viernes, 17 de julio de 2015

10 artistas franceses pintan a Cristo crucificado

"El Calvario", Odilon Redon

"Compasión", Adolphe Bouguereau

"La crucifixión. Muerte de Cristo", James Tissot

"Cristo en la cruz", Eugene Delacroix

"Cristo entre los dos ladrones", Gustave Moreau

"La Cruz", Arcabas

"Cristo en la cruz", George Rouault

"El Cristo amarillo", Paul Gauguin

"La crucifixión", Leon Bonnat

"El ofertorio en el Calvario",  Maurice Denis


Después de haber compartido una pequeña muestra pictórica de Cristo crucificado en la tradición española: 10 artistas españoles de todos los tiempos pintan a Cristo crucificado, presento ahora otra galería de 10 pintores franceses con la misma temática de Jesús en la cruz.

Aunque las fuentes son iguales, básicamente, los evangelios y la liturgia, los contextos religiosos, artísticos e históricos son diferentes. 

En España, como ya hemos dicho en otras ocasiones, la contrarreforma católica y el realismo están muy presentes en el arte religioso. Francia ha seguido otros caminos marcados por sus propios avatares históricos especialmente a partir de la revolución francesa, la cual acentúa la ruptura entre las bellas artes y la religión, un proceso que comenzó en el renacimiento y que se ha extendido por todo occidente hasta nuestros días. 

Los pintores de esta colección son todos de los siglos XIX y XX.

Se observa claramente en algunos de estos cuadros la influencia del romanticismo y el historicismo. También del movimiento simbolista. En otras pinturas se impone la estética moderna, la libertad en el trazado y el dibujo, el uso de colores vivos, la perspectiva abierta de las vanguardias, especialmente del expresionismo. Todos estos elementos están bien presentes en la tradición pictórica de la escuela francesa.

Lo interesante es que a pesar del laicismo a ultranza que predomina en este país en los dos últimos siglos, Cristo y los temas cristianos vuelven a aparecer en el arte francés. Son cuadros que no están destinados, en la mayoría de los casos, al culto cristiano; producidos muchas veces por propia iniciativa del artista, que no son personas particularmente religiosas o ni siquiera creyentes, salvo algunas excepciones.

¿Por qué razón la imagen de Cristo en la cruz vuelve a ser representada en una sociedad en que el arte se ha emancipado de la religión?

Me aventuro a responder, a modo de hipótesis, que la figura del crucificado tiene un valor insuperable como icono del dolor, por lo menos en la imaginario de la cultura de occidente.  .

El drama tremendo de la cruz de Cristo sigue presente en nuestro mundo, los crucificados de la historia, los de ayer y los de hoy, así lo atestiguan.

Pero hay más, la imagen de Jesús en la cruz, víctima inocente de las injusticias humanas, nos habla de una entrega radical por amor, de un amor que es llevado hasta las últimas consecuencias. Esa es la historia que está detrás.

La lógica de la cruz es la lógica del amor. Ama, y entenderás.

Y pensar que estos cuadros se estaban pintando justo en la época en que Nietzsche exponía su tesis del "superhombre", y lanzaba su diatriba contra el "hombre débil" de los cristianos.

La absoluta indefensión de Cristo en la cruz es un verdadero escándalo, una necedad. Esto es lo que entendió el filosofo Alemán. Pero lo que no supo es que Jesús crucificado es al mismo tiempo, como dice san Pablo,  fuerza de Dios y sabiduría de Dios. 

La victoria de Cristo es su debilidad. Esa es la paradoja cristiana.

Por cierto, muchos vienen ahora y nos predican una salvación donde no se menciona el misterio redentor de la cruz de Cristo. Una religión de velas y ritos, de piedritas e inciensos, de meditaciones orientales para relajarse y mucho pensamiento positivo para sentirse guay. Una religión enemiga del escándalo sangrante de un Mesías crucificado.

Bueno, por favor, que nadie se enfade conmigo, pero esa religión es una impostura. De estos engaños de la Nueva Era, nos libre el Señor por su misericordia.

Compartamos con los chicos en la Clase de Religión estas pinturas de Cristo crucificado, escuchemos sus comentarios, ensayemos con ellos alguna interpretación del significado de estas pinturas a la luz de los relatos del evangelio y del contexto histórico y cultural en el que han sido producidas.

Que esta experiencia educativa fomente en ellos una mirada inteligente, una mirada que admira y comprende la herencia cultural que se les entrega a través de estas pinturas. En otras palabras, que promueva en ellos las competencias básicas, especialmente la artística y visual.

@elblogdemarcelo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada