viernes, 3 de febrero de 2012

¡Oh!,..¿qué será?: las preguntas del corazón



Todo un clásico: ¡Oh!, ¿qué será?, canción original del trovador brasileño Chico Buarque, magnificamente interpretada  por Willie Colón, uno de los grandes de la salsa.

El tema guarda sus enigmas. ¿Es una canción religiosa?, no lo sé, pero me parece que trasciende lo estrictamente confesional, para ir más allá, y rozar el fondo mismo del asunto: el misterio del corazón humano y su nudo de preguntas.

Hay quienes pretenden convencernos que es ocioso escuchar estos interrogantes nuestros, el acertijo que vive en los entresijos de las historias cotidianas, con sus pequeñas alegrías, con sus frustraciones y sus penas.

Hay quienes procuran incluso ahogar en su propia conciencia la madre de todas las preguntas, la pregunta sobre Dios.

Y lo siento mucho por Nietzsche, y por todos sus epígonos, pero la pregunta, el qué será de la canción, sigue sacudiendo a los seres humanos del siglo XXI.

Frente a esta exigencia de hallar respuestas, el canto es una invitación con sabor a profecía: abrir los oídos del corazón, escuchar, y, ver más allá de lo aparente, intentando descubrir el significado último de las cosas.

Tarea de la espiritualidad. Y una actitud que nos humaniza por dentro.

Otra intuición interesante: el misterio se revela de un modo particular en el sufrimiento de los pobres:  las meretrices, los infelices, la maestra, el ciudadano, ...gentes normales y corrientes,... Es que allí, en la vida de los pequeños seres, la pregunta que nos asalta por las noches se hace más clara, más urgente.

Y este es el fondo humano y liberador del canto, pues no se trata de una mística alejada del mundo de la historia, con sus contradicciones e incoherencias, sino del esfuerzo por comprender el anhelo de felicidad, plenitud, justicia, paz, que escuece en el corazón de las personas, especialmente de los que sufren.

Al encontrarnos con el sufrimiento del otro, al constatar nuestra propia limitación, el  qué será se transforma en quién sera: el misterio del Dios vivo revelado y manifestado en los rostros sufrientes de los pobres.

En Jesús de Nazaret, en su cercanía y amor por los más pobres y los más excluidos, en su proyecto del Reino de Dios, vamos descubriendo el significado profundo de la vida. 

En Jesús de Nazaret descubrimos al Padre, de quien toma nombre toda la familia humana.

Una interesante canción para plantear el tema del sentido de la vida, las preguntas del corazón, y la experiencia misma del misterio de Dios.

4 comentarios:

  1. Me encanta su interpretación de esta canción, que es un himno del alma! Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Amo esta canción. Es muy profunda y tu explicación hace que tenga un poco de claridad sobre ella. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Bueno yo la avia escuchado interior mente y nuca le preste atención hasta q me coloque a ponerle atención a la letra ok se trata de enigmas de la vida habla de un lado oscuro y un lado bueno es decir de dios y de el diablo q es algo q lo vivimos todos los seres humanos y no hay nadien en la faz de la tierra q no se sepa la existencia por eso dice el único gesto es creer o no y q pronto el padre eterno vendrá es un tema q habla de religión

    ResponderEliminar