domingo, 11 de noviembre de 2012

Señoras, y señores: ¡Adquiera las competencias básicas conociendo el sintoísmo!



Alguien que conozco, no sé si buscándome la lengua, me dijo en estos días a bocajarro: “¿Para qué le sirve a un adolescente español conocer sobre Religión? ¡Qué aprendan cosas útiles, caramba,…ortografía, matemáticas, inglés, ordenadores!,…”

Como no era la primera vez que le escuchaba esta objeción, esta vez no me aguanté  y le respondí: “Sabes para qué sirve realmente la Religión, ¡para que los chicos adquieran las competencias básicas! De paso, estudiándola también aprenderán ortografía, inglés, ordenadores, y si me apuran hasta matemáticas,…”

Mira, -le expliqué- como en Clase de Religión no sólo se estudia el hecho religioso cristiano, sino que el programa contempla también una aproximación general a las demás religiones, te voy a poner como ejemplo una religión que no es muy conocida en occidente: el sintoísmo, la religión nacional del Japón.

Fíjate como al estudiarla,-proseguí- los chicos progresan en la adquisición de las competencias básicas, y de paso aprenderán todas las demás cosas que para ti son importantes:

1. Competencia lingüística: Comprender el significado del vocabulario básico de la religión sintoísta: Glosario del sintoísmo. Relacionarlo con conceptos clave de otras religiones orientales, y del cristianismo (Todo esto implica, por supuesto, aprender ortografía,… ¡faltaría más!)

2. Competencia conocimiento e interacción con el medio físico: Características principales de la nación originaria del sintoísmo: Japón, y su contexto geográfico más cercano, China y el resto de Asia.

3. Competencia cultural y artística: Las creencias del sintoísmo y su relación con la cultura japonesa. Las manifestaciones artísticas japonesas: pintura, arquitectura, esculturas, grabados, música, danza, etc. y su relación con la religión sintoísta.

4. Competencia social y ciudadana: Ideario ético del sintoísmo y sus prácticas cultuales: influencia en la vida social japonesa. Relación del sintoísmo con algunos conceptos clave: convivencia, diálogo interreligioso, tolerancia, solidaridad, etc. Diferencias y semejanzas con valores del cristianismo. Contexto histórico de surgimiento del sintoísmo y su relación con otras religiones, especialmente con el budismo.

5. Competencia aprender a aprender: Hacer un mapa conceptual con las palabras claves del sintoísmo, elaborar una ficha resumen, hacer un esquema, relacionar conceptos afines de distintas religiones, investigar alguna canción sintoísta, y un largo etcétera.

6. Competencia autonomía e iniciativa personal: Elegir un aspecto del sintoísmo que te parezca interesante: el culto a los antepasados, la música, su idea de la divinidad (los Kami), etc. Hacer una valoración personal de la religión sintoísta.

7. Competencia tratamiento de la información y competencia digital: Localizar información en el ordenador sobre el sintoísmo, en distintos formatos: textos, vídeos, música,…Preparar un PowerPoint sobre el sintoísmo. Investigar en Internet las 10 palabras claves del sintoísmo en inglés.

8. Competencia matemáticas: Número de fieles de la religión sintoísta, porcentaje sobre el número total de la población de Japón, porcentajes de practicantes de otras religiones en ese país: cristianismo, judaísmo, islam, budismo, etc.

Reconozco que esto que escribo es un reflejo de lo que le dije oralmente y sin mucho concierto. Sin embargo, aunque haya pulido mi respuesta al escribirla aquí, la idea es la misma: la asignatura de Religión, como el resto de materias del currículo escolar, contribuye efectivamente a la adquisición de las competencias básicas desarrollando los contenidos específicos de su programación.

Mi interlocutor no quiso quedarse callado. Al escuchar mi respuesta, su reacción fue decirme que la dificultad estaba en evaluar en forma objetiva en qué medida los alumnos progresaban en la adquisición de las competencias básicas estudiando el sintoísmo, y que, además, tendría que establecer los criterios de calificación.

También se preguntaba si yo era capaz de motivar a unos adolescentes a estudiar la religión de un país tan lejano como Japón, que si yo consideraba eso un aprendizaje significativo.

A todo lo cual respondí, diciéndole que en efecto las dificultades que señalaba eran reales, pero no exclusivas de la Clase de Religión, sino comunes con el resto de asignaturas. Todas teníamos que evaluar el progreso en la adquisición de las competencias básicas, establecer criterios de calificación, y además intentar que los contenidos y la metodología de clase sean motivantes, y que el aprendizaje resultante sea significativo para el alumnado.

- ¡En este tren de las competencias básicas estamos todos, amigo!, - concluí, buscando un gesto de complicidad entre ambos.

Y dicho esto, no se habló más del asunto, él se marchó a tomarse un café, y yo me quedé consultando mi agenda.

En la tarde, durante la siesta, estuve soñando con Doraemon, y su bolsillo mágico, mezclándolo con ideas de mi conversación de la mañana. Pero ya eso es otra historia.





Como colofón a este post, comparto con ustedes este vídeo exponente de la música, y la danza, tradicionales del sintoísmo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada