sábado, 13 de octubre de 2012

Ciberacoso: qué es y qué hacer frente a él

Blog de Alejandro Pinto - Mi filosofía hecha escritura y educación

Comparto con ustedes este esquema porque como educador, y como participante yo mismo del movido mundo de la Red, me preocupa el tema del ciberacoso

Subes una foto al Tuenti, cuelgas un vídeo en FB, haces un comentario que te parece gracioso en el Twitter, y luego alguien te etiqueta, o escribe en tu muro unas palabras de burla, o se inventa una historia para desacreditarte, o revela públicamente cierta información íntima,... y la noticia comienza a expandirse viralmente por todo el Internet. ¡Así de fácil y aterrador!

Claro, no me lo digas, eso es algo que siempre le ocurre a "otros",... sí, claro,... hasta que un buen día nos pasa a ti y a mí, y sin querer nos convertimos en victimas de uno de los tantos desaprensivos que andan sueltos por la selva sin ley del espacio virtual.

Eso sin mencionar los casos más graves: persecuciones, amenazas, insultos, acusaciones falsas, difamaciones,....

Sea como fuere, es bueno que sepamos : EL ACOSO POR INTERNET ES DELITO. ¡No tengamos reparo en denunciar a quien competa: centro educativo, policía, etc. la situación que padecemos! Nadie tiene el derecho a destruir nuestro buen nombre en el espacio virtual, ni tenemos por qué soportar los efectos destructivos, a nivel social, psicológico y emocional, que conlleva el ciberacoso. 

Plantemos cara. Es una cuestión de justicia, (y de autoestima también).

Unas cositas más:

He observado que muchos de nosotros nos hemos vueltos tolerantes a las situaciones de ciberacoso como si estas fueran normales.  Vejan a alguien en nuestras propias narices, y nos unimos, lastimosamente, al corro de los que se burlan, sin pensar en el daño que estamos ocasionando a la víctima. 

¡Estemos alerta!, en este terreno no caben matices, el ciberacoso tiene indicadores claros, hay un perfil del acosador y/o acosadores, y hay víctimas, y hay espectadores. Si permitimos situaciones de maltrato verbal, insultos, vejaciones, no pensemos simplemente que se trata de una bronca entre dos, probablemente estemos en presencia de un ciberacoso en toda regla, y ni siquiera nos hemos dado cuenta, y hasta es probable que nos hayamos convertido en cómplices de la situación.

En mis paseos por este mundo virtual, he visto como muchos, escudándose en el anonimato de la Red, van esparciendo su veneno de insultos, ataques a las ideas de los demás, groserías de la peor calaña, descalificaciones, etc. No hay para qué contar las frases que he tenido que leer, por ejemplo, en contra de mi fe cristiana ¡Es increíble! 

Por eso tengo como regla: cuando no soy tratado según las normas mínimas de cortesía que deben regir las relaciones en el mundo virtual, corto enseguida la interacción, y no entro al trapo, porque sencillamente no vale la pena.

Finalmente, seamos prevenidos con la información personal que compartimos en las Redes Sociales, las fotos que colgamos, los comentarios que hacemos, tomemos las precauciones necesarias, configuremos nuestros perfiles de tal forma que nuestros datos queden siempre bajo nuestro control. 

He visto chicos, por ejemplo, que junto a la información básica de su perfil añaden el pin de su Blackberry, para que cualquiera pueda contactar con ellos a través de su dispositivo móvil,...No sé yo si esto es lo más prudente. 

Por eso, padres, maestros, orientadores, ¡conversemos con los adolescentes sobre estas cosas!, porque la solución, claro está, no es apartarlos del mundo del ordenador, eso sería un absurdo, sino que aprendan ellos mismos a ser prudentes, y que desarrollen estrategias y competencias para hacer un uso inteligente de las posibilidades educativas, sociales y lúdicas que les ofrece la Red.

Otra cosa es que nosotros mismos, los adultos, no estemos al día con las aplicaciones tecnológicas que manejan los chicos,.... eso ya es harina de otro costal. Y aquí lo dejo.


Marcelo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada