miércoles, 4 de septiembre de 2013

¿Conocer de Religión ayuda a aprender inglés? 5 razones


Promover el dominio competencial de la lengua inglesa se ha convertido en una prioridad para la mayoría de los programas educativos actuales. Más allá de la reflexión crítica que podamos hacer sobre las consecuencias de este imperialismo cultural anglosajón, lo cierto es que sin el conocimiento de otra lengua, particularmente del inglés, nuestra educación no estaría completa ni sería integral, ni estaría  a la altura de los estándares del mundo globalizado en el que vivimos.

En Canarias desde hace unos años se viene implementado en los centros un programa de enseñanza bilingüe, el CLIL, a través del cual se pretende impartir en inglés, a grupos de alumnos seleccionados, algunas de las asignaturas del curso, con una metodología específica y un material didáctico acorde a este fin.




Aunque hasta ahora la asignatura de Religión no ha entrado a formar parte de este proyecto, por experiencia propia sé que el conocimiento del cristianismo, por nombrar la religión que predomina en occidente, puede servir de gran ayuda en el aprendizaje de otra lengua, en el caso que nos ocupa del inglés.

¿Cómo contribuye el conocimiento de la Religión, en concreto del cristianismo, al aprendizaje del inglés? Aquí les comparto las 5 razones que, a modo de ensayo, he encontrado:

1. Una matriz cultural común: El hecho religioso cristiano ha configurado la cultura occidental, dentro de la cual se encuentra el mundo anglosajón. Si me es familiar la experiencia cristiana, si la conozco, tendré una clave para comprender mejor la cultura del idioma que estoy aprendiendo, lo cual puede ayudarme a vencer la resistencia psicológica que quizás experimente frente a lo foráneo. Es evidente que si conozco, e incluso comparto, la religión de un pueblo, puedo comprender mejor su mundo cultural, y, en consecuencia, su idioma.

2. Unas prácticas religiosas comunes: La experiencia cristiana se expresa a través de una serie de prácticas  universales, si yo las conozco en mi propio idioma, sabré reconocerlas cuando participe en ellas en el idioma que estoy aprendiendo. Así, por ejemplo, si tengo que asistir a misa en inglés, aunque no domine el idioma, podré seguirla y participar en ella, dado que el rito es universal, y me es familiar. Se trata de una experiencia que facilita enormemente la comprensión del otro idioma.

3. Unos contenidos de fe comunes: Los contenidos básicos del credo cristiano, más allá incluso de las diferencias entre las distintas iglesias, son universales. Cuando estudiamos los Evangelios, las enseñanzas de Jesucristo, la ética cristiana, etc. adquirimos un conocimiento que forma parte del vocabulario de la lengua inglesa, familiarizándonos así con unos referentes que están muy presentes en la cultura hablada y escrita en inglés.

4. Unos valores comunes: Los valores que fomenta el cristianismo los encontramos, a pesar de la secularización que padece occidente, tanto en la cultura inglesa como en la española: el perdón, la solidaridad, la honestidad, la fidelidad, la justicia social, el respeto a la dignidad humana, etc. Cuando los conozco en mi propia cultura, cuando me son familiares, puedo reconocerlos y comprender mejor su significado en el idioma que estoy aprendiendo.

5. Una actitud abierta a la convivencia: El cristianismo promueve el encuentro entre hombres y mujeres de toda raza, lengua, pueblo y nación, enseñando a valorar y a reconocer todo lo noble, lo hermoso, lo auténtico, lo laudable que se esconde detrás de cada cultura. En realidad, la experiencia de la fe es una escuela para la convivencia humana, y siempre nos empuja al diálogo con otros pueblos, una actitud que favorece el conocimiento de otras lenguas.


¿Qué les parecen estas razones que he encontrado para justificar mi tesis de que el conocimiento de la Religión puede ayudar a aprender inglés? ¿Agregarían alguna otra? Espero sus opiniones y comentarios

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada