lunes, 20 de mayo de 2013

10 poetas de cabecera: ¡En busca del Ser!




He sido de manera fluctuante, anárquica, intuitiva, un devorador de libros de poesía. Una tarea, por cierto,  perfectamente inútil (como tantas otras cosas de mi vida).

¿Leer poesía?, ¿para qué?, ¿para preparar mis clases de Religión?, ¿para indagar sobre algún tema antropológico, metafísico, literario,...? ¡En absoluto! Lo que busco siempre es el encuentro con las palabras mismas, ...gratuitas, chispeantes, seductoras,... a veces mecidas por el suave rum rum de un verso melódico.

Palabras que se plantan ante mi impertérritas, tozudas, diciendo lo que no dicen. Palabras que crean su propio mundo, su particular universo de significados, y que tienden puentes entre galaxias, y que se me quedan a veces atoradas en el gaznate. Cuesta tragar.

Hay algo divino en la gracia de esa poesía que lees y te toca, y te sacude el corazón y el intelecto, y te hace gustar un tantito la bondad, la belleza, la verdad, que esconde el Ser de las cosas mismas. 

Entonces descubres que tienes alma. Y te sobran las explicaciones.

Leer poesía puede convertirse en una propedéutica para la experiencia de Dios.




Sí, Dios, porque Él es la fuente primera de toda la belleza, la bondad y la verdad que podemos gustar en este mundo. 

Entre la vorágine de libros que han caído en mis manos, he hecho una selección de 10 poetas que llamo de cabecera. Sus palabras no cesan de decirme. Su propuesta estética ha enriquecido mi espíritu y me han aliviado en el camino.


1. Pablo Neruda, chileno (1904-1973)




2. Alfonsina Storni Martignoni, argentina (1892 - 1938)









3. San Juan de la Cruz, español (1542-1591)





4. Rainer María Rilke, austríaco (1875-1926)









5. Rafael Alberti, español (1902-1999)





6. Gabriela Mistral, chilena (1889-1957)










7. Emily Dickison, estadounidense (1830-1886)





8. Paul Verlaine, francés (1844 -1886)










9. Rubén Darío, nicaragüense, (1867-1916)



10. Rafael Cadenas, venezolano (1930)










                                                                                                                               @MarceloMartín





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada