sábado, 3 de julio de 2010

CINE EN EL AULA: Hermano Sol, Hermana Luna.

Director: Franco Zeffirelli
Duración: 1 h. , 56 min.
Año: 1972
Calidad: DVD-Rip

A pesar de los años, "Hermano sol, Hermana Luna" del director anglo-italiano Franco Zeffirelli, conserva toda su frescura y poesía. Al guión y al excelente trabajo actoral, se unen una hermosa fotografía y una banda sonora realmente magistral. La primera vez que la vi, tendría unos 17 años y aún no había entrado en la universidad, acababa de leer un magnifico libro de Larrañaga, a mi juicio el mejor, "El pobre de Asis", una biografía de Francisco desde la experiencia de la interioridad y de la vivencia de los valores típicos del carisma franciscano: la sencillez, el amor a la pobreza, la vivencia simple del Evangelio, la fraternidad, la unión con las criaturas. Les confieso que quedé "tocado" con este libro. Con el romanticismo de la edad, veía en Francisco una versión "contestataria" del Evangelio, un ideal para mi ser joven y cristiano. El ver la película en ese clima interior se transformó para mí en una experiencia espiritual.

Hermano Sol, Hermano Luna en la clase de Religión


Les confieso que la película puede resultar un poco lenta para la sensibilidad de los chicos de hoy. Además, verla y disfrutarla requiere estar en sintonía con los valores del Evangelio. Con todo, se puede preparar la visión del filme con una investigación sobre la vida de Francisco de Asis, los problemas de la Iglesia del siglo XIII, y la influencia del franciscanismo en general en el cristianismo ( pienso, por ejemplo, en algunos temas del programa de Religión de 4º de la ESO que tienen que ver con la historia de la Iglesia). La pregunta de fondo, vigente también hoy en el 2010, es: ¿Una Iglesia pobre y con los pobres o una Iglesia poderosa para servir a los pobres?

Otra línea de trabajo en clase de Religión es la que se refiere a la actitud de Francisco hacia la posesión de bienes materiales. Nosotros, inmersos en una sociedad consumista, donde el ideal de una vida "feliz" es consumir y consumir no en base a las necesidades, sino siguiendo irracionalmente los modelos de "ser" persona que nos transmite la publicidad, un proyecto de sociedad hedonista y hueca, que estraga el corazón y deja a la gente insatisfecha, embotada y vacía, tropezarnos con la pobreza evangélica del protagonista de Hermano sol, hermana luna es una verdadera bofetada profética.

Muchas veces me empeño en confrontar a los alumnos con el ideal cristiano de la pobreza y el desprendimiento, aunque sea nadar contracorriente, aunque no esté de "moda" , pienso que ellos tienen derecho a modelos de vida juvenil más humanos, fraternos y solidarios, a conocer el Evangelio en toda su pureza y exigencia, a experimentar la libertad frente a este paradigma consumista y hedonista que nos imponen. Desde esta perspectiva la película puede servir de ayuda a la reflexión: se puede incluir en algunos temas sobre antropología cristiana presentes en el temario de 1º de bachillerato y, en menor medida, en 2º y 3º de la Eso.

Una propuesta para hoy

Quizás el Espíritu no nos esté invitando a vivir el valor de la pobreza con la radicalidad con la que lo vivió Francisco, pero una cosa sí es cierta: El Evangelio que hizo feliz y libre a este joven del 1200 y tantos, es el mismo que se nos propone, a mí y a ti, hoy en el 2010 ¡Qué alegría sentirnos embarcados en la misma aventura que Francisco!, porque encontrar El Reino, dice Jesús, es como quien encuentra un gran tesoro o una perla de gran valor (Mt. 13, 44-45).


Para acompañar este post les regalo este vídeo con la hermosa canción "Brother sun and sister moon" tomado de la propia película de Zeffirelli:

No hay comentarios:

Publicar un comentario