martes, 28 de febrero de 2012

Que ya viví, que te vas: Silvio Rodríguez



Una canción que desnuda su debilidad, y le roza las entretelas del hueso.

Una pieza envenenada, ligada a aquel muchacho de madrugadas intragables, de farolas goteando lluvia, escapando de un Chicago de contrabandos y balas, un personaje que no existió de una peli de cine negro. 

Señoras y señores, ha sido un despiste del director, pero Juan Montes sigue ahí, envuelto en las sombras de unos folios, lo puede jurar.

Todavía espera su oportunidad, dicen.

De tanto majar la piedra sobre la roca del párrafo, terminó en la rueca del pasquín y la octavilla. Pájaro desplumado, descolgado del nido, pájaro tonto. 

No vale la pena, piensa, entresacar razones, explorar argumentos, andar succionando el impertinente silogismo.

Con canciones así, sencillamente, se salta a Descartes y a todo su ralea, se interna por la calle de los impulsos imposibles, de las paniguadas palabras que se devoran como caramelos.

Y suelta la garra del patético dramatismo, una tentación, y se dedica a su viejo oficio de mascador de chicle.

Sí, vivió, y esto que dice se va ya, asegura, mientras navega en la ausencia de su propia historia.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                     @MarceloMartín

No hay comentarios:

Publicar un comentario