miércoles, 11 de enero de 2012

Imágenes de Jesucristo: Hablan los jóvenes


Hoy me tocaba iniciar el tema: Jesús de Nazaret, sin duda el corazón mismo de la asignatura escolar de Religión. A fin de conocer las ideas previas que tenían los chicos y chicas sobre el fundador de la fe cristiana, comencé con una pregunta:

¿Quién es Jesús de Nazaret?

En un primer momento, la respuesta espontánea de la mayoría de los alumnos es repetir la confesión de fe tradicional de los cristianos: Es el Hijo de Dios, otros más  agregan: el Mesías, por el fondo de la clase se escuchan voces que dicen: el Salvador, el que murió en la cruz y resucitó.

¿Entienden los alumnos que significan estas expresiones? Tengo la impresión que no mucho, las conocen porque se repiten con frecuencia, pero ignoran el hondo contenido de fe que transmiten.

Eso está muy bien, les comenté, eso es precisamente lo que afirman los cristianos y las cristianas sobre Jesús de Nazaret, pero hemos de ir más allá. Para la gente, para ti en concreto, ¿quién es Jesús?, ¿qué imagen tenemos de Él?

Les lancé la pregunta, y les pedí que pensaran un poco y que lo escribieran en sus cuadernos.

Y se pusieron a trabajar.

Al compartir los resultados de la tarea, aparecieron respuestas más significativas. Con todas las imágenes que fuimos encontrando, elaboramos en la pizarra la siguiente galería de Jesús:

1. Jesús "Revolucionario-Rebelde":  Esta imagen de Jesús es captada por algunos sectores juveniles, especialmente los más sensibilizados por los problemas que se derivan de la injusticia y que reclaman cambios sociales radicales, o aquellos que reconocen la alienación consumista y materialista de nuestra sociedad.

Jesús sería un profeta que se enfrentó con valentía a los poderes de su tiempo, que defendió el derecho de los más pobres, que siempre estaba al lado de los más débiles. Un ser humano verdaderamente libre y auténtico.

Algún alumno sugirió que si Jesús estuviera hoy día entre nosotros, seguro que sería uno de los indignados

2. Jesús "Romántico": Producto de una cierta iconografía religiosa bastante alambicada, del ambiente "light" que nos rodea, y, quizás, de una concepción individualista de la Religión, muchos jóvenes tienen una imagen demasiado azucarada y sentimental del Maestro de Galilea.

Jesús sería un hombre "guay" que predicaba el amor, alguien que está cerca cuando lo necesitamos, pero con quien no tenemos ningún tipo de compromiso existencial.

Es la versión "blanda" de Jesús de Nazaret.

3. Jesús "Dios-juez-lejanía": Para algunos jóvenes, lamentablemente, la lejanía de Dios se traduce en la práctica en una lejanía de la persona de Jesús. Apenas se relacionan con Él.

Esto es un reflejo del ambiente secularizado que han vivido en sus casas, y en su entorno cultural inmediato.

Los que aún creen, les cuesta entender que es 100 % hombre, sin dejar de ser Dios. Y, en consecuencia, cuando piensan en Jesús enfatizan sus atributos divinos: es invisible, todo lo sabe y ve, está en el cielo, es un juez,...

4. Jesús "Un hombre extraordinario": Otro pequeño grupo, seguramente bajo la influencia de ciertas teorías que corren hoy día sobre Jesús, afirman que era un hombre extraordinario, un maestro de vida, un sabio, pero cuestionan algunos puntos centrales de la confesión de fe de los cristianos: el carácter divino y humano de Jesús, su nacimiento de una madre virgen, sus milagros, y, particularmente, su resurrección.

En este sentido, la clase de Religión debería brindarles una respuesta a sus inquietudes, y clarificarles, entre otras cosas, la fiabilidad de las fuentes en las que se apoya la fe cristiana.

5. Jesús "Un amigo cercano, pero exigente": Un segmento importante de los jóvenes reconocen en Jesús de Nazaret a un amigo cercano, que les acompaña, les inspira y les ayuda en su camino, y, además, se dan cuenta que esa amistad con el Maestro de Galilea tiene fuertes exigencias en el plano de la vida real: ser misericordioso, perdonar, hacer el bien a los demás, etc.

En este grupo encontramos a aquellos que conocen un poco más el mensaje del Evangelio, o quizás tienen alguna costumbre de rezar, viven un cierto ambiente de fe en casa, etc.

Aunque reconozco que son menos de los que me gustaría, siempre he tenido la suerte de encontrar algún alumno así en mis clases, lo que constituye siempre un apoyo, y un bonito testimonio para sus compañeros y compañeras.

Y con el tema de la amistad, de las exigencias que tiene una verdadera amistad para nosotros, y de la imagen Jesús-amigo cercano-exigente, fue concluyendo la hora.

Escuchando a los alumnos y alumnas, me doy cuenta de lo mucho que hay que sembrar en este campo de la clase.

Sabiendo que la tarea nos supera, y que, además, somos servidores inútiles, que venga en nuestro auxilio el Espíritu Santo, que sea Él quien revele a los queridos jóvenes el rostro luminoso y salvador de Jesús de Nazaret. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada