domingo, 4 de marzo de 2012

10 películas clásicas inolvidables que sería capaz de ver con adolescentes


En estos últimos años me he convertido en un amante del cine clásico. Cuando veo una película, sea de la época que sea, presto atención a todo: la historia, el guión, la fotografía, los personajes, la música, la interpretación de los actores, el juego de la luz, los escenarios, la estética, etc.

De hecho, cuando utilizo el cine como recurso educativo, no sólo me centro en la enseñanza que puede derivarse de la historia, y su relación con la programación, sino que intento introducir al alumnado en la apreciación de los distintos elementos que combinados dan cuenta de la calidad de la obra cinematográfica.

Mis búsquedas, y mis felices encuentros, en el tesoro de las películas clásicas, ha estado motivada en parte por la decepción que siento últimamente ante la realidad del cine contemporáneo: guiones mal construidos, lenguaje pobre y muchas veces soez, historias previsibles y repetitivas, ambientes cargados de violencia y sangre, finales abiertos y moralmente relativistas, abuso de los efectos especiales, etc.

A veces, incluso, se hace gala de cierto hermetismo en la narración. He estado en algunas películas en las que he tenido que esperar más de media hora para percatarme de qué va el asunto. Me imagino que estarán pensadas para gente muy avezada en la elaboración de sudokus

Alguna vez he intentado ver una peli clásica con los adolescentes. En general, sobre todo si es en blanco y negro, la rechazan en seguida. Para su gusto estético, el desarrollo de la trama es sumamente lento y aburrido. Las nuevas generaciones buscan en el cine una experiencia emocional estimulante, aunque sea a golpe de bombas, descargas de metralla, sonidos que retumban, y gags de risas tontas y compulsivas.

Pero es nuestro deber como educadores enseñarles a reconocer, y disfrutar, el buen cine. Cuando se les introduce y se les motiva adecuadamente, son capaces de ver con gusto un clásico cinematográfico. He encontrado, por ejemplo, que la mayoría de las veces necesitan conocer algunos aspectos del contexto histórico a que alude la trama, para lograr comprender a cabalidad la película en cuestión.

Enseñar a los alumnos y alumnas a disfrutar el cine clásico fomenta sus competencias, especialmente la artística, la social y ciudadana, y la lingüística.

Del inmenso arsenal del cine clásico, he seleccionado 10 películas que por sus características sería capaz de ver con los adolescentes:

1. Senderos de gloria (1957) : Situada en la primera guerra mundial, constituye un excelente alegato contra la guerra y sus atrocidades. Kirk Douglas en uno de los papeles estelares de su carrera. En Latinoamerica se llamó La patrulla infernal
2. Con faldas y a lo loco (1959): Una de las mejores comedias de toda la historia y la mejor de Billy Wilder. Unos saxofonistas, Tony Curtis y Jack Lemmon, logran escapar de la mafia y se refugian en una orquesta de mujeres, donde conocen a la encantadora Marilyn Monroe. En Latinoamerica se llamó Una Eva y dos adanes.

3. El tercer hombre (1949): Basada en una famosa novela del escritor Graham Greene, es un trepidante thriller de misterio e intriga, que se desarrolla en Viena, durante el tiempo de la posguerra.

4. Eva al desnudo (1950): El ascenso y la vida de una actriz de renombre, la fugacidad del éxito, el declive, la vejez y el paso a la nueva generación, todo un drama existencial magistralmente interpretado por la extraordinaria Bette Davis. Interesante desde el punto de vista de la reflexión sobre el tema de la mujer.

5. Casablanca (1942): Un drama romántico durante el período de la resistencia francesa en la ciudad marroquí de Casablanca. Humphrey Bogart, con su laconismo y carisma, en compañía de Ingrid Bergman, viviendo la experiencia del amor, en contraposición a ciertos valores como el amor a la patria y la fidelidad. Diálogos inolvidables.

6. La mujer del cuadro (1945): La historia de un hombre, Edward G. Robinson, que contempla en la calle una bella mujer en un cuadro. Una historia intensa de intriga y suspenso, con un final emocionante e inesperado.

7. Las tres caras de Eva (1957): Basado en un caso real, la historia de una mujer que desarrolla varias personalidades contrapuestas. Un thriller psicológico, que explora los misterios del inconsciente humano.

8. La ley del silencio (1954): El drama humano de unos trabajadores que se ven sometidos a unos sindicatos corruptos, una verdadera mafia que oprime y controla a quienes dicen defender. Marlon Brando magistral en su papel de héroe, representando la fuerza de la ética y el valor de la conciencia social.

9. Juan Nadie (1941): Un hombre cualquiera, más bien un vagabundo, es contratado por un periódico para ser la voz del ciudadano común y corriente, que padece las injusticias del sistema social dominante. De lo mejor del cine de Frank Capra, la película cobra una especial vigencia en el contexto de la crisis actual.

10. Testigo de cargo (1957): Un thriller judicial, basado en una obra de Agatha Christie, que mantiene el suspenso y la intriga durante todo el metraje, con la participación estelar de la alemana Marlene Dietrich. Un excelente guión, y un final verdaderamente sorprendente.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada