viernes, 14 de diciembre de 2012

Adorar al Niño: Vivir lo que cantamos


Un aguinaldo tradicional venezolano, Adorar al Niño, interpretado por las voces inolvidables del Quinteto Contrapunto.

Venezuela posee un rico patrimonio poético y espiritual en su repertorio musical navideño. El aguinaldo, nombre con el que se conoce allí al tradicional villancico, es fruto de ese diálogo entre la cultura del país caribeño y el misterio santo de la Navidad.




La Navidad cristiana, y añado a posta lo de cristiana, está en el corazón de la identidad de los venezolanos. Como en tantos otros países hispanos, y del orbe católico.

Qué nadie nos arrebate nuestras tradiciones. Una Navidad que no haga referencia a una experiencia de fe en el nacimiento de Jesucristo es un fraude en toda regla. 

Muchas navidades hay por ahí que nos venden gato por liebre. Estemos atentos. Lo fundamental: confesar a Jesucristo, vivir los valores del Evangelio. Lo demás son fuegos artificiales.

El canto nos invita a acudir con los pastores a la adoración del Niño que nace en Belén, a contemplar el prodigio de la encarnación del Verbo en las entrañas virginales de María,  la alegre llegada de los Reyes venidos de oriente,...

En la estrofa final hay una confesión de fe en el misterio de la Santísima Trinidad: un sólo Dios verdadero en tres personas distintas.

Adorar, rendir culto de alabanza a Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo; a Dios encarnado, que nacerá en Belén.

Es Adviento, ¡despertemos!, es hora de vivir lo que cantamos.

@MarceloMartín

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada