sábado, 22 de noviembre de 2014

Santa Cecilia: la música en mi vida,...¡Canta y sé feliz, hermano!


Hoy, fiesta de Santa Cecilia, mártir cristiana y patrona de la música, he pasado un buen rato haciendo zapping en Youtube, saltando de canción en canción, enlazando recuerdos y experiencias, disfrutando melodías de ayer y de hoy, entretejiendo lo nuevo con lo viejo.

No imagino mi vida sin la música. Es más, soy capaz de reconstruir mi historia personal en base a las canciones que han ido marcando mis edades, la música de fondo del thriller de mi existencia, es decir, mi personalísima e intransferible banda sonora.

En ese maremágnum hay de todo: canciones que expresan el amor y el desamor; melodías con sabor a patria y a paisaje; sones caribeños: salsa, merengue, guaracha, merecumbé; temas que expresan mi rebeldía y mi búsqueda de la verdad y de la justicia, que cantan a la amistad, ritmos sublimes, melodías estridentes, violines y tambores, arpas y trompetas, maracas y guitarras eléctricas.

En la trenza de mi BSO los Beatles se tutean con Mozart o con Bach; Simon and Garfunkel se combinan con el venezolano Alí Primera; Billos Caracas Boy o la Fania All Stars no tiene reparos en compartir el escenario con Queen o con Supertramp. Silvio Rodríguez o Pablo Milanés, los grandes trovadores latinoamericanos, van de la mano con Gardel o con cualquier cantante pop de mi adolescencia: Village People, Donna Summer, Kool and The Gang,...

Capítulo aparte lo constituye la música cristiana: los sencillos cantos carismáticos de mi juventud y con los cuales aprendí a alabar a Dios en comunidad; la música gregoriana que eleva el corazón y nos conduce a la contemplación de los grandes misterios que celebra la liturgia: los cantos de las comunidades neocatecumenales, bíblicos, ungidos, profundos, que llegan al corazón y lo conmueven; los sencillos cantos de misa; las canciones a María, las de Adviento y Navidad, las de Semana Santa y Pascua,....Cantos para orar y para celebrar, para compartir el pan de la fraternidad y sanar las heridas del corazón,...

Una cosa sabemos por la Palabra: la música estará presente en el Reino futuro, en numerosos pasajes de la Biblia aparecen los ángeles y los santos cantando himnos de alabanza ante el trono de Dios. Cantar el cántico nuevo, el cántico de la salvación y de la alegría, el que cantaron los mensajeros celestiales en la noche de Belén ante los pastores.

Nunca he estudiado formalmente música, ni toco ningún instrumento, ni canto en ningún coro, pero me gusta mucho cantar, amo la música, y, la verdad, no me corto un pelo a la hora de musitar en medio del corre corre de la jornada mis canciones preferidas. Nunca falta algún espabilado o espabilada que intenta callarme, esa gente tan ceñuda a quienes les parece que cantar no se compadece con ser adulto y maduro.

Pues aviso a todos desde aquí que voy a seguir cantando, me da igual si llueve o no, y sepan que no me he ganado la lotería, ya quisiera, ni tengo que estar especialmente contento para cantar, ni siquiera me preocupa hacerlo bien o mal, canto y ya, porque me sale del corazón, porque vivir es, en sí mismo y a pesar de los problemas, un gran regalo.

Para cantar, y también para bailar, para escribir, para pintar,... no hace falta ser un especialista ni dominar la técnica del oficio como si fuéramos profesionales del ramo. Cantar, bailar, escribir, pintar, por el simple placer de hacerlo, nos está permitido a todos, ¡faltaría más!

Concluyo diciendo que si cantáramos más, y escucháramos más música, y escribiéramos más poesía, y pintáramos más, y bailáramos,...seríamos todos mucho más felices, y habría menos gente deprimida.

@elblogdemarcelo

Aquí les regalo este canto del recién fallecido Peret: "Canta y sé feliz" (espero que me excusen el look vintage del vídeo).  Dedicado a todos los que cuando me oyen cantando me dicen que va a llover,...¡qué se compren un paraguas, caramba!


3 comentarios:

  1. Me ha encantado!! Marce tu experiencia con la música !! ufffff un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Hola Bea, me he tomado unos meses como tiempo "sabático",... pero por aquí estoy ahora y espero estarlo dando caña de nuevo,...Que la misericordia de Dios cubra siempre nuestra vida

      Eliminar