martes, 21 de diciembre de 2010

LOS RELATOS DE LA NAVIDAD: Lee, colorea y aprende

Nada mejor para evangelizar la Navidad que volver a los textos fundantes de esta fiesta cristiana; esos relatos, sencillos pero profundos, que los Evangelios de Lucas y Mateo colocan al comienzo de sus respectivos libros sobre la concepción, el nacimiento y la infancia de nuestro Señor.

He descubierto que estos días previos a las vacaciones navideñas son propicios para leerlos con los alumnos y alumnas.

Sí, así de simple, leerlos, despacito y comentándoles su significado, pues he constatado que, merced a los mensajes distorsionados de los medios de comunicación y a los estragos de este secularismo que nos invade, tienen en sus cabecitas un montón de ideas sobre el significado de la Navidad, en las que se entremezclan: los regalos, san Nicolás, los Reyes, las comidas familiares, y, de paso, una versión televisiva del nacimiento de Cristo en Belén. Además, muchos de ellos, sencillamente los desconocen.




Más allá de que seamos creyentes o no, desconocer el origen y el significado de la Navidad, es ignorar las raíces de una de las fiestas de más raigambre cultural, por lo menos de la civilización occidental.

No es extraño que en este ambiente de confusión, me haya tocado alguna vez aclarar a algún compañero el significado cristiano de la fiesta, cuando he tenido que escuchar, por ejemplo, cosas como que en realidad la Navidad es una fiesta pagana dedicada al Dios Sol, y tomada por los cristianos para celebrar el nacimiento de su Dios. Esto dicho a bocajarro, sin anestesia, sacude a cualquier cristiano.

La razón de este comentario tiene que ver con el día elegido por la Iglesia para celebrar la Natividad del Señor. La fecha del 25 de diciembre coincidía con una popular fiesta romana dedicada al astro rey, pues al llegar al solsticio de invierno las horas de sol se alargan paulatinamente,...El hecho en sí es arbitrario, en realidad no sabemos ni el día ni el mes en que nació Jesús, se tomó esa fecha por su simbolismo, pero pudo haber sido cualquier otra. Lo importante de la Navidad no es eso, ni mucho menos.

La Navidad es una celebración cristiana del misterio santo de la encarnación del Verbo, el nacimiento de Jesús, verdadero Dios y verdadero hombre, de su manifestación o epifanía, a los pastores, a los Reyes, a José y María, de su infancia, que testimonia su entrañable humanidad, en todo igual a nosotros excepto en el pecado. La experiencia de salvación/revelación que se celebra en la Navidad es el corazón mismo de la fiesta.

De cara a los alumnos y alumnas lo mejor es, insisto, leer en clase los relatos del Evangelio, son sencillos y además poseen su propia belleza literaria y su candor. Es interesante observar sus comentarios cuando descubren la raíz de la Navidad. Y nada mejor que la clase de Religión para suscitar esta experiencia de encuentro con la Palabra, que siempre es luz y gracia para quien la recibe de buen corazón.

Aquí les ofrezco un sencillo material para la clase de Religión de primaria: Una historia de la Navidad para colorear y meditar en familia. Los chicos y chicas se lo pasaran en grande coloreando a los personajes del pesebre, mientras leen los textos bíblicos que narran el nacimiento de Jesús.

¡Qué el Espíritu Santo nos de sabiduría y gracia para saber compartir, en medio de nuestra tarea docente, las verdades de la Navidad, y la alegría y la paz que siembra en medio de la historia humana!

HISTORIA DE LA NAVIDAD: DESCARGAR

3 comentarios:

  1. EL CRISTIANISMO PURO es un movimiento humanista con un anhelo eterno por alcanzar la trascendencia humana y la sociedad perfecta. Que ha soportado los cambios de paradigmas que se han dado en el devenir, los seísmos, la reforma luterana, la contrarreforma, etc. Porque puede enfocarse de diversas maneras y enmarcarse en diferentes contextos, culturas, modelos y religiones; de todas maneras permanece inmutable. Debido a que la doctrina de la trascendencia humana que Cristo ilustró y predicó, tiene un valor genérico y universal; por ello, pudo injertarse al judaísmo y mantenerse en el oscurantismo privado de la luz de la razón durante dos milenios, sin asfixiarse, cegarse o extinguirse. Y también puede enmarcase en el helenismo, el hinduismo, el budismo, el sufismo. Y crecer y desarrollarse en el ateismo, el desarrollo humano, el empirismo, el escepticismo, el misticismo, el positivismo, la nueva Era, la modernidad, la post modernidad, racionalismo, y el sincretismo. El reto es sacar el cristianismo del oscurantismo, a fin de que la trascendencia humana refleja en Cristo ilumine al mundo. http://www.scribd.com/doc/42618497/Imperativos-Que-Justifican-y-Exigen-Urgentemente-Un-Nuevo-Enfoque-Del-Cristianismo-a-Efecto-De-Afrontar-Con-Exito-La-Crisis-De-La-Modernidad

    ResponderEliminar
  2. me encanta la manera que tienes de dar clase de religion, y es leyendo a tus alumnos la Biblia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, he ido descubriendo que tenemos que acercar el tesoro de la Palabra de Dios a los jóvenes, es cierto que no siempre es fácil, pero esa misma Palabra lleva una semilla de fecundidad y gracia, de bendición y de luz, ¡Hay que ir a beber a la fuente!. ¡Feliz Navidad y gracias por tu hermoso comentario!

      Eliminar