martes, 23 de junio de 2015

Bach en clase de Religión: "Jesús, alegría de los hombres"


Los testimonios son unánimes: los que se encuentran personalmente con Jesús se llenan de alegría, "Los discípulos se alegraron de ver al Señor" (Jn. 20, 20). Todo el Nuevo Testamento es una invitación al gozo: "..., os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo,..." (Lc. 2, 10).

A esta experiencia del gozo cristiano se refiere la Cantata BWV 147 del compositor Johann Sebastian Bach (1685-1750), titulada en alemán: Jesus bleibet meine Freude y conocida en español como "Jesús, alegría de los hombres".

Se trata de un pequeño himno que confiesa lo que Jesús significa en la vida del creyente: alegría, consuelo, fortaleza. El que canta desea tenerlo siempre delante de los ojos y en el corazón. No parece ser una plegaria litúrgica, el clima es claramente sentimental e intimista, muy acorde con la espiritualidad luterana.

Los cristianos oramos con la inteligencia, y también con el corazón. A veces comunitariamente, a veces en la soledad de nuestro cuarto. Sabemos que el Señor nos escucha, sea que le hablemos con palabras sencillas o con el pensamiento, o que simplemente le miremos en silencio y pasemos un rato acompañándole.

¿Explicar lo que significa orar para un cristiano forma parte de la Clase de Religión? Por supuesto. La oración es el corazón de la experiencia religiosa. Una practica que compartimos universalmente todas las religiones, aunque cada una tenga sus propias tradiciones y ritos. 

Ora el musulmán cuando rinde culto a Dios postrado en dirección a la Meca, y el budista cuando se recoge para meditar. Oramos los cristianos cuando participamos en la celebración eucarística y cuando le presentamos al Señor nuestras necesidades en la oración personal.

Incluso, me atrevería a decirlo, más allá de que sigamos una religión o no, todos hemos orado alguna vez, aunque sea en lo profundo del corazón. 

Pues bien, Bach nos cuenta su experiencia, y lo hace a través de un himno, la belleza de su música nos cautiva a todos por igual. No nos quedemos sólo en las notas, detrás de la melodía hay un hombre que celebra el gozo de Jesús.

Aquí les dejo la letra:

Texto original en alemánTraducción
Jesus bleibet meine Freude,
meines Herzens Trost und Saft,
Jesus wehret allem Leide,
er ist meines Lebens Kraft,
meiner Augen Lust und Sonne,
meiner Seele Schatz und Wonne;
darum lass' ich Jesum nicht
aus dem Herzen und Gesicht.
Jesús sigue siendo mi alegría,
consuelo y bálsamo de mi corazón.
Jesús me defiende de toda pena.
Él es la fuerza de mi vida,
el gozo y el sol de mis ojos,
el tesoro y la delicia de mi alma;
por eso no quiero a Jesús
fuera de mi corazón y de mi vista.

@elblogdemarcelo


1 comentario: