sábado, 11 de julio de 2015

5º Día novena de la Virgen del Carmen: Llamados a la unión con Dios





Este 5º Día de la novena a la Virgen del Carmen lo vamos a dedicar al tema: Llamados a la unión con Dios.

El tema de la unión, o matrimonio espiritual está en el corazón de la doctrina de san Juan de la Cruz. Vamos a intentar comprender el misterio de María, la Madre de Dios, y de paso, nuestra propia vocación  a la santidad, desde la teología del santo poeta doctor del Carmelo.

María fue llamada desde toda la eternidad a participar de un modo singular de la vida de Dios, a una estrecha unión de amor e intimidad con él. Ella ha aceptado libremente este designio de misericordia que el Creador tenía con ella, y ha colaborado activamente en su realización.

Según Juan de la Cruz para que el ser humano se una a su Creador en la cima del monte, ha de pasar por una serie de noches, la del sentido y la del espíritu. El medio para ir subiendo son las virtudes teologales: la fe, la esperanza y la caridad, que van purificando el entendimiento, la memoria y la voluntad. En suma pobreza y desnudez, en el vacío total de sí misma, el alma se va disponiendo al desposorio hasta irse convirtiendo en la esposa del Cantar de los Cantares.

En María se ha realizado este misterio de la unión transformativa.

Ella ha bebido hasta el fondo el cáliz de la noche de la fe, ha creído y se ha fiado de Dios que trasciende y purifica todo humano entendimiento. El "no entender" ha estado muy presente en la vida de María. Su obediencia de fe, su abandono y humildad, liberaron su entendimiento hasta fundirlo con la mente de su Señor. 

La voluntad de María nunca estuvo sometida a los caprichos de los apetitos desordenados, porque la caridad, como un cauterio de fuego, mantenía su querer unido al de Dios en todas las cosas. Esta fue la orientación fundamental de su vida, por eso se llama a sí misma la esclava del Señor.

María ha vivido a fondo la pobreza de espíritu, esa experiencia dilató su alma, abriendo su ser a la virtud de la esperanza, liberándola de todo otro apoyo humano que no fuera Dios mismo.

Por este camino de la noche, en fe, esperanza y caridad, María se ha unido en un estrecho matrimonio con la Santísima Trinidad, se ha desposado con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, se ha convertido en la novia del Cántico, la nueva Jerusalén que baja del cielo, de junto a Dios, ataviada para el esposo.

Como el fuego embiste la madera, y la convierte en sí, transfigurándola, María se ha sumergido en la llama de Amor Viva, llevando a plenitud la vocación humana primera, el sueño que el Creador tenía con nosotros cuando nos hizo a su imagen y semejanza: que nos fundiéramos en él, que fuéramos transformados en un abrazo de amor esponsal con el Padre, en el Hijo, por el Espíritu Santo.

Hablando el santo de la eficacia de los actos de quienes tan estrechamente se han unido a la Santísima Trinidad dice: "Tales eran las de la gloriosísima Virgen Nuestra Señora, la cual, estando desde el principio levantada a este alto estado, nunca tuvo en su alma impresa forma de criatura, ni por ella se movió, sino siempre su moción fue por el Espíritu Santo" (3S 2, 10)

En esta experiencia de María se mira toda la Iglesia, se mira, incluso, la humanidad entera.

Ella nos ayuda a descubrir nuestra inmensa dignidad como hijos e hijas de Dios, nuestro destino, el propósito de la existencia que nos ha sido dada: la unión con Dios.

Que este subido lenguaje del amor no nos espante, ¡Dios tiene con nosotros grandes planes!, él nos ha marcado con su sello, nosotros somos su santuario donde él ha querido morar por el Espíritu Santo que ha sido derramado en nosotros como un torrente de agua viva. Dios puede actuar en nosotros más allá de lo que podamos pensar o desear,... que María nos ayude a caminar, en fe, esperanza y caridad, por la senda de la unión.

ORACIÓN

Padre de misericordia que nos has llamado a una estrecha unión de amor contigo por medio de tu Hijo Jesús y por el Espíritu Santo que ha sido derramado en nuestros corazones, haz que cuántos nos preparamos para celebrar la fiesta de la Virgen del Carmen avancemos por el camino de la santidad  animados por el ejemplo de Nuestra Señora y sostenidos por su poderosa intercesión. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

@elblogdemarcelo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada