viernes, 19 de junio de 2015

BERLIN



¿Qué tienes conmigo, amado Berlín?,
¿me llamas secretamente?
 A mí que crecí en el trópico de calores y verdes imposibles,
que llevo la hispanidad a flor de piel,
que siempre hablo y pienso desde el sur,
donde Cervantes y Bolívar
saborean juntos un cubata.

Me sueño pateando tus calles
geométricas, precisas, puntuales,
absorto entre pisadas de hombres de vértigo,
hiperbólicos,
de ojos helados,
como angelitos y querubes
de un vitral del gótico tardío.

Me imagino en el Bahnhof,
repitiendo cien veces al día: Bitte?, bitte!, 
simulando germana indiferencia
ante el asalto del atardecer,
entrechocando una jarra de espumosa Bier
despatarrado en una terraza,
intentando descifrar si ese cartel me pide que salga o que entre,
tragándome mi flema latina,
el disparate bananero de mi estirpe.
¿Se me nota? Ja, Genau.

Berlín, ¡celebro tu belleza!,
quiero hundir mis pies desnudos
en el corazón de Tiergarten,
apoyar mi cabeza en los restos de tu muro,
y escribir allí mi plegaria como un graffiti más,
bajar despacio a la Puerta de Brandenburgo,
y repartir flores entre gentes que vienen y van,
que danzan,
por el Unter den Linden Boulevard.

@elblogdemarcelo

3 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias, Carolina, un abrazo grandote desde estos sures tienerfeños

      Eliminar
  2. simplemente-irene23 de junio de 2015, 1:26

    Bueno Marcelo adelante, puedes convertir tu sueño en realidad,si puedes hazlo, recuerda la vida es una sola,¡ ah !, pero cuando vayas saca fotos de los lugares, y nos las enseña por aquí, mucha suerte, ánimo , un abrazote.

    ResponderEliminar