, más allá de los requemados montes de la Palestina romana.

Es, además, la confirmación de la promesa del Espíritu Santo, una promesa que late en toda la revelación bíblica: desde Abraham hasta los profetas, desde el discurso tenaz del Bautista hasta el Cristo que asciende en Gloria frente a los apóstoles, atónitos ante la majestad divina.

Sí, vendrá el Espíritu, y animados con el fuego de su gracia, reconocemos a Jesús como Señor, ante quién se doblará toda rodilla, por quién ha de confesar toda lengua, resplandor de la Gloria del Padre e impronta de su sustancia ¡Alabado sea su Nombre sobre todo otro nombre!

Sí, vendrá el Espíritu, y animados con el fuego de su gracia, los apóstoles recorren el planeta entero, llevando el Evangelio, bautizando en el nombre del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo, formando discípulos, fundando comunidades misioneras, comunidades de vida y fraternidad.

Sigamos hoy el consejo de Jesús, permanezcamos en Jerusalén, y digamos juntos: ¡ Ven, Espíritu Santo!

Liturgia del Domingo de la Ascensión 5 de junio del 2011: pincha aquí

sábado, 4 de junio de 2011

DAR GRACIAS A DIOS POR TODO: Un camino de bendición

Padre, al llegar el final del día queremos darte las gracias, en el nombre del Señor Jesús, por todas tus bendiciones.

Gracias por los dones de tu misericordia, por esos momentos luminosos en que sentimos la alegría de tu presencia, por todo lo bueno, lo noble, lo verdadero que acontece en nuestra vida: la amistad, los abrazos, la oración, el esfuerzo compartido, la esperanza,...gracias, Padre, gracias.

También te damos gracias por las dificultades que hemos vivido, los problemas y sufrimientos que nos ha tocado afrontar y padecer. Sabemos Padre todopoderoso que ordenas todas las cosas para nuestra mayor bien,  pues cuánto sucede es querido o permitido por ti, por eso ponemos en ti nuestros ojos, y confiamos en tu fidelidad y en tu gracia.

Padre, danos un corazón agradecido, y que aprendamos a darte gracia incluso en los momentos de tribulación, para que nuestra acción de gracias se convierta para nosotros en un esplendoroso camino de bendición y seamos testigos del poder inmenso de tu amor en nuestras vidas. Amén.

viernes, 3 de junio de 2011

WHO AM I? : "¿Quién soy yo?" de Casting Crowns

video
Les presento la canción Who am I?, ¿quién soy yo?, de Casting Crowns, en un hermoso montaje, y con subtítulos en español.

Música y letra se conjugan en un mensaje que trasciende los tiempos y lugares, pues hacen referencia a la pregunta última, la más radical, la que tiene que ver con el sí mismo, es decir, con la identidad profunda de cada ser humano, que se sabe único, singular, que se da cuenta de que existe, y que, además, no ha pedido nacer y estar aquí.

Este misterio inenarrable de la propia existencia está en el corazón mismo de la debatida cuestión de Dios.

¿Hemos nacido con algún propósito?, ¿somos, como afirman algunos, un mero fruto del azar y la necesidad?, ¿qué valor tiene nuestra vida?,... y, así pudiéramos seguir desarrollando todas las preguntas que están contenidas en ese Who am I? de la canción.

Para los mercados, sólo soy un consumidor y un cliente; para el poder político, soy un ciudadano, y un número en un carné; en mi trabajo, cumplo un papel más o menos definido: maestro, doctor, administrador, etc.; en mi comunidad, soy un vecino más del edificio; en casa, soy el hijo, el esposo, o el padre de alguien; para otros puedo ser un amigo o un compañero.

Todo esto es cierto, pero no agota el núcleo mismo de la pregunta. Hay algo más.

Mi identidad más íntima, la raíz de mi ser, sólo se me desvela delante de Dios, que en la vida y el misterio de Jesús de Nazaret revela a cada hombre y a cada mujer lo que significa ser persona humana.

Por la revelación de Jesucristo, descubro que lo que yo verdaderamente soy es hijo de Dios, creado a su propia imagen y semejanza, llamado a relacionarme con los demás como hermano, a construir el mundo de fraternidad y justicia que Cristo anuncia en el Evangelio, a compartir y disfrutar los bienes de la creación, que es al mismo tiempo don de Dios y tarea de los seres humanos, que deben vivir en forma libre y responsable.

¡Qué gran dignidad ser persona humana! ¡Qué experiencia el descubrir y vivir nuestra identidad profunda! Todos estamos llamados a escuchar aquellas palabras entrañables que el Padre dirige a Jesús en su bautismo: "Tú eres mi hijo amado, en ti me complazco" (Mc. 1, 11)

La clase de Religión tiene en esta canción uno de sus núcleos temáticos más duros: el descubrimiento de la propia identidad a la luz de la revelación bíblica, y su respuesta a la búsqueda del sentido de la vida, ese anhelo que llevamos por dentro de encontrar un significado al misterio de la existencia.

La invitación es escuchar la canción con los alumnos, para luego compartir libremente con ellos el sentimiento que les transmite, el significado de la letra, intentando responder a este "¿quén soy yo?" que se nos propone, una pregunta que exige de nosotros un gesto de sinceridad y de apertura al misterio grande del amor incondicional de Dios por cada uno de nosotros.

Sí, el amor, el amor es la clave de todo, pidamos al Espíritu Santo que experimentemos y comuniquemos la gracia entrañable del amor.

jueves, 2 de junio de 2011

LA CRUZ Y EL PUÑAL: El testimonio de Nicky Cruz

Pocas veces tiene uno, como lector, la oportunidad de conocer personalmente al protagonista de una estremecedora historia. Este fue mi caso con Nicky Cruz, el personaje principal de un famoso libro cristiano, La cruz y el puñal, escrito por David Wilkerson, conocido pastor y predicador evangelista.

Tendría yo unos 16 o 17 años cuando el libro cayó en mis manos. En él se narra el valiente ministerio de David Wilkerson entre los pandilleros de los barrios más pobres de Nueva York, anunciando a Cristo a muchachos que vivían sumergidos en un ambiente de violencia y desarraigo social, muchos de ellos enganchados en el mundo del consumo y tráfico de drogas.

El testimonio central del texto es la dramática conversión de un violento joven puertorriqueño: Nicky Cruz. Su fuerte resistencia al Evangelio, su entrañable experiencia del amor y la misericordia de Dios, su salida del mundo de la delincuencia y de las drogas, su entrega y rendición a Jesucristo, y su misión evangelizadora con otros jóvenes de su entorno.

La lectura del libro es una conmovedora lección de fe y de confianza en el poder que tiene el Señor Jesús para cambiar y transformar la vida de las personas. Al concluir la última página, nos decimos: si Nicky fue tocado de una manera tan maravillosa por el amor de Jesús, nuestras vidas también puede ser renovadas por su gracia, pues vence el amor y la misericordia, allí donde reinó el pecado y la muerte.

Por esas cosas que pasan, un año después, caminando por Caracas, leo un cartel invitando a un encuentro con Nicky Cruz, en una conocida Iglesia cristiana. La experiencia de escuchar de sus propios labios el testimonio de su vida tocada por la misericordia de Dios, me ayudó a comprender mejor el libro que había leído, y fue edificante para mi propio camino de fe y conversión al Evangelio.

Entre las cosas que compartió recuerdo ahora su reclamo de que durante su vida en la calle, en los reformatorios, en la cárcel, educadores, psicólogos, sacerdotes, y tantos otros, quisieron ayudarle y le ofrecieron quizás buenos consejos, pero que ninguno le habló de Cristo vivo, de su oferta de salvación, la respuesta verdadera al drama de su vida. Sólo aquel pastor David, sin duda inspirado por el Espíritu Santo, tuvo el coraje de hablarle de Jesús, de hacerle presente en su vida, y en él encontró la gracia y el amor que lo transformaron radicalmente.

Estas palabras nos sacuden: hablar de Cristo, anunciar a Cristo, dar testimonio de la salvación que viene por Jesucristo, esa es la evangelización primera, la que debemos comunicar con gestos y palabras, la que debemos vivir en el día a día de nuestro seguimiento al Señor, sintiéndonos nosotros mismos amados y salvados por Jesús.

Aunque nuestra realidad cultural y social aquí en España, y en Canarias, sea diferente a la de los pandilleros de Nueva York, el Señor Jesús sigue buscando a los jóvenes, los sigue llamando a un encuentro con él, a que le conozcan y le sigan por los caminos del Evangelio. 

Que el Espíritu Santo nos dé sabiduría y gracia para anunciar y testimoniar, hoy y aquí, el inmenso amor de Dios, que se nos ha manifestado en la persona santa de Jesús, camino, verdad y vida. Amén.

LA CRUZ Y EL PUÑAL : DESCARGAR