miércoles, 21 de noviembre de 2012

¿Cómo dar catequesis a los niños?: Retos actuales




Además de ser profesor de Religión, formo parte del grupo de catequistas de mi parroquia de San Isidro, en el sur de Tenerife. En concreto, atiendo a un pequeño grupo de adolescentes que se preparan para recibir el sacramento de la confirmación.

Sería interesante que reflexionáramos un poco sobre la realidad actual de este ministerio parroquial:  la catequesis

En las comunidades cristianas, algunos hombres y mujeres se sienten llamados al servicio del pueblo de Dios en el ministerio de la catequesis, un carisma o servicio que el Espíritu Santo suscita en la Iglesia para la formación en la fe de los hermanos y hermanas, especialmente de los niños, y en el seguimiento de Jesús, el Hijo de Dios.




Hasta no hace muchos años, la catequesis parroquial prolongaba y profundizaba la experiencia de vida cristiana que los chicos vivían en casa con sus padres, abuelos, familiares, etc.,...

La catequesis, en ese contexto, cumplía su misión: ser "resonancia" del anuncio de la Buena Noticia de la salvación. Además, la práctica de los sacramentos formaba parte de la realidad cultural del entorno de los catequizandos.

Actualmente la situación ha cambiado: Aunque los padres siguen apuntando a sus hijos para que reciban los sacramentos de iniciación cristiana, particularmente el Bautismo y la Eucaristía, la transmisión familiar, y comunitaria, de la experiencia de la fe languidece penosamente, particularmente en Europa.

Muchos bautizados creen en Dios a nivel teórico, pero viven en la práctica como si Dios no fuera importante, o, incluso, como si no existiera. Los niños, que son más listos de lo que pensamos, observan este doble discurso de los adultos.

Se trata de un ateísmo práctico, que impregna la cultura contemporánea.

En muchas parroquias se vive esta paradoja: damos catequesis cristiana a unos jóvenes que no han escuchado el anuncio de la Buena Noticia en Jesucristo. 

Es como construir la casa por el tejado.

Y no es extraño que a veces se presenten dificultades para que los chicos mantengan una actitud de respeto y atención durante la catequesis. En realidad, ellos no se han encontrado con Jesús de Nazaret, vivo y resucitado, por lo que tienden a pensar que van a las clases a cumplir un simple requisito: aprender cosas sobre la doctrina cristiana.

La realidad tan difícil de los tiempos que corren exigen una verdadera renovación del ministerio catequético

Una renovación que empieza en nosotros los catequistas quienes hemos de VIVIR nuestro ministerio como una experiencia vocacional, de discipulado cristiano, misionera, de testimonio, y de comunidad/Iglesia.

No podemos seguir planteando la catequesis parroquial como si el mundo no hubiera cambiado. En realidad, en el actual contexto, la catequesis debe dar paso a lo vivencial, y promover experiencias de encuentro con Jesús Resucitado.

Pidamos al Espíritu Santo, dador de todos los dones, que renueve en su Iglesia del siglo XXI la experiencia de este carisma o ministerio, pilar fundamental de la comunidad cristiana.

Para finalizar quiero compartir con ustedes un material sobre catequesis que he encontrado en la Red, y que me ha parecido muy interesante y sencillo, con orientaciones prácticas para trabajar con grupos de niños, y algunas claves pedagógicas para la experiencia de este ministerio.

¿CÓMO DAR CATEQUESIS A LOS NIÑOS? : DESCARGAR

12 comentarios:

  1. Soy un hermano religioso de la Congregación de los Cooperadores Parroquiales de Cristo Rey, perteneciente a la arquidiócesis de Rosario, en Argentina. Hace unos años que hago dibujos de catequesis, especialmente oraciones y vida de santos. Desearía me envíen su dirección de e-mail para enviarles el material. Mi correo es: roquecpcr@gmail.com .Si les sirve pueden publicarlos en su página gratuitamente como un apostolado. Su página está muy buena. Gracias por el trabajo que hacen. Esperando su respuesta. Unidos en Cristo y María. Hno. Roque.

    ResponderEliminar
  2. que padre esta tu blog ya soy de lerdo y también doy catesismo para la primera comunión

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo, un saludo y que el Señor te mantenga siempre animado y feliz en tu servicio a la Iglesia como catequista, recuerda siempre que más allá de las circunstancias el jefe es siempre Jesucristo. Un abrazo

      Eliminar
  3. ¡Gracias Marcelo! Me acaban de encomendar en mi parroquia la catequesis de 1ª comunión y soy muy consciente de la responsabilidad que se pone en mis manos. Gracias por este rincón que tendré en cuenta. Esther

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esther, gracias a ti, el Señor te bendiga en este ministerio de la catequesis que él te confía, ser catequista es un carisma, un llamado del Señor para trabajar en su Iglesia,...Mucho ánimo en la tarea, que ciertamente es exigente pero muy hermosa,...Unidos en la oración
      Marcelo

      Eliminar
  4. Ola Marcelo un gusto en conoserte mi nonbre es Jairo y soy de Ecuador ami me a llegado este llamado de servirle como catequista en mi parroquia !!!!! Pero tengo un problema soy nuevo en todo esto ....... En mi preparasion y en charla q resibi me e dado cuenta de la gran responsabilidad q esto implica ..me ise un autoanalisis para saber como estaba y si yo cumplia con lo q me pedian ... Como todos los q somos nuevos encontramos muchas fallas en nuentra vida q nos hacen dar un paso atras .. y abandonar esta mision !!!! Me ayudarias a no caer y seguir en esta mision q Dios me a puesto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jairo, encantado de conocerte, te felicito por tu honestidad contigo mismo, a Dios le agrada mucho que seamos sinceros y reconozcamos con sencillez nuestras limitaciones. La misión siempre supera nuestras fuerzas, pero debemos confiar mucho en la fuerza del carisma del Espíritu Santo que el Señor nos confía para el servicio de su Iglesia. Debemos, eso sí, prepararnos lo mejor que podamos, poner lo mejor de nosotros mismos, estudiar los temas, preparar el material, buscar recursos, planear la clase,... ¡no hay excusa! Esa es la parte humana que nos toca, esa es la respuesta que el Señor nos pide, que usemos nuestro tiempo e inteligencia en servirle en la catequesis. El Señor suplirá con creces lo que nos falte, sabiendo que lo más importante es compartir el testimonio de nuestra fe y acompañar a los chicos en su camino en Dios. Jesús nos da la alegría de servirle en este sencillo ministerio de la catequesis, es un buen pagador, nos da siempre el doble y más, el ciento por uno,... Un abrazo fraterno, y que la Santísima Virgen te guarde siempre bajo su amparo maternal

      Marcelo

      Eliminar
  5. gracias por compartir todo esto me va a ser muy util para mi clase sigue adelante que Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estrella, gracias a ti, que el Señor te bendiga siempre en tu camino, y te anime en esa misión tan hermosa que él pone en tus manos

      Eliminar
  6. Hola, Marcelo, soy Eleazary quiero darte las gracias por lo que nos compartes, y me gustaría si me puedes enviar el material que recomiendas de como dar catequesis a los niños, trate de bajarlo pero no pude ojala y puedas enviármelo a esta cuenta de correo. eleazarbautista@msn.com, gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  7. Sin ánimo de ofender, creo que los niños tienen cosas más importantes que aprender, que ser adoctrinados en una religión que no han escogido por sí mismos y que les enseña cosas imprácticas y contradictorias (¿no matarás y dios es el mayor genocida?) en fin, creo que deberían dejar a que su mente se desarrolle (a los 18 años) para ver si es su deseo ser bautizados e inmiscuirse en alguna religión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Normalmente no publico este tipo de comentarios porque no me gustan las polémicas virtuales, y mucho menos en este blog. He decidido, con todo, responderle porque su objeción no es nueva y la he escuchado en algunas personas. Por supuesto si usted piensa que la religión es impráctica, si usted cree que lo que se enseña a los niños es contradictorio, si usted tiene una visión caricaturesca del cristianismo, no tiene sentido hablar de catequesis, así de claro, y no hay que darle más vueltas. No hay por qué educar a los hijos en una fe que no se comparte o que se critica, es una cuestión de coherencia.

      Lo que usted propone de esperar a los 18 años para que ellos busquen por sí mismos la verdad religiosa, le respondo no ya como cristiano sino como educador. Irremediablemente, se quiera o no, transmitimos a los niños una visión del mundo y de la vida, no existe en este punto neutralidad posible, la formación de la conciencia moral y religiosa, el sentido de la trascendencia, las respuesta frente a la realidad de la muerte, el problema de la felicidad, el sentido del bien y del mal, no espera a nuestra mayoría de edad sino que se van educando desde la niñez. Si usted decide esperar y no educar a los chicos en una religión, les está transmitiendo también una doctrina sobre la fe religiosa, la suya propia, una concepción de la vida que ha escogido usted por ellos, pero que ellos no han elegido libremente por sí mismos. Me parece legítimo que así lo haga si usted no es creyente, es su derecho, pero que sepa que no hay neutralidad, ya les está transmitiendo su propia visión de las cosas.

      Como cristiano, por mi parte, también yo tengo derecho a transmitir a mis hijos mi propia visión del mundo, mi experiencia de fe y mis valores, aunque ellos luego tomen sus propias decisiones. Ambos procesos se complementan, no son de por si contradictorios, porque el crecimiento no espera, y la libertad de elección también se educa. No quiero privar a mis hijos de una experiencia que yo vivo y en la que cual yo creo.

      Por lo demás, educar en la búsqueda sincera y personal de la verdad, y para un ejercicio consciente de la libertad, forma parte de la educación cristiana, y también de la catequesis. No tiene sentido educar en la fe, si esa formación no conduce a la persona a que tome decisiones personales en libertad, acordes a su conciencia. Este proceso es dinámico, se empieza a vivir desde la niñez, y sigue el ritmo del proceso madurativo que van viviendo los chicos en las distintas etapas de su crecimiento. La catequesis no se limita a enseñar una doctrina, es una propuesta de vida, una experiencia de fe en Jesús y en la buena noticia cristiana, que se presenta y se comunica, y que, para que tenga sentido, ha de vivirse desde la libertad.

      Respetando su postura, espero haber respondido a su objeción. Un saludo.

      Eliminar