domingo, 20 de julio de 2014

Retornar al paraíso


Siento hambre de silencios que se prolonguen más allá del horizonte. Estoy cansado de la eterna repetición de lo efímero, de la banalidad que distrae, que me aparta de mí, que me sustrae de lo único necesario.

Sentarme solitario en una banca, en medio de la ciudad, y esperar que amanezca.

Palpar en el bolsillo el vacío que deja mi ausencia, mis carencias innúmeras, mi pobreza ontológica, radical.

Vivo deshabitado.

Necesito desnudarme de mis otros yo que me suplantan. Recuperar a Adán, en el profundo centro de su extravío.

Adán que se vuelca, y se revuelca, sobre las criaturas, tan pérdidas y ciegas como él, cisternas agrietadas que no retienen el agua.

Redescubrir la Palabra que me nombra, la luz que hace ver la luz, el ser real,… la verdad ciertísima, indecible. Mi dignidad.

Todo proyecto de vida en Dios es un continuo retornar al paraíso.

Entre tanto, roto por la nostalgia, me toca convivir con el trigo y la cizaña que crecen en mi alma.

Y en mi lucha, mendigo el alivio de unas migajas de silencio.

@elblogdemarcelo

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias, Daniel, de vez en cuando, nos toca buscar nuestras propias voces, un saludo amigo
      Marcelo

      Eliminar
  2. hno, profunda tu reflexión, llena y enriquece, transporta y relaja...llego al paraíso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Clemente, a veces ese paraíso es mera nostalgia de una presencia que se nos escapa, "como el ciervo huiste habiéndome herido,..." Lo cierto es que experimentar ese deseo ya es en sí mismo un gran regalo. Un gran abrazo desde aquí, y muchas bendiciones

      Marcelo

      Eliminar
  3. Hermoso, hermoso, me dejó sin palabras,¡¡¡¡¡¡ felicidades !!!!, debe escribir así mas a menudo, le queda muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu generosidad, tus palabras son motivantes para mi, .... un abrazo y que el Señor te colme de bendiciones

      Eliminar