lunes, 21 de octubre de 2013

Los nuevos ateísmos II: Desconocimiento del cristianismo y de su pensamiento


La mayoría de los nuevos ateos desconocen en realidad aquello que creemos y pensamos los cristianos. No siempre están conscientes de esta ignorancia, y con frecuencia se muestran convencidos de que con lo que saben, o creen saber, les basta para emitir un juicio "objetivo" sobre nuestra religión.

Ignoran su ignorancia.

Más allá de los clásicos tópicos en contra de los cristianos, tópicos que han aprendido de fuentes tendenciosas y sin ningún tipo de rigor o aparato crítico, no han hecho un estudio serio de los contenidos de la fe cristiana.

No han leído, por ejemplo, textos tan básicos como el Catecismo de la Iglesia Católica, o los documentos del magisterio de los últimos 50 años.




Cuando hablan del cristianismo ofrecen una visión caricaturesca y distorsionada de la religión y de los creyentes. A veces se refieren a nosotros como si los seguidores de Jesucristo perteneciéramos a una secta fundamentalista de cuáqueros del siglo XVI.

Lo aclaro: aunque existen corrientes fundamentalistas en el cristianismo, la inmensa mayoría de los cristianos y cristianas no interpretamos los textos de nuestra tradición de esa manera.

Desconocen el desarrollo de la ciencia teológica actual, por ejemplo, los estudios histórico-críticos de los textos de la Biblia, el problema de los géneros literarios, las investigaciones sobre el Jesús histórico, el magisterio de la Iglesia a partir del Vaticano II, el pensamiento cristiano y su relación con la ciencia, la cultura, la moral de la persona, el arte, la historia, los problemas sociales, etc.

Curiosamente, cualquier teólogo cristiano ha estudiado la suficiente filosofía, un mínimo de 2 años, en mi caso fueron 3, como para comprender las principales corrientes del pensamiento contemporáneo, incluyendo las posturas claramente ateas y materialistas. El estudio de la filosofía forma parte tradicionalmente de la formación universitaria en teología, por lo menos en la Iglesia Católica.

Así, mientras la mayoría de los teólogos y especialistas cristianos tienen una actitud dialogante y respetuosa hacia los autores no creyentes, y conocen sus planteamientos, aunque no compartan sus puntos de vista, muchos neoateos no tienen la misma actitud como respuesta, básicamente porque la idea que se han formado de la fe cristiana no es fruto de un estudio serio de esta religión. Su desconocimiento de la realidad del cristianismo no favorece en ellos ni el diálogo ni el respeto hacia los creyentes.

Es que, como decía un buen amigo mío, hasta para ser un buen ateo es necesario conocer de religión.

A mi me ha sucedido alguna vez comenzar a leer un artículo en contra del cristianismo y de la religión, y darme cuenta enseguida del desconocimiento real del autor sobre la materia. Es muy difícil que con argumentos que no se corresponden a la verdad de la fe cristiana, logren convencerme de que milite en las filas del ateísmo. 

Visto lo anterior, no me extraña la noticia que se publicó meses atrás: Cada vez hay más ateos que han encontrado la fe tras leer a autores ateos que no ofrecen respuestas


En síntesis, los nuevos ateísmos son de una catadura intelectual bastante pobre.

@MarceloMartín

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada