lunes, 31 de agosto de 2015

Llega septiembre


Agosto viene a morir detrás de la corona forestal del Teide.

Se acaban las vacaciones, los espacios que me sueñan comienzan a preguntar por mi, salgo de mi letargo post-impresionista, de esa mirada alelada que me suplanta y que se funde en los azules de la noche. 

Se impone la lógica de Taylor y Fayol, la productividad medida en tiempos, hora, agendas, relojes. Yo hago el necio esfuerzo por sustraerme.

Interiormente, sigo mi ritmo. Voy existiendo en los personajes que me habitan y que conspiran por vestir mi traje. Habrá que poner algo de orden.

Me he reservado en silencios imposibles, he querido fundirme en una cadena cósmica de amor y de pureza. Ser ese hombre solitario que alza sus manos para orar y que sabe que toda la humanidad reza en su plegaria.

Palpo mi pobreza, me topo con esta realidad incontestable que soy yo mismo, con los hechos puros y duros que son los que, en definitiva, me definen.

He querido hacer míos esos lloros y esos quebrantos que no marchan a ningún sitio a veranear. Me he sentido roto y avergonzado ante el espectáculo de los desesperados que se arremolinan a la entrada de Europa.

De los que murieron ahogados sin oxígeno en una autopista de Austria, atrapados en un camión: 51 hombres, 8 mujeres y 4 niños.

En esos desesperados, en esos asfixiados estamos tú y yo. 

¡Qué difícil es no sentir vergüenza!

Seamos humanidad que resiste, escándalo de ternura, disidencia de amor, vanguardia de decencia.

Entretanto, septiembre ya está aquí, volvemos pronto al escenario. Pido sabiduría para no confundir molinos de viento con gigantes. A la cordura del bueno de Sancho Panza encomiendo mi alma.

Cada uno con su arte va levantando el edificio de las horas y arrancando los meses del almanaque.

Somos esta brizna de tiempo que nos queda.

Cuento los días en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

@elblogdemarcelo

2 comentarios:

  1. Me gustan mucho esos personajes que te habitan. Sigue alimentándolos. Escasean algunos. Un abrazo laico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Balbina! En estos escenarios de la vida vamos existiendo, un abrazo

      Eliminar