sábado, 26 de marzo de 2011

RIZANDO EL RIZO: ¿Quién gobierna en Europa, los líderes políticos o los mercados?


En mi ingenuidad, entre los cansinos telediarios, los esguinces de Ronaldo y las cursilerías de la Esteban, he creído, lo que nos han enseñado a todos y todas, que en Europa mandaban los líderes políticos: Zapatero en España, Merkel en Alemania, Sarkozy en Francia, David Cameron en el Reino Unido, etc., pero, en realidad, se trata de una ficción, una ilusión más, una parte del show business mediático, porque detrás de bambalinas, en el backstage, están unos entes extraños, no sé sabe si fruto de alguna mutación alienígena, que con sus tentáculos controlan la vida de este continente, y más allá. Los seres a los que me refiero son los mercados.

Sí, los mercados, nombrados así, genéricamente, asépticos, fríos, impersonales, que funcionan en base a probabilidades y estadísticas, representados por las cuadriculas de una página de Excel, y que gozan de un poder absoluto e ilimitado en la Unión Europea: ponen y quitan gobiernos, mandan a cientos de ciudadanos al paro cada día, expulsan a la gente de sus viviendas, quiebran empresas, hacen que bajen los sueldos, las materias primas, los intereses, que aumenten los impuestos, que se reduzca la inversión social,… Su única ley, la ley que todo lo rige, y que no es regida por nada ni por nadie, es la ley del máximo beneficio y rendimiento, a costa del menor riesgo, y nada más.

A los ojos inmisericordes de los mercados, de su lógica diabólica y destructiva, ya hemos dejado de ser ciudadanos, ahora somos, sobre todo, unos señores consumidores, reales o potenciales, que carecemos de atractivos, porque hemos perdido nuestra capacidad de endeudamiento, y por eso ahora tienen miedo, sí, mucho miedo, ¡tiemblan!, y, todas las medidas de los líderes europeos, toda su ciencia económica, es para tranquilizarlos, darles confianza, mimarlos, consentirlos, para que sigan pensando bien de nosotros, y que bajo ningún concepto se enfaden, y piensen que podemos ser mala paga ¡Vaya tiranía!

Zapatero, Merkel, Sarkozy, no están demasiado preocupados por el bienestar de la gente, ni por un reparto equitativo de la riqueza, ni por la ecología, ni por las políticas de igualdad, aunque todo eso suene muy bonito como titular de prensa, en realidad su máxima prioridad, yo diría que su angustia, es tranquilizar a los mercados, generar un ambiente de confianza, logrando así que baje la prima de riesgo de quienes compran bonos de la deuda. Y evitar que los especuladores, una mano negra dentro de los mismos mercados, jueguen con nuestra alcancía, o que amanezcamos un día unos puntos más abajo, marcados por una Z como la del Zorro, por los caprichos y veleidades de una agencia de calificación de riesgo.

Si el paro se está comiendo a media España, ¡qué pena!, ¡daños colaterales!; si nos quitan por la cara beneficios sociales, ¡cuánto lo siento!, ¡cosas de los mercados!, lo urgente es controlar el gasto, reducir el déficit, incluso a costa de mermar beneficios y políticas sociales,…¡Qué inmoralidad!

En conclusión, mandan los mercados, y uno llega a pensar, lo que una vez afirmó Marx, que estos políticos que dicen gobernarnos, en realidad, son unos representantes bien pagados de los intereses del capital, de los grandes trusts económicos y financieros, y que ellos mismos tienen las manos bien atadas, y sólo hacen, lo que los mercados les dicen que deben hacer, ni más ni menos.

Lo curioso es que tanto que se habla de los mercados, y parece cosa de misterio averiguar quiénes están detrás de ellos, da la impresión que hablamos de un ente abstracto y mefistofélico, cuando en realidad se trata de capitales y empresas, sobre todo financieras, que tienen nombre y apellido, entidades concretas que no buscan para nada el bienestar de las personas, como dice socarronamente la publicidad de un banco español, sino sacar a su dinero el máximo rendimiento, aunque ello genere un montón de victimas, o lleve a la quiebra la economía de un país.

Este es un blog cristiano, un blog sobre todo de recursos para apoyar la asignatura de Religión en el ámbito escolar, por lo que alguien, con justa razón, podría decirme que para qué me meto ahora a hablar de estos temas de política y economía.

A estos tales les respondo que Jesús en el Evangelio, en sintonía con la mejor tradición profética de Israel, nos conmina a escrutar los signos de los tiempos, para discernir la voluntad del Padre sobre sus hijos e hijas, y entrever la llegada no sólo del Reino mesiánico de justicia y paz, sino también del “anti-reino”, aquello que se opone al proyecto de fraternidad de Jesús. Pues bien, esta tiranía a la que estamos sometidos, esta trampa perversa del capital conspirando contra el bienestar de la gente, es contraria al querer de Dios sobre los pueblos de Europa y del mundo, a los valores de justicia, libertad, igualdad, que compartimos no sólo los cristianos, sino la inmensa mayoría de los hombres y mujeres, de culturas y pueblos diversos, que tejen la realidad de Europa, y de toda la humanidad.

Llega la hora en que los cristianos de a pie digamos una palabra profética, no sólo socorriendo y consolando, como lo ha hecho la Iglesia en distintos tiempos y lugares, a las víctimas de esta crisis, sino denunciado las situaciones de injusticia económica y financiera que atentan contra la dignidad de la persona humana, que debería ser el eje gravitacional de toda la realidad social y política de un país.

Aquí les adjunto un vídeo de un conocido periodista español, señalando, precisamente, la dictadura que vienen ejerciendo los mercados sobre nuestras sociedades.

video

No hay comentarios:

Publicar un comentario