lunes, 24 de enero de 2011

¡ QUÉ, DETALLE SEÑOR !

Un pequeño canto, ¡ Qué detalle, Señor!, con una cadencia musical latinoamericana, sencilla, popular, cercana,...

Cae la noche, y pienso en la soledad de tantas gentes que no han descubierto en su vida el tesoro escondido de Cristo.

Gentes, mis hermanos y hermanas, que viven en la honda madrugada de una eterna espera, en el torbellino de un silencio insoportable.

Yo sé que existen, en el menú de la vida, muchas felicidades a la carta.

Pero ser amigo o amiga de Jesús, colma nuestra hambre más radical y verdadera.

Sólo Dios sacia de verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada