jueves, 17 de octubre de 2013

Mr. Sunshine: ¿puede la música hacer salir el sol?



Dando vueltas por Youtube encontré este vídeo producido por Laszlo, Mr. Sunshine, una historia animada sobre el poder de la música para infundir vida y esperanza en el corazón de las personas.

No sé si a ustedes les pasa, pero en lo personal estoy harto de la profusión de malas noticias que desde hace unos 5 años venimos soportando por lo menos aquí en España: el drama del paro, el aumento bestial de la pobreza, la corrupción política, los recortes en salud y educación, los desahucios,... 

A lo cual se suman todas las fallidas profecías de salida de la crisis, la de los brotes verdes, y las del actual gobierno, la de tanto especialista encorbatado, o periodista de ocasión, o empresario bien comido, o funcionario de un ente europeo o mundial que no sin cinismo declaran desde elegantísimos despachos que la recuperación del empleo la calculan para el 2020 o 2025,...

Blablabla, blablabla, blablabla,...




¿Qué efecto puede tener en el estado de ánimo de la gente el estar sometidos un día sí y el otro también a este régimen? Con razón vemos tantas caras largas deambulando por las calles, tantos ciudadanos y ciudadanas con el ceño fruncido dando vueltas por las esquinas.

No es extraño que si te ven cantando o bailando por ahí  te digan que estás loco, o que si te pones a hablar de esperanza te miren como si fueras un ingenuo o un extraterrestre.

En medio de los avatares de la vida, los cristianos, los que hemos sido renovados por el Espíritu Santo, hemos de ser como el pajarito amarillo de la historia, ir tocando las cuerdas de los corazones que el Señor pone a nuestro lado, e ir contagiándolos con nuestra música,...

Una música que convoca a la gente, que los invita a caminar juntos.

Una música que hace salir el sol brillante de la alegría.

Una música que alivia las penas y cura los corazones afligidos.

Desafiemos el temporal, seamos gente de esperanza, llevemos la alegría mesiánica, como dice el Apóstol Pablo, consolemos a los que están sometidos a cualquier clase de prueba con el consuelo que recibimos de Dios. (2 Cor. 1, 3-4)

"No estéis tristes, la alegría del Señor es vuestra fortaleza" 
(Neh. 8, 10)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada