miércoles, 22 de enero de 2014

Jesús, el Maestro de Nazaret y la Pasión (1999),... Un enfoque muy humano de Cristo


Jesús, el Maestro de Nazaret: Primera Parte



Jesús, el Maestro de Nazaret: Segunda Parte (la Pasión)

La vida, pasión y muerte de Jesucristo ha sido objeto de extraordinarias producciones cinematográficas, algunas tan memorables como la de Franco Zefirelli, Jesús de Nazaret (1977)todo un clásico del cine religioso.

En 1999, en el marco de una serie televisiva sobre la Biblia, se rodó otra película sobre el fundador de la fe cristiana: Jesús: el Maestro de Nazaret y la Pasión, protagonizada por Jeremy Sisto, en el papel de Jesús y Jacqueline Bisset, como la Virgen María.

A diferencia de las representaciones tradicionales de Jesucristo, caracterizadas por la solemnidad de su figura, en este caso se enfatiza el carácter humano del Señor quien actúa en ocasiones como cualquier otra persona: llora en el funeral de José, arroja guijarros al Mar de Galilea cuando conoce a Pedro y a Santiago, baila en la boda de Caná y juega a salpicar con agua a sus discípulos. Incluso María, la hermana de Marta y Lázaro, aparece como una mujer enamorada del joven carpintero, quien rechaza la posibilidad de corresponder a este amor por seguir el llamado a su misión como Mesías.

Otro aspecto a resaltar es la ruptura del plano temporal en varias escenas importantes, las tentaciones en el desierto, o también la oración en el huerto de Getsemaní, mezclando el `pasado y el presente, y abriendo un filón interpretativo muy interesante para comprender el drama de Jesús desde una perspectiva histórica.

Tengo que reconocer que hay aspectos de esta representación del misterio de Jesucristo, que, sencillamente, no me convencen, quizás porque observo cierta incoherencia con algunos rasgos de la personalidad del Jesús histórico que conocemos por el relato evangélico. Me refiero en concreto a su fuerza vital, a la autoridad con que desarrolló su misión y que llamó tanto la atención de sus contemporáneos, a su gran seguridad en sí mismo, a la tremenda conciencia que tenía de su identidad, de su dignidad como enviado del Padre y de su misión como Mesías Salvador.

Estas características aparecen difuminadas en ciertas escenas de la película, presentando una versión light de Jesús de Nazaret, que no es muy fiel a la extraordinaria figura y el fascinante carácter humano del Jesús que conocemos por el Nuevo Testamento.

La película la he visto en varias ocasiones con los alumnos, sobre todo de la ESO, y puede ser un recurso muy interesante para presentar aspectos de la vida y del misterio de Jesucristo, el Señor. Siempre aprovecho la ocasión para ir comentando con la clase algunas escenas importantes, confrontándolas con el testimonio de los Evangelios.

Jesucristo tiene que estar siempre en el centro, él es el tema fundamental de la asignatura de Religión, del cual se derivan todos los demás temas. Que este recurso cinematográfico que les propongo contribuya a difundir el conocimiento de su persona en la mente, y en los corazones, de los jóvenes.

@MarceloMartín




domingo, 19 de enero de 2014

¿Matar a Dios? La pregunta del corazón


Hace más de 100 años Nietzsche decretó "la muerte de Dios",  y el derrumbe definitivo de los valores de la sociedades cristianas de occidente. Pronosticó el advenimiento del Übermensch, el "superhombre", el hombre que ha superado la moral tradicional, el hombre que se sitúa más allá del bien y del mal.

El proceso de secularización que hemos vivido, tanto en su versión soft, típico de las sociedades liberales burguesas; como en la experiencia terrible, hard, de los totalitarismos de inspiración marxista, pareciera darle la razón al controvertido filosofo alemán, por lo menos por lo que respecta a Europa occidental.

Y sin embargo.

Una mirada a la poesía, a la música, a la pintura, a la narrativa, de los últimos cien años, es decir, a las expresiones más exquisitas del espíritu humano, dará cuenta, para quien sepa ir más allá de los signos, que las viejas preguntas no han cambiado.

El asunto del bien y el mal, la dialéctica entre la libertad y el destino, la búsqueda del sentido, la realidad ineludible de la muerte, el significado del dolor, la soledad, la experiencia de la angustia, las ansias de felicidad, las frustraciones del vivir diario, la impotencia,... de toda esta materia esta hecho el arte de hoy.

En el fondo, detrás del laberinto, para quién quiera oír, para quién quiera ver, está la pregunta primera, la más radical y definitiva, la pregunta de Dios. 

Sí, Dios, criticado y matado cien mil veces, ridiculizada la idea misma de su existencia, proscrito su nombre en el parnaso de intelectuales y artistas,... se cuela en nuestra historia en forma de pregunta, emerge en el silencio de nuestras esperas, en la noche misma de nuestras angustias e incertidumbres.

Nos dijeron que podíamos vivir cómodamente sin verdades definitivas, nos invitaron a instalarnos en el relativismo moral, negaron la existencia de un sentido, de un significado del milagro mismo de la vida y de la existencia. 

Negaron toda posibilidad de trascendencia.

En definitiva, nos dijeron que para ser modernos e inteligentes teníamos que matar a Dios en nosotros.

¿Matar a Dios?.... La única forma de hacerlo es matando toda el ansía de verdad y de sentido del corazón humano. Des-humanizar el corazón, vaciarlo, negar la legitimidad de las preguntas últimas.

Como decía Agustín, ese gran existencialista cristiano: "Nos hiciste, Señor, para ti, e inquieto estará nuestro corazón hasta que descanse en ti" 

@MarceloMartín

miércoles, 15 de enero de 2014

¿A dónde van?,... ¡Sólo el amor permanece!



Una canción de Silvio Rodríguez, ¿A dónde van?, dando cuenta de cuán pasajeras son las experiencias humanas.

Aferrarnos a lo que no permanece es atarse. Antes de que nos demos cuenta aquello que creemos poseer se desvanecerá, y ya no estará con nosotros. Sin embargo, muchas veces permanecemos afectivamente encadenados a situaciones, ambientes, personas, cosas,... que irremediablemente cambian o se van.

Ahora que me voy acercando a la cincuentena me doy cuenta que, nos guste o no, el camino de la vida está marcado por el desprendimiento. 

Nuestra existencia está hecha de llegadas y despedidas,... gentes, lugares, personas, cosas, que vienen y van. Por eso la pregunta de Silvio es pertinente: "¿A dónde van?",.... ¿Qué fue de las personas, por ejemplo, que formaban mi mundo a los quince años?, ¿y de mi ropa de niño?, ¿y de aquel problema que tanto me agobiaba hace cinco años?,....

Todo pasa.

El acto final de ruptura con todo será la muerte. Ni mi casa, ni mi ropa, ni mi cuenta bancaria, ni mis títulos académicos, ni mis libros, ni mis familiares, ni mis amigos,...absolutamente nada bajará conmigo a la tumba.

jueves, 9 de enero de 2014

Dostoyevski en la Clase de Religión de bachillerato


Hoy he hablado en clase de bachillerato de "Los hermanos Karamazov", la conocida novela de Fiodor Dostoyevski, uno de los grandes de las letras rusas de todos los tiempos.

La buena literatura es siempre, a mi entender, exploración de los entresijos del alma humana. 

Dostoyevski, cuando escribe, penetra en la conciencia de sus personajes, descorre el velo de los problemas más radicales y las preguntas más incisivas, los dilemas existenciales y éticos,... el desamparo, la soledad,..Dios o el destino, la libertad,...el bien y el mal. 

miércoles, 8 de enero de 2014

¿Quiere vivir 100 años? ¡Administre sus enfados!


Cada vez que llega enero, y estreno un nuevo almanaque, pienso lo mismo: a finales de este mes es mi cumpleaños.

He descubierto que cumplir años tiene sus ventajas, lo digo sin rintintín. Cuando estaba más joven, por ejemplo, no controlaba mis enfados, ni siquiera discriminaba si la razón de mi cólera valía la pena,... 

Sí alguien hacía un comentario chorro, me enfadaba; si había que esperar el turno en una cola, me enfadaba; el tráfico de Caracas, me enfadaba; engordar unos kilos, me enfadaba; que alguien se tardara unos minutos en una cita, me enfadaba; dejar algo olvidado en casa, me enfadaba; si un chico me contestaba mal en clase, me enfadaba; si se me manchaba la camisa comiendo, me enfadaba,... Eso sin contar mis enfados mayúsculos con el gobierno, mi sueldo, los militares, la prensa, los bancos, hacienda, los funcionarios, los políticos, .. y algunas veces hasta con la misma Iglesia,...

Como se ve mis razones para andar enfadado eran prácticamente infinitas.

lunes, 6 de enero de 2014

"La que se avecina", ...la estética de la chabacanería


Por higiene mental nunca veo la cadena española Telecinco. No sé cuando tome esa decisión tan rotunda, pero lo cierto es que me repele, si por casualidad haciendo zapping aterrizo en ese canal, brinco enseguida para otro. Se puede decir que es algo instintivo. Esta noche, sin embargo, fiesta de los Reyes, después de cenar, he pillado el comienzo del programa "La que se avecina", una popular serie, precisamente, de Telecinco.

Me acordé que meses atrás haciendo una pequeña encuesta con los alumnos sobre sus programas televisivos preferidos, muchos de ellos, por no decir la mayoría, mencionaron "La que se avecina", así que decidí verlo aunque sea por un rato.

La serie trata de las peripecias de una comunidad de vecinos formada por unos personajes bastante variopintos, con muchas alusiones a la actualidad española, vista desde una perspectiva irónica y hasta grotesca

Los diálogos me parecieron bastante pobres y simplones, y el lenguaje extremadamente soez y bajo, con reiteradas referencias al tema sexual. En la primera escena, por ejemplo, aparece el portero detrás de una puerta con los pantalones bajos y, aparentemente, manteniendo actividad sexual con una mujer, a quien luego vemos insistiéndole en que deben concluir lo que habían comenzado 

sábado, 4 de enero de 2014

El presidente de Ecuador arremete contra la ideología de género y el aborto


Las últimas declaraciones de Rafael Correa, presidente de Ecuador, sobre la ideología de género y el aborto son de una claridad meridiana y dignas de ser compartidas. Da gusto encontrar en este planeta algunos gobernantes con el suficiente sentido común, y el arrojo, para no plegarse a esta dictadura del "pensamiento único" que quieren imponer en el mundo desde los centros de poder primermundianos.

Ahora que estamos en las vísperas de la fiesta de los Santos Reyes, me pido para España un político de "izquierdas" como el presidente de Ecuador.

A continuación, la noticia: