miércoles, 23 de febrero de 2011

PARÁBOLAS: Motivando la clase de Religión


El método de evangelización por excelencia fue siempre contar historias. En nuestro esfuerzo por convertir en verdades “claras” y “distintas” todo cuanto conocemos, cuyos máximos paradigmas son los diccionarios y los manuales, hemos olvidado el aprendizaje indirecto, parabólico, ras con ras con la vida misma, en toda su silvestre diversidad.

Hagamos la prueba. Comencemos una clase de Religión enunciando conceptos y enlazando premisas, con el frío lenguaje de la deducción lógica, y seguramente arribaremos a conclusiones cerradas, teológicamente irrebatibles, univocas. Observen las reacciones de los chicos y chicas, es probable que una buena parte muestren en sus rostros los signos del aburrimiento, y si la sesión se prolonga, no pocos serán vencidos por el mismísimo sueño, o tengamos que interrumpir varias veces el discurso, mandando a callar a los más impertinentes.

Variemos el menú. Lleguemos a la clase con una historia interesante en los labios, puede ser una anécdota, o una noticia que hayamos escuchado, demos vida a los personajes, intercalemos momentos divertidos en la narración, dramaticemos, hagamos cambios en el tono de voz, y al llegar a la conclusión, hagamos un pequeño silencio, invitemos al alumnado a que interprete el cuento: ¿qué significa esta historia?, ¿qué nos enseña para la vida?

Llegados a esta cima, aterricemos, expongamos el tema, con palabras sencillas, combinando los aportes del grupo con los contenidos, utilizando la pizarra adecuadamente. Intercalemos entonces una actividad práctica, en pequeño grupo, y luego retomemos nuestra historia inicial, y vayámonos todos al río de la vida: ¿cómo podemos vivir esto que nos dice Jesús? Con toda seguridad el nivel de motivación por aprender será tanto mayor, cuanto sea el grado de interés que hayamos logrado despertar en los alumnos y alumnas.

No sé si están de acuerdo conmigo, pero considero que la motivación es el reto más importante que tenemos los profesores hoy día cuando nos enfrentamos a un aula de clase.

Para ayudarnos en esta ingente tarea, aquí les traigo un librito del benedictino Mamerto Menapace: Parábolas, una colección de historias muy sencillas, muy humanas, con sabor a tierra buena y a pan fresco, sabor a Santo Evangelio, para sazonar nuestras clases, y encender la llamita del interés, y que nazca la motivación por aprender,…

Pongámonos manos a la obra,…y dejemos que el Espíritu Santo haga fecunda la obra de la enseñanza, y su bondad baje a los corazones de los chicos y chicas, y les revele a Jesús, el verdadero Maestro. Amén.

DESCARGAR : PARÁBOLAS

2 comentarios:

  1. Hola Marcelo!
    El enlace de descarga de las parábolas está mal, espero que puedas arreglarlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jesús María, listo ya está arreglado, lo he cambiado de plataforma, no tengo ni idea porque suceden estas cosas,...Un saludo y seguimos en la lucha,..jajaja

      Eliminar