miércoles, 18 de junio de 2014

El Gobierno de Canarias, en connivencia con la Ley WERT, arremete contra la clase de Religión: Lobos vestidos de ovejas


Últimamente la política de acoso y derribo a la asignatura de Religión no nos viene de los sectores más laicistas de nuestra sociedad, sino que el sablazo procede directamente del Ministerio de Educación de este gobierno del PP,  quien marcó la pauta al reducir a la mitad el horario de la clase de Religión de los niveles de primaria que el próximo curso, 2014-2015, inician la implantación de la Lomce, la ley educativa sancionada recientemente, en las dos ciudades que dependen de su administración: Ceuta y Melilla.  

Siguiendo su ejemplo ya se han ido detrás otras comunidades autónomas, entre ellas, Asturias, Galicia y también Canarias. 

Lo paradójico es que meses atrás ciertos medios de comunicación, y algunos líderes de izquierda, criticaban duramente al gobierno por favorecer, supuestamente, los intereses de los obispos y defender la clase de Religión. La realidad ha sido bien distinta, especialmente por dos aspectos que contempla la nueva ley y que colocan a la asignatura en una situación de precariedad: libertad para las comunidades autónomas en la asignación de la carga horaria de la Clase de Religión en cada curso, y la eliminación del carácter obligatorio de la oferta de la asignatura en las etapas de infantil y bachillerato.

Y ahora estamos viviendo aquí en Canarias, en vivo y en directo, las consecuencias de estas disposiciones: la Consejería de Educación del archipiélago propone reducir a la mitad la carga horaria semanal de la Clase de Religión en la etapa de Primaria, pasando de 90 a 45 minutos, lo que supone un ataque frontal al derecho de los padres, sancionado por la constitución, de educar a sus hijos conforme a sus valores y creencias, e incumple con los acuerdos Iglesia-Estado, en relación al compromiso adquirido por el gobierno de España de garantizar la Enseñanza Escolar de la Religión en condiciones de igualdad al resto de asignaturas.

Además, la medida que se pretende aplicar tiene una consecuencia inmediata aún más dramática: el despido directo de alrededor de 400 maestros de infantil y primaria, ello en una comunidad autónoma como la canaria donde la crisis se ha cebado con particular virulencia, y que tiene una tasa de paro del 30 %. Tremendo.

No sé ustedes, pero antes de decidir dar nuestro voto a estos partidos, tenemos que hacer una reflexión seria, porque tanto la gente de Coalición Canaria como, sobre todo, la del Partido Popular, no se cortan un pelo a la hora de dictar leyes y establecer medidas que traicionan nuestros derechos sociales y nuestros valores ciudadanos y cristianos. Parecen lobos vestidos de ovejas. 

Petición a los lectores del Blog de Marcelo: 

En vista de la situación expuesta, ha surgido una iniciativa en Change.org, una plataforma que canaliza las peticiones de los ciudadanos, solicitando al Gobierno de Canarias que suspenda la medida de reducción de la carga horaria de la Clase de Religión y que se evite así el despido del profesorado afectado por la misma. 

Por lo pronto ya pasan de las 3.000 firmas,... ¡Venga, les invito, apoyemos también nosotros esta solicitud y hagámoslo no sólo en solidaridad con los maestros que ven en peligro su puesto de trabajo, sino en defensa del derecho a la Enseñanza Escolar de la Religión en la escuela pública, un derecho garantizado por la constitución española.

Aquí el enlace:




De antemano, muchas gracias por participar. Permanezcamos atentos a los acontecimientos.

@elblogdemarcelo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada