sábado, 25 de diciembre de 2010

METERSE EN LA CUNA


¡Vaya por Dios!, lo de este niño con su querido papá,... no quiere quedarse de ninguna de las maneras sin su compañía, y el buen hombre opta por meterse en la cuna con su hijito.

¿No será algo así lo de nuestro Dios con nosotros que no quiere por nada del mundo que nos alejemos de Él?

La imagen del bebé dormido sobre su padre es toda una parábola.




Cuantos niños y niñas, de todas las "edades", buscan la "cuna" de tu cariño, tu amistad, tu escucha, tu solidaridad,...hagamos como este padre, consolemos y amemos a Jesús, escondido en tantos hermanos y hermanas nuestros,...Seamos, nosotros mismos, el mejor regalo para los otros, dando nuestra vida por los demás.

Esto es, para mi, vivir de verdad la Navidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario