martes, 11 de octubre de 2011

EL PODER DEL ROSARIO


Me he propuesto escribir una entrada sobre el poder del santo Rosario, esta sencilla devoción mariana que aprendí en casa, y que me ha acompañado a lo largo de mis días y de mis noches. 

De niño, mi abuela nos sentaba, a mi hermana y a mí, para que lo rezáramos con ella al finalizar la tarde. Era condición para que nos dejaran salir un rato a jugar por los alrededores de casa. A nosotros aquello nos parecía, sencillamente, interminable, e intentábamos correr con las benditas Avemarías, pero mi querida abuela iba a su propio ritmo, y yo creo que no se enteraba mucho de los apuros nuestros.

Luego me hice joven, olvidé esta piedad infantil y, francamente, ya no acompañábamos a la abuela en sus oraciones. A los 16 años, en Caracas, viví mi conversión y entré en el grupo de oración: El Rosal de Jesús y María, y volví a rezar el Rosario, tanto en la comunidad de la renovación, como en casa, casi siempre sólo. 

Del rezo del Rosario quiero dar testimonio: ha sido, tanto a nivel personal como familiar, un inmenso hontanar de gracias y bendiciones las que he recibido a través de esta entrañable práctica oracional mariana.

Es por eso que les invito a que experimentemos el poder del Rosario:





Si nos sentimos tristes y deprimidos, recemos el Rosario, y el Alégrate, María, llena de gracia resonará en nosotros. Ella es siempre la "causa de nuestra alegría" y la "consoladora de los afligidos", pues Jesús, el gozo y el consuelo de Dios, nos ha venido por medio de ella.

Si tenemos que enfrentarnos a la enfermedad, recemos el Rosario; ella es invocada como "salud de los enfermos", ella nos presentará delante de Jesús, por cuyas heridas todos hemos sido sanados y liberados.

Si afrontamos problemas económicos, deudas, desempleo, etc., no lo dudemos, recemos el Rosario; ella es especialista en adelantar la hora de Jesús, y como en Caná de Galilea le dirá a su Hijo: No tienen vino. María comprende la suerte de los pobres, por eso ha testificado su gran confianza en Dios que A los hambrientos los colma de bienes, y a los ricos despide vacíos. 

Si somos tentados, y arrecia el combate espiritual, recemos el Rosario; María aplastará la cabeza de la serpiente y nos defenderá bajo su amparo maternal; ella, la nueva Eva, con su obediencia y humildad ha obtenido la victoria, sus labios proclaman que el Señor Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia, por eso la Iglesia la invoca como el "auxilio de los cristianos" 

Si nos hemos alejado de los caminos de Dios, o quizás nos encontremos en pecado, no lo dudemos, recemos el Rosario; María atraerá sobre nosotros el torrente de las misericodias divinas, las mismas que la han preservado a ella de todo pecado, incluso del pecado original. Ella es siempre el “refugio de los pecadores”, madre cariñosa que nos ha recibido a los pies de la cruz, en la persona del discípulo amado: Mujer, he ahí a tu hijo. 

Si atravesamos la noche de la fe, si las dudas nos asaltan y nos sentimos confundidos, recemos el Rosario; María nos hará participes de su experiencia como creyente, ella se ha fiado de Dios en medio de la incertidumbre y la oscuridad, Dichosa tú que has creído porque en ti se cumplirá lo que de parte de Dios se te anunció. Ella, la primera discípula,  la que ha caminado en la obediencia de la fe, hasta llegar a ver a Dios en Sión. 

El Rosario derriba las murallas de los odios que nos cercan, aleja las guerras, atrae la paz y la reconciliación entre quienes han tenido alguna disputa, y también entre las naciones y los pueblos que están enfrentados. Ella es la Reina de la Paz, que nos conduce a Aquel que nos dice: Mi paz les dejo, mi paz les doy,  porque en él, en Jesús, toda la humanidad se ha reconciliado entre sí, y con el Padre.

El Rosario nos ayuda a penetrar en los secretos de la buena noticia cristiana, el santo Evangelio, para que vivamos como María, en actitud de discipulado, ofreciendo a Dios nuestras vidas como servidores del Señor, según el espíritu del Sermón de la Montaña y el mandamiento nuevo del amor fraterno: ámense unos a otros, como yo les he amado.

El Rosario infunde en el que lo reza el celo misionero, para que seamos testigos del Resucitado allí donde estemos, y sirvamos a Dios con los carismas que se nos ha confiado. Ella es la Reina de los Apóstoles y la Madre de la Iglesia, ella estuvo presente en el primer Pentecostés, participando en esa plegaria perseverante del pueblo de Dios, formando un sólo corazón y una sola alma con los hermanos y hermanas, en comunión de amor y de fe, con Pedro y con los demás pastores de la Iglesia.

De la mano del Rosario, el Señor nos puede ir introduciendo a un mayor crecimiento en la vida de unión con Dios, y en la experiencia de la oración contemplativa. El Espíritu Santo que fecundó el seno virginal del Nuestra Señora nos va empujando hacia una mayor intimidad con la persona de Jesucristo, presente en la Eucaristía, presente también en la soledad y en el silencio del corazón, para que progresemos por los caminos de la gracia y de la santidad.

Muchas más cosas pudiera hablar de las gracias recibidas a través del rezo del santo Rosario, algunas que he experimentado en mi mismo, otras que he visto en otras personas: conversiones, liberación de vicios, superación de problemas económicos que parecían insalvables, reconciliación de las familias, salvación de muchos matrimonios, sanaciones interiores y físicas, etc. 

Bendito sea el Señor, cuyo amor no cesa de bendecirnos y de ayudarnos, bendita sea la Santísima Virgen María, nuestra abogada y buena Madre, que tantas gracias nos alcanza del cielo.

Como profesores de Religión encomendemos al cuidado y a la intercesión de María el ministerio de enseñanza que nos ha confiado la Iglesia, para que nos dejemos conducir por el Espíritu Santo en nuestra actividad docente y profesional, y seamos canales e instrumentos de bendición para nuestros alumnos y también para nuestros compañeros de trabajo. Amén.

Acompañando este post les ofrezco un clásico de espiritualidad mariana: la obra de san Luis María Griñon de Monfort: El secreto admirable del santísimo Rosario.

El SECRETO ADMIRABLE DEL SANTÍSIMO ROSARIO: DESCARGAR

2 comentarios:

  1. carmen guitian garre24 de octubre de 2013, 16:14

    Me ha encantado leer esto porque a mi me ha pasado lo mismo en casa todas las noches antes de cenar mis padres catorce hermanos leonor una segunda madre que ayudaba a mi madre con todos nosotros nos poniamos alrededor de la cama de mis padres de rodillas y cada dia rezaba uno el rosario y las letanias y mi madre terminaba con el bendita sea tu pureza a la virgen y una oracion preciosa que consevo de memoria en la cabeza porque la recitaba ella de memoria y asi toda mi vida en casa de mis padres aprendi a rezar el rosario puedo decir que ahora lo sigo haciendo yo sola cada dia gracias a mis padres y las monjas con las que estudie.el rosario me ha acompañado y me acompaña cada día en todo en casa nadando lo hago rezandolo cuando he tenido que sacar el carnet de conducir cuando he dado a luz dos veces cuando me he operado pero quiero contar lo que el rosario hizo en una amiga mia un milagro ella es una madre que conoci en san isidro pueblo de nijar almeria ella estaba enferma de los nervios su unica hija yo le daba catequesis y religion me llevo a ella su hija, esta mujer muy enferma me hice hermana de ella porque entre otras cosas no tenia familia aqui donde vivia.su marido la abandono y tuvo otro hijo con una mujer de ese pueblo se fue a vivir fuera del pueblo y dejo a esta mujer con su hija totalmente desamparada.ella rezaba el rosario todos los dias y yo iba a su casa igual que la mia un duplex a limpiarsela un dia se quedo sin poder comer porque se le estropeo la cocina de luz que tenia fui al cura del pueblo llorando a que le pusiera una cocina de butano y la bombona su marido no le pasaba nada no existia caritas asi que llame a tres amigos de almeria de la renovacion carismatica y ellos los sabados venian e hicimos un grupo de oracion pero con esta amiga haciamos una oracion especial de interseccion ella los fines de semana se quedaba sola su marido se llevaba a su hija la unica compañia que tenia.En esto muere de repente su marido y yo le tengo que dar la noticia ella fue a la eucaristia que se celebro en un pueblo muy pequeño a dar testimonio de fe y de amor por el.se le va la cabeza a continuacion y la internan en un siquiatrico de almeria.llegaba el mes de mayo yo cogia el cohe y la iba a visitar un dia a la semana escuchabamos la eucaristia y rezabamos el rosario y seguiamos rezando por ella en el grupo de oracion ella seguia rezando el rosario hoy en dia ella esta en pamplona curada completamente su hija tiene dos hijos y ella disfruta de su hija y sus nietos yo fui testigo de la fe de marilo se quien fue la que le dio la fuerza para sanarse la virgen y el rosario.Mi madre quedo viuda con 40 y tantos años con un hijo sacerdote y tres casados y yo la mayor en casa de 10 ella saco adelante los 10 nos dio carrera a todos y vivio hasta los 83 años casi muere a continuacion de mi padre y yo ese año que hice de madre y padre cojia a 6 hermanos mas pequeños que yo y rezabamos el rosario pidiendole a Dios que nos dejase viva a mi madre porque mi padre habia muerto y si no se curaba ella nos hubieramos tenido que separar los hermanos estoy segura que la oracion de mis hermanitos mas pequeños y la mia fue oida por ella y por Dios mama se salvo de una grave enfermedad y vivio hasta los 83 años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen, ¡qué bonito testimonio!,...De verdad que el Rosario rezado con amor y con fe es una gran oración que atrae sobre nosotros las bendiciones del cielo, ¡cuántas maravillas pudiéramos contar de como la intercesión de María ha cambiado una situación y nos ha ayudado a encontrar el camino para que la gracia del Señor se derrame sobre nosotros. Un abrazo, y seguro que tu testimonio "sembrado" en esta página puede ayudar a muchas personas. Un abrazo y que la Madre de Dios nos ayude siempre en el camino
      Marcelo

      Eliminar