sábado, 22 de noviembre de 2014

Santa Cecilia: la música en mi vida,...¡Canta y sé feliz, hermano!


Hoy, fiesta de Santa Cecilia, mártir cristiana y patrona de la música, he pasado un buen rato haciendo zapping en Youtube, saltando de canción en canción, enlazando recuerdos y experiencias, disfrutando melodías de ayer y de hoy, entretejiendo lo nuevo con lo viejo.

No imagino mi vida sin la música. Es más, soy capaz de reconstruir mi historia personal en base a las canciones que han ido marcando mis edades, la música de fondo del thriller de mi existencia, es decir, mi personalísima e intransferible banda sonora.

En ese maremágnum hay de todo: canciones que expresan el amor y el desamor; melodías con sabor a patria y a paisaje; sones caribeños: salsa, merengue, guaracha, merecumbé; temas que expresan mi rebeldía y mi búsqueda de la verdad y de la justicia, que cantan a la amistad, ritmos sublimes, melodías estridentes, violines y tambores, arpas y trompetas, maracas y guitarras eléctricas.

En la trenza de mi BSO los Beatles se tutean con Mozart o con Bach; Simon and Garfunkel se combinan con el venezolano Alí Primera; Billos Caracas Boy o la Fania All Stars no tiene reparos en compartir el escenario con Queen o con Supertramp. Silvio Rodríguez o Pablo Milanés, los grandes trovadores latinoamericanos, van de la mano con Gardel o con cualquier cantante pop de mi adolescencia: Village People, Donna Summer, Kool and The Gang,...

Capítulo aparte lo constituye la música cristiana: los sencillos cantos carismáticos de mi juventud y con los cuales aprendí a alabar a Dios en comunidad; la música gregoriana que eleva el corazón y nos conduce a la contemplación de los grandes misterios que celebra la liturgia: los cantos de las comunidades neocatecumenales, bíblicos, ungidos, profundos, que llegan al corazón y lo conmueven; los sencillos cantos de misa; las canciones a María, las de Adviento y Navidad, las de Semana Santa y Pascua,....Cantos para orar y para celebrar, para compartir el pan de la fraternidad y sanar las heridas del corazón,...

Una cosa sabemos por la Palabra: la música estará presente en el Reino futuro, en numerosos pasajes de la Biblia aparecen los ángeles y los santos cantando himnos de alabanza ante el trono de Dios. Cantar el cántico nuevo, el cántico de la salvación y de la alegría, el que cantaron los mensajeros celestiales en la noche de Belén ante los pastores.

Nunca he estudiado formalmente música, ni toco ningún instrumento, ni canto en ningún coro, pero me gusta mucho cantar, amo la música, y, la verdad, no me corto un pelo a la hora de musitar en medio del corre corre de la jornada mis canciones preferidas. Nunca falta algún espabilado o espabilada que intenta callarme, esa gente tan ceñuda a quienes les parece que cantar no se compadece con ser adulto y maduro.

Pues aviso a todos desde aquí que voy a seguir cantando, me da igual si llueve o no, y sepan que no me he ganado la lotería, ya quisiera, ni tengo que estar especialmente contento para cantar, ni siquiera me preocupa hacerlo bien o mal, canto y ya, porque me sale del corazón, porque vivir es, en sí mismo y a pesar de los problemas, un gran regalo.

Para cantar, y también para bailar, para escribir, para pintar,... no hace falta ser un especialista ni dominar la técnica del oficio como si fuéramos profesionales del ramo. Cantar, bailar, escribir, pintar, por el simple placer de hacerlo, nos está permitido a todos, ¡faltaría más!

Concluyo diciendo que si cantáramos más, y escucháramos más música, y escribiéramos más poesía, y pintáramos más, y bailáramos,...seríamos todos mucho más felices, y habría menos gente deprimida.

@elblogdemarcelo

Aquí les regalo este canto del recién fallecido Peret: "Canta y sé feliz" (espero que me excusen el look vintage del vídeo).  Dedicado a todos los que cuando me oyen cantando me dicen que va a llover,...¡qué se compren un paraguas, caramba!


lunes, 17 de noviembre de 2014

Amaneceres del mundo: un tiempo para alabar a Dios

Jesolo, Italia

Grand Cayon, USA

Utrecht, Holanda

Bali, Indonesia

Angkort Wat, Camboya

Acatenango, Guatemala

Manhattan, USA

Taiwan

Borobudur, Indonesia

The Twelve Apostles, Australia
Norte o sur, oriente u occidente, el sol siempre termina asomándose por el horizonte, ...contento como un héroe a recorrer su camino: ¡nada se libra de su calor! (Salm. 18).

La espiritualidad cristiana desde el principio ha celebrado el amanecer como un memorial de la resurrección de Jesús: el hombre nuevo que emerge del sepulcro de la noche, la luz que vence las tinieblas del mal, la vida victoriosa que acalla el llanto de la muerte.

En cada amanecer se nos regala un destello del paraíso primero, nos invade la nostalgia de aquel jardín del Edén donde el hombre y Dios eran amigos, por eso la creación entera gime esperando la plena manifestación de los hijos de Dios. Nosotros mismos gemimos, sufrimos los dolores de parto.

Cielos nuevos, tierra nueva, donde habite la justicia. Ven pronto, Señor.

En la mañana, a la salida del sol, le presentamos a Dios nuestra causa, le encomendamos nuestra camino, nos confiamos a Él,... sabemos que sus misericordias se renuevan en cada amanecer ¡Grande es su fidelidad!

Pero sobre todo la mañana es tiempo para alabar a Dios, reconocer su grandeza, adorarlo en el milagro mismo de la creación, esa es nuestra vocación: ser alabanza de gloria del Dios uno y trino, por eso abrimos nuestros labios, meditamos sus maravillas, contemplamos su soberano poder y majestad.

Dios es grande.

Todas las cosas, las visibles y las invisibles, fueron creadas por Él y para Él. En Él vivimos, nos movemos y existimos. Él es el origen, guía y meta del universo.

¡Cuántos tesoros de gracia y misericordia se derraman sobre nosotros cuando olvidándonos de nosotros mismos y animados por el Espíritu, alabamos a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo! 

Como Daniel y sus compañeros cuando fueron echados al horno encendido, alabemos a Dios en medio de las dificultades  de la vida: "Entonces los tres, a coro, se pusieron a cantar, glorificando a Dios dentro del horno, y diciendo: Bendito seas, Señor, Dios de nuestros padres, loado, exaltado eternamente" (Dn. 3, 51)

El amanecer, un tiempo para alabar a Dios.

@elblogdemarcelo


miércoles, 12 de noviembre de 2014

Obrigado! Viaje cultural a Portugal, abril 2014


El pasado mes de abril 66 alumnos y 5 profesores de los institutos de secundaria Magallanes y El Médano, sur de Tenerife, realizamos un viaje cultural y de estudios a un país hermano, muy cercano a nuestra realidad geográfica e histórica: Portugal.

El viaje es un proyecto del profesorado de Religión de la zona y tuvo como objetivo, entre otros, ofrecer una experiencia de convivencia e integración, fomentando algunos valores cristianos fundamentales como la cooperación, el sentido comunitario de la vida y la responsabilidad personal.

Así mismo, se buscó promover el conocimiento de las raíces cristianas en la formación de la sociedad europea, a través de un acercamiento directo a la realidad histórica, social y cultural-artística de Portugal, país estrechamente ligado a la cultura hispánica y miembro de la Unión Europea. 

Estoy convencido que participar en una actividad como la propuesta constituye en si mismo, más allá de las paredes del aula o de las ventanillas del autobús, una rica experiencia de aprendizaje grupal y de campo.

Nuestra primera parada fue en la ciudad de Sevilla, allí tuvimos la oportunidad de conocer una de las rutas de la Virgen Macarena, internándonos por las calles más tradicionales de la capital hispalense, por sus iglesias y balcones, encontrándonos con la venerada imagen de María de La Macarena, tan querida por el pueblo sevillano.

De Sevilla salimos rumbo a Portugal, en concreto hasta la ciudad de Alcobaca, famosa por su antiguo monasterio cisterciense, que llegó a ser uno de los más grandes e importantes de Europa. Desde allí fuimos recorriendo el itinerario que nos habíamos marcado: Aveiro, Coimbra, Fátima, Nazare, Óvidos, y, finalmente, Lisboa, la ciudad junto a la desembocadura del río Tajo, una de las más hermosas capitales europeas.

Destacamos nuestra visita al Santuario de Fátima, un oasis de paz y de silencio, en medio de las oraciones y el testimonio de los peregrinos venidos de todo el mundo, un lugar que invita al encuentro con el Señor y con su Santísima Madre. En lo personal nos llamó la atención la actitud respetuosa y a la vez curiosa de los alumnos, que ya conocían la historia de las apariciones porque la habíamos trabajado en clase como parte de la preparación a nuestro viaje.

Viendo a los jóvenes en Fátima pensé: ¿quién dijo que los jóvenes no tienen hambre de espiritualidad? Cuando el radar del corazón está despierto,... Ellos, a veces tan ruidosos y superficiales, son capaces de reconocer intuitivamente la presencia del misterio,... Muchos se muestran sensibles y presienten esa "nostalgia" de lo sagrado que invade a veces al hombre contemporáneo. Con frecuencia basta con estar allí con ellos y acompañarles.

Más allá de las iglesias, los monumentos, los paisajes; más allá de las idas y venidas en guagua por los caminos portugueses, queda la experiencia misma de la convivencia, con todas sus exigencias y sus riquezas, una experiencia que nos debería ayudar a crecer como personas, a madurar, a hacernos a todos, profes y alumnos, más fraternos, cercanos y comunitarios, en definitiva, más felices y enamorados de la vida, el mayor de los regalos.


Al hacer el vídeo me ha venido a la mente la palabra portuguesa: Obrigado!, es decir, ¡gracias!, por la experiencia vivida, por los chicos y chicas que participaron, por todas las atenciones que recibimos del noble pueblo de Portugal, por los compañeros profesores que viajaron con nosotros, por las bendiciones recibidas, y, en fin, por tantas cosas,... Muito Obrigado!

@elblogdemarcelo

lunes, 3 de noviembre de 2014

#AliveAgain: Un rap sobre la misericordia de Dios


El nuevo single de Fresh Sánchez y StelioN#AliveAgain, habla de la experiencia de la misericordia, de ese Dios amor que pone su corazón en nuestra miseria, que baja al infierno de nuestros vicios y pecados, que nos levanta y restaura, que nos hace gustar la libertad verdadera.

La letra del rap es una especie de teología narrativa, está hecho de palabras que vienen del mundo de la vida, palabras que testimonian la presencia de un amor que se revela a sí mismo salvando y liberando a sus hijos.

Cuando Dios abre nuestros sepulcros y nos hace salir de nuestros sepulcros, cuando derrama sobre nosotros el agua pura prometida, entonces conocemos quién es Dios para nosotros: el Padre misericordioso.

No importa lo bajo que hallamos caído, si hemos derrochado los bienes de casa, si nos hemos tenido que dedicar a cuidar cerdos, ¡Dios nos espera con los brazos abiertos! Abramos las puertas a su misericordia, somos sus hijos e hijas muy queridos, amados desde siempre, amados desde las entrañas del corazón de Cristo.

El Señor bendiga el trabajo de estos jóvenes artistas, su testimonio hecho música y canción alcance a otros jóvenes que deambulan por estas calles buscando muchas veces sin saberlo al #DiosMisericordia, el Dios que se nos revela en la buena noticia cristiana.

Porque como dijo Juan Pablo II en 1985 a los jóvenes venezolanos: un joven evangeliza a otro joven, y lo evangeliza narrando su experiencia de la misericordia de Dios.

@elblogdemarcelo

domingo, 2 de noviembre de 2014

Fieles difuntos: Educar emocionalmente frente a la muerte



Estos días me he estado preguntando sobre cómo deberíamos educar, creyentes y no creyentes, a nuestros adolescentes frente a la realidad ineludible de la muerte. 

Si no somos creyentes inculcándoles algunos valores básicos sobre la dignidad de la vida, sobre la necesidad de vivir acordes a nuestra conciencia, de enfrentar el fin de la existencia con entereza, respeto, testimoniando el amor, el mejor legado que podemos dejar a los que se quedan aquí.

Sí somos creyentes, además de todo lo anterior, ofreciendo un horizonte de esperanza que apunta a la resurrección y a la vida eterna, con el consuelo y la fortaleza que nos ofrece la fe en el amor de Dios, y que compartimos con nuestros hermanos y hermanas.

Deberíamos educar emocionalmente a los chicos para que asuman con inteligencia esta realidad que nos concierne a todos.

Inmersos en la cultura de la inmanencia que lo invade todo, actuamos como si no existiera la muerte. Esto es lo que vivimos muchos adultos, creyentes o no, y lo que observan los jóvenes, por más discursos que hagamos de cara a la galería. 

Celebraciones como el Halloween, con su parafernalia de brujas, espectros y calaveras, convierten la realidad de la muerte en un juego de disfraces macabros, en un divertimiento que trivializa el significado del fin de la existencia, y lo asocia a emociones como el miedo, el terror y el mundo de lo oculto

¿Qué mensaje sobre la muerte transmitimos a los chicos cuando les organizamos una fiesta de Halloween? Dejo sin comentar lo que pensé al ver ayer en las noticias a un grupo de maestros con disfraces terroríficos asustando a sus alumnos de infantil y primaria,.... ¡Manda narices!

Del tema de Halloween ya hemos hablado en este blog: Halloween,... ¿qué hacemos? y Halloween,..¿una celebración inofensiva?

Yo, por mi parte, frente a la realidad de la muerte y el más allá, no me canso de afirmar: ¡creo en el cielo!, creo con todo mi corazón que en la resurrección de Jesús la muerte ha sido vencida. Creo que ese es mi destino último: la vida eterna con Cristo Resucitado

Estoy convencido que si realmente creyéramos en el cielo, nuestra concepción de la vida y de la muerte serían distintas.

La fe en el cielo, y en la vida eterna, trastoca por completo nuestra visión de la existencia. ¿Se nota en tu vida que crees en el cielo? Esa es la pregunta.

Venimos del amor que nos ha creado a través de nuestros padres; volvemos al amor que desde siempre y para siempre nos ha amado. 

He encontrado un vídeo que lo expresa de una manera admirable: el nacimiento de un bebe en paralelo al fallecimiento de una abuela. El ciclo de la vida en ese amor que se prolonga más allá de los límites del tiempo y la vida física.

Nos unimos hoy a toda la Iglesia en su plegaria por el descanso eterno de nuestros hermanos difuntos.

@elblogdemarcelo