martes, 15 de octubre de 2013

¿Puede la oración transformar a una persona? El testimonio de Teresa de Jesús en el libro de La Vida

Miguel Elías Sánchez
Hoy celebramos la fiesta de Teresa de Jesús (1515-1582), una de las santas que más he leído, y re-leído, a lo largo de mi vida. Creo que tenía unos 16 o 17 años cuando entré en contacto con sus libros. 

Al principio me costó acostumbrarme a los giros propios de su castellano antiguo. Con el tiempo superé esa dificultad, y descubrí que leer a Teresa es como tener una conversación con una mujer de Dios del siglo XVI. Su estilo es siempre cercano y coloquial, pues ella escribe como habla, ni más ni menos.

De las muchas cosas que pudiéramos comentar del magisterio teresiano, quiero resaltar su testimonio del poder de la oración para cambiar las vidas de las personas.

Su experiencia, lo reconozco, me ha ayudado en mi propio camino de amistad con el Señor.




En el libro de La Vida, el primero que escribió y que constituye su autobiografía espiritual, ella nos narra como fueron sus comienzos por los caminos de la plegaria, las dificultades vividas, las tentaciones que sufrió de abandonar el trato personal con Jesucristo, la experiencia de la oración contemplativa, la oración de recogimiento, el desposorio, el matrimonio espiritual,...

Perseverar con "determinada determinación" en la oración personal fue el secreto de la santidad de Teresa de Jesús.

Aunque nos hayamos enfriado, aunque hayamos vuelto a caer en nuestros viejos pecados de siempre, no abandonemos el camino de la oración. Con humildad, volvamos al Señor, una y mil veces.

Orar es dejarse cambiar por Jesús. Esa ha sido la experiencia de Teresa.

Miguel Elías Sánchez
Dios no es un concepto ni una teoría, es una persona que quiere tener una relación especial con nosotros. Una relación que nos cambia.

En realidad, ¡Dios quiere ser experimentado! Esa es la gracia de la contemplación, encontrarnos cara a cara con el AMOR que nos ha creado y redimido.

El AMOR que nos cura y nos transforma. 

¡Bendito sea Dios porque su misericordia en nuestras vidas tiene la victoria!

En medio de esta cultura secularista en la que vivimos inmersos, si queremos ser hombres y mujeres de Dios, hemos de vivir intensos momentos de encuentro personal con Jesús en la plegaria.

Porque en la oración se fraguan los profetas del Dios vivo. 

Comparto con ustedes un enlace del Libro de la Vida a que he hecho antes mención, un precioso testimonio del poder de la misericordia de Dios en la vida de una mujer: Teresa de Jesús

LIBRO DE LA VIDA: DESCARGAR



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada