viernes, 5 de junio de 2015

CRUZ VERDE


Los balcones,
ojos de centinela, 
gritan:
                           ¡ alto, quién vive !

Tan fuerte,
yo ensordezco,
tan vivo su dicho,
de madera y piedra,
yo sudo sangre.

Tenaces como soldados de vanguardia,
rectas líneas desafian la requisa del cielo,
aguardan historias y hombres de leña que ya fueron,
desde barandas de un hierro amoratado.

Ventanas a medio cerrar son decretos de luz pública,
en puertas comidas que ya no calzan,
como si media humanidad se hubiera apoyado en ellas,
                                                                            buscándome.
                                                             
Yo vislumbro la algarabía,                      nerviosa,
                                              una mirada
en los tiestos de las sombras y los vidrios
que riega un sol,
                con gafas y camisón antiguo.

Ella vigila esta calle de gajos de almanaque,   
cuando el secular claustro de un reloj atardece,
y a mí me da por vivir
                            memorias
                            de pared descascarada

en la solana de roca.

@elblogdemarcelo

No hay comentarios:

Publicar un comentario