martes, 5 de noviembre de 2013

In the name of Jesus: En el nombre de Jesús...¡tenemos victoria!



In the name of Jesus - En el nombre de Jesús-, un clásico del género gospel, con un estilo tradicional y country, y una letra muy sencilla y pegadiza que repite la confesión de fe que hermana a todos los cristianos del mundo: en el santo nombre de Jesús tenemos la victoria.

El vídeo nos retrae a escenas de la América profunda, a ese ambiente rural de las primeras décadas del siglo XX poblado de fervorosas comunidades cristianas. Muchas de estas iglesias vivieron en aquellos años un fuerte avivamiento de la presencia del Espíritu Santo, una experiencia que dio origen con el tiempo a lo que hoy conocemos como movimiento pentecostal.

Este avivamiento también se ha experimentado intensamente en nuestra Iglesia Católica a través de la Renovación Carismática Católica.



Mi fe en Cristo Jesús, lo confieso, le debe mucho a la Renovación que conocí en 1981, en un grupo de oración en Caracas.

Nunca me cansaré de dar gracias al Señor por haberme llamado a vivir la experiencia de su amor y de su gracia cuando apenas tenía 16 años. 

En todos este tiempo, nada me ha llenado de tanta alegría como conocer y seguir a Jesucristo. Que el Señor nos guarde a todos en su misericordia para que seamos fieles y perseveremos en su servicio.

Sea cual sea nuestra historia, todos los seguidores de Jesús estamos llamados a descubrir las grandes riquezas, los tesoros inmensos, que se esconden en el santo nombre de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

El Espíritu Santo es quien nos revela quién es Jesús, la Palabra hecha carne, el Dios y hombre verdadero, el resplandor de la Gloria del Padre y la impronta de su sustancia (Hb. 1,3)

Por el santo nombre de Jesús ofrecemos a Dios nuestras plegarias, predicamos la buena noticia de la salvación, se expulsan demonios, se sanan los enfermos, practicamos el mandamiento nuevo del amor fraterno, y damos testimonio de la acción de Dios en nuestras vidas.

Por el nombre de Jesús buscamos la justicia, la paz, la solidaridad,...todo lo que hace presente, lo que adelanta, el Reino de Dios. 

El nombre de Jesús, el Nombre sobre todo Nombre, ante el cual se doblará toda rodilla y por el cual confesará toda lengua (Filp. 2, 6-11)

Que todo lo que hagamos, ya sea de palabra o de obra, lo hagamos en su nombre, el mismo que el ángel comunicó a María en la anunciación y a san José en sueños: "y tú le pondrás por nombre Jesús porque él salvará a su pueblo de sus pecados" (Mt. 1, 21)

Cuando nos sintamos aplastados ante una situación que nos supera, hinquemos nuestras rodillas y proclamemos la victoria del nombre de Jesús sobre ese problema que tanto nos angustia.

Cuando estemos a punto de ceder ante la tentación, y de caer en las redes del enemigo, invoquemos a Jesús, pronunciemos su nombre bendito

Porque en el nombre de Jesús,...¡tenemos la victoria!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada