sábado, 22 de noviembre de 2014

Santa Cecilia: la música en mi vida,...¡Canta y sé feliz, hermano!


Hoy, fiesta de Santa Cecilia, mártir cristiana y patrona de la música, he pasado un buen rato haciendo zapping en Youtube, saltando de canción en canción, enlazando recuerdos y experiencias, disfrutando melodías de ayer y de hoy, entretejiendo lo nuevo con lo viejo.

No imagino mi vida sin la música. Es más, soy capaz de reconstruir mi historia personal en base a las canciones que han ido marcando mis edades, la música de fondo del thriller de mi existencia, es decir, mi personalísima e intransferible banda sonora.

En ese maremágnum hay de todo: canciones que expresan el amor y el desamor; melodías con sabor a patria y a paisaje; sones caribeños: salsa, merengue, guaracha, merecumbé; temas que expresan mi rebeldía y mi búsqueda de la verdad y de la justicia, que cantan a la amistad, ritmos sublimes, melodías estridentes, violines y tambores, arpas y trompetas, maracas y guitarras eléctricas.

En la trenza de mi BSO los Beatles se tutean con Mozart o con Bach; Simon and Garfunkel se combinan con el venezolano Alí Primera; Billos Caracas Boy o la Fania All Stars no tiene reparos en compartir el escenario con Queen o con Supertramp. Silvio Rodríguez o Pablo Milanés, los grandes trovadores latinoamericanos, van de la mano con Gardel o con cualquier cantante pop de mi adolescencia: Village People, Donna Summer, Kool and The Gang,...

Capítulo aparte lo constituye la música cristiana: los sencillos cantos carismáticos de mi juventud y con los cuales aprendí a alabar a Dios en comunidad; la música gregoriana que eleva el corazón y nos conduce a la contemplación de los grandes misterios que celebra la liturgia: los cantos de las comunidades neocatecumenales, bíblicos, ungidos, profundos, que llegan al corazón y lo conmueven; los sencillos cantos de misa; las canciones a María, las de Adviento y Navidad, las de Semana Santa y Pascua,....Cantos para orar y para celebrar, para compartir el pan de la fraternidad y sanar las heridas del corazón,...

Una cosa sabemos por la Palabra: la música estará presente en el Reino futuro, en numerosos pasajes de la Biblia aparecen los ángeles y los santos cantando himnos de alabanza ante el trono de Dios. Cantar el cántico nuevo, el cántico de la salvación y de la alegría, el que cantaron los mensajeros celestiales en la noche de Belén ante los pastores.

Nunca he estudiado formalmente música, ni toco ningún instrumento, ni canto en ningún coro, pero me gusta mucho cantar, amo la música, y, la verdad, no me corto un pelo a la hora de musitar en medio del corre corre de la jornada mis canciones preferidas. Nunca falta algún espabilado o espabilada que intenta callarme, esa gente tan ceñuda a quienes les parece que cantar no se compadece con ser adulto y maduro.

Pues aviso a todos desde aquí que voy a seguir cantando, me da igual si llueve o no, y sepan que no me he ganado la lotería, ya quisiera, ni tengo que estar especialmente contento para cantar, ni siquiera me preocupa hacerlo bien o mal, canto y ya, porque me sale del corazón, porque vivir es, en sí mismo y a pesar de los problemas, un gran regalo.

Para cantar, y también para bailar, para escribir, para pintar,... no hace falta ser un especialista ni dominar la técnica del oficio como si fuéramos profesionales del ramo. Cantar, bailar, escribir, pintar, por el simple placer de hacerlo, nos está permitido a todos, ¡faltaría más!

Concluyo diciendo que si cantáramos más, y escucháramos más música, y escribiéramos más poesía, y pintáramos más, y bailáramos,...seríamos todos mucho más felices, y habría menos gente deprimida.

@elblogdemarcelo

Aquí les regalo este canto del recién fallecido Peret: "Canta y sé feliz" (espero que me excusen el look vintage del vídeo).  Dedicado a todos los que cuando me oyen cantando me dicen que va a llover,...¡qué se compren un paraguas, caramba!


lunes, 17 de noviembre de 2014

Amaneceres del mundo: un tiempo para alabar a Dios

Jesolo, Italia

Grand Cayon, USA

Utrecht, Holanda

Bali, Indonesia

Angkort Wat, Camboya

Acatenango, Guatemala

Manhattan, USA

Taiwan

Borobudur, Indonesia

The Twelve Apostles, Australia
Norte o sur, oriente u occidente, el sol siempre termina asomándose por el horizonte, ...contento como un héroe a recorrer su camino: ¡nada se libra de su calor! (Salm. 18).

La espiritualidad cristiana desde el principio ha celebrado el amanecer como un memorial de la resurrección de Jesús: el hombre nuevo que emerge del sepulcro de la noche, la luz que vence las tinieblas del mal, la vida victoriosa que acalla el llanto de la muerte.

En cada amanecer se nos regala un destello del paraíso primero, nos invade la nostalgia de aquel jardín del Edén donde el hombre y Dios eran amigos, por eso la creación entera gime esperando la plena manifestación de los hijos de Dios. Nosotros mismos gemimos, sufrimos los dolores de parto.

Cielos nuevos, tierra nueva, donde habite la justicia. Ven pronto, Señor.

En la mañana, a la salida del sol, le presentamos a Dios nuestra causa, le encomendamos nuestra camino, nos confiamos a Él,... sabemos que sus misericordias se renuevan en cada amanecer ¡Grande es su fidelidad!

Pero sobre todo la mañana es tiempo para alabar a Dios, reconocer su grandeza, adorarlo en el milagro mismo de la creación, esa es nuestra vocación: ser alabanza de gloria del Dios uno y trino, por eso abrimos nuestros labios, meditamos sus maravillas, contemplamos su soberano poder y majestad.

Dios es grande.

Todas las cosas, las visibles y las invisibles, fueron creadas por Él y para Él. En Él vivimos, nos movemos y existimos. Él es el origen, guía y meta del universo.

¡Cuántos tesoros de gracia y misericordia se derraman sobre nosotros cuando olvidándonos de nosotros mismos y animados por el Espíritu, alabamos a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo! 

Como Daniel y sus compañeros cuando fueron echados al horno encendido, alabemos a Dios en medio de las dificultades  de la vida: "Entonces los tres, a coro, se pusieron a cantar, glorificando a Dios dentro del horno, y diciendo: Bendito seas, Señor, Dios de nuestros padres, loado, exaltado eternamente" (Dn. 3, 51)

El amanecer, un tiempo para alabar a Dios.

@elblogdemarcelo


miércoles, 12 de noviembre de 2014

Obrigado! Viaje cultural a Portugal, abril 2014


El pasado mes de abril 66 alumnos y 5 profesores de los institutos de secundaria Magallanes y El Médano, sur de Tenerife, realizamos un viaje cultural y de estudios a un país hermano, muy cercano a nuestra realidad geográfica e histórica: Portugal.

El viaje es un proyecto del profesorado de Religión de la zona y tuvo como objetivo, entre otros, ofrecer una experiencia de convivencia e integración, fomentando algunos valores cristianos fundamentales como la cooperación, el sentido comunitario de la vida y la responsabilidad personal.

Así mismo, se buscó promover el conocimiento de las raíces cristianas en la formación de la sociedad europea, a través de un acercamiento directo a la realidad histórica, social y cultural-artística de Portugal, país estrechamente ligado a la cultura hispánica y miembro de la Unión Europea. 

Estoy convencido que participar en una actividad como la propuesta constituye en si mismo, más allá de las paredes del aula o de las ventanillas del autobús, una rica experiencia de aprendizaje grupal y de campo.

Nuestra primera parada fue en la ciudad de Sevilla, allí tuvimos la oportunidad de conocer una de las rutas de la Virgen Macarena, internándonos por las calles más tradicionales de la capital hispalense, por sus iglesias y balcones, encontrándonos con la venerada imagen de María de La Macarena, tan querida por el pueblo sevillano.

De Sevilla salimos rumbo a Portugal, en concreto hasta la ciudad de Alcobaca, famosa por su antiguo monasterio cisterciense, que llegó a ser uno de los más grandes e importantes de Europa. Desde allí fuimos recorriendo el itinerario que nos habíamos marcado: Aveiro, Coimbra, Fátima, Nazare, Óvidos, y, finalmente, Lisboa, la ciudad junto a la desembocadura del río Tajo, una de las más hermosas capitales europeas.

Destacamos nuestra visita al Santuario de Fátima, un oasis de paz y de silencio, en medio de las oraciones y el testimonio de los peregrinos venidos de todo el mundo, un lugar que invita al encuentro con el Señor y con su Santísima Madre. En lo personal nos llamó la atención la actitud respetuosa y a la vez curiosa de los alumnos, que ya conocían la historia de las apariciones porque la habíamos trabajado en clase como parte de la preparación a nuestro viaje.

Viendo a los jóvenes en Fátima pensé: ¿quién dijo que los jóvenes no tienen hambre de espiritualidad? Cuando el radar del corazón está despierto,... Ellos, a veces tan ruidosos y superficiales, son capaces de reconocer intuitivamente la presencia del misterio,... Muchos se muestran sensibles y presienten esa "nostalgia" de lo sagrado que invade a veces al hombre contemporáneo. Con frecuencia basta con estar allí con ellos y acompañarles.

Más allá de las iglesias, los monumentos, los paisajes; más allá de las idas y venidas en guagua por los caminos portugueses, queda la experiencia misma de la convivencia, con todas sus exigencias y sus riquezas, una experiencia que nos debería ayudar a crecer como personas, a madurar, a hacernos a todos, profes y alumnos, más fraternos, cercanos y comunitarios, en definitiva, más felices y enamorados de la vida, el mayor de los regalos.


Al hacer el vídeo me ha venido a la mente la palabra portuguesa: Obrigado!, es decir, ¡gracias!, por la experiencia vivida, por los chicos y chicas que participaron, por todas las atenciones que recibimos del noble pueblo de Portugal, por los compañeros profesores que viajaron con nosotros, por las bendiciones recibidas, y, en fin, por tantas cosas,... Muito Obrigado!

@elblogdemarcelo

lunes, 3 de noviembre de 2014

#AliveAgain: Un rap sobre la misericordia de Dios


El nuevo single de Fresh Sánchez y StelioN#AliveAgain, habla de la experiencia de la misericordia, de ese Dios amor que pone su corazón en nuestra miseria, que baja al infierno de nuestros vicios y pecados, que nos levanta y restaura, que nos hace gustar la libertad verdadera.

La letra del rap es una especie de teología narrativa, está hecho de palabras que vienen del mundo de la vida, palabras que testimonian la presencia de un amor que se revela a sí mismo salvando y liberando a sus hijos.

Cuando Dios abre nuestros sepulcros y nos hace salir de nuestros sepulcros, cuando derrama sobre nosotros el agua pura prometida, entonces conocemos quién es Dios para nosotros: el Padre misericordioso.

No importa lo bajo que hallamos caído, si hemos derrochado los bienes de casa, si nos hemos tenido que dedicar a cuidar cerdos, ¡Dios nos espera con los brazos abiertos! Abramos las puertas a su misericordia, somos sus hijos e hijas muy queridos, amados desde siempre, amados desde las entrañas del corazón de Cristo.

El Señor bendiga el trabajo de estos jóvenes artistas, su testimonio hecho música y canción alcance a otros jóvenes que deambulan por estas calles buscando muchas veces sin saberlo al #DiosMisericordia, el Dios que se nos revela en la buena noticia cristiana.

Porque como dijo Juan Pablo II en 1985 a los jóvenes venezolanos: un joven evangeliza a otro joven, y lo evangeliza narrando su experiencia de la misericordia de Dios.

@elblogdemarcelo

domingo, 2 de noviembre de 2014

Fieles difuntos: Educar emocionalmente frente a la muerte



Estos días me he estado preguntando sobre cómo deberíamos educar, creyentes y no creyentes, a nuestros adolescentes frente a la realidad ineludible de la muerte. 

Si no somos creyentes inculcándoles algunos valores básicos sobre la dignidad de la vida, sobre la necesidad de vivir acordes a nuestra conciencia, de enfrentar el fin de la existencia con entereza, respeto, testimoniando el amor, el mejor legado que podemos dejar a los que se quedan aquí.

Sí somos creyentes, además de todo lo anterior, ofreciendo un horizonte de esperanza que apunta a la resurrección y a la vida eterna, con el consuelo y la fortaleza que nos ofrece la fe en el amor de Dios, y que compartimos con nuestros hermanos y hermanas.

Deberíamos educar emocionalmente a los chicos para que asuman con inteligencia esta realidad que nos concierne a todos.

Inmersos en la cultura de la inmanencia que lo invade todo, actuamos como si no existiera la muerte. Esto es lo que vivimos muchos adultos, creyentes o no, y lo que observan los jóvenes, por más discursos que hagamos de cara a la galería. 

Celebraciones como el Halloween, con su parafernalia de brujas, espectros y calaveras, convierten la realidad de la muerte en un juego de disfraces macabros, en un divertimiento que trivializa el significado del fin de la existencia, y lo asocia a emociones como el miedo, el terror y el mundo de lo oculto

¿Qué mensaje sobre la muerte transmitimos a los chicos cuando les organizamos una fiesta de Halloween? Dejo sin comentar lo que pensé al ver ayer en las noticias a un grupo de maestros con disfraces terroríficos asustando a sus alumnos de infantil y primaria,.... ¡Manda narices!

Del tema de Halloween ya hemos hablado en este blog: Halloween,... ¿qué hacemos? y Halloween,..¿una celebración inofensiva?

Yo, por mi parte, frente a la realidad de la muerte y el más allá, no me canso de afirmar: ¡creo en el cielo!, creo con todo mi corazón que en la resurrección de Jesús la muerte ha sido vencida. Creo que ese es mi destino último: la vida eterna con Cristo Resucitado

Estoy convencido que si realmente creyéramos en el cielo, nuestra concepción de la vida y de la muerte serían distintas.

La fe en el cielo, y en la vida eterna, trastoca por completo nuestra visión de la existencia. ¿Se nota en tu vida que crees en el cielo? Esa es la pregunta.

Venimos del amor que nos ha creado a través de nuestros padres; volvemos al amor que desde siempre y para siempre nos ha amado. 

He encontrado un vídeo que lo expresa de una manera admirable: el nacimiento de un bebe en paralelo al fallecimiento de una abuela. El ciclo de la vida en ese amor que se prolonga más allá de los límites del tiempo y la vida física.

Nos unimos hoy a toda la Iglesia en su plegaria por el descanso eterno de nuestros hermanos difuntos.

@elblogdemarcelo




lunes, 13 de octubre de 2014

Pedir la fe que mueve montañas, la del grano de mostaza



Hay días en los que quisiera tener la fe del grano de mostaza, la fe que mueve montañas y traslada palmeras (Mt. 17, 20 y Lc. 17, 6)

Días en los que siento que las montañas que hay que mover son más pesadas e imposibles que nunca, y ni hablar de las palmeras, ahí están, quietecitas, ni la más ligera brisa las bambolea.

Cada quien tiene sus montañas y palmeras que le urge trasladar al mar: ¿las reconoces en tu vida?

Cuando recorro los relatos del Evangelio me tropiezo con lo mismo: los milagros de Jesús son la respuesta a la fe expectante de las personas que acuden al Maestro: la hemorroísa, el centurión romano, la mujer cananea, el leproso, el ciego a la entrada de Jericó,...

Siempre recuerdo que Jesús no pudo hacer muchos milagros en Nazaret, la aldea donde se había criado, porque no encontró allí mucha fe (Marco 6, 1-6). También tengo delante de los ojos lo que le dijo a Jairo cuando vinieron a contarle que su hijita había muerto: "No temas, solamente ten fe" (Marcos 5,36)

O cuando reprendió al padre del muchacho epiléptico: "¡Qué es eso de que si puedes!, ¡todo es posible para quien cree!". El hombre, que entendió de que iba Jesús, gritó con todo su corazón: "Creo, ayuda a mi poca fe"  (Marcos 9, 23-24)

Hago mía la plegaria de este buen hombre. Su humildad me conmueve. 

Sí, porque esta fe que transforma la situaciones, esta fe que logra lo que humanamente parece imposible, no es fruto de nuestros esfuerzos, es puro regalo de Dios, don de Dios.

Esta fe es hermanita de la humildad más profunda. Por eso van juntas de la mano. Es cuando te arrojas en los brazos del Señor y te rindes a sus pies, e insistes como la vieja majadera ante el juez impío, (Lc. 18, 1-8),  o como el amigo inoportuno molestando a la medianoche (Lc. 11, 5-13)

Aunque hayamos estudiado teología, aunque seamos personas muy religiosas, aunque llevemos años en los caminos del Señor, aunque dediquemos largas horas a la oración, nada de eso garantiza que tengamos la fe del grano de mostaza.

Y esta noche se la pido a Dios: Dame, amigo, este carisma de la fe del grano de mostaza. Es urgente, las montañas que tu sabes parecen más pesadas que nunca, pero tú lo puedes todo.

Nunca confiaremos demasiado en tu poder. Ayer como hoy, tú eres el mismo, y lo serás siempre (Hb. 13, 8). Para ti nada hay imposible.

Cómo es tu grandeza, así es tu misericordia (Ecl 2, 18). Amén.

@elblogdemarcelo

sábado, 11 de octubre de 2014

Vocación canaria



De estas piedras
yo soy el guijarro,
el violín de la arboleda nerviosa,
el color              de la flor y la cantera,
            llorado
el creyón de la lluvia azul impresionista,
la zampoña de castañas ventisqueras,
la marcha vertical de esos montes ariscos,
el batir de las plataneras y los puros aromáticos,
la papa mielosa de irrefrenable gula,
el ulular de loros inalcanzables,
los navajazos del silencio de mis noches de arrullo y marejadilla,
o el ballet de blancos de cielos como sudarios,  
que me esculpen roca de mar,
                                    aguasalina.

El barco de vela de mi padre,
épica del Atlántico telúrico,
promesa de trigos y naranjas,
pentagrama de tropicales tempestades,
las esperas en el tajamar del exilio,
prosapia guanche de gofio, rancho, silbido,
beso doloroso,
hambriento,
de costas rotas,
exceso de luz,
una ceguera de yodo,
que me sueñan pájaro cantor, 
                                    picapedrero.

Un hombre solitario,
           ¡ todos los hombres!,
el anuncio desvelado,
                      férvido,
de un destino,
la sangre de una aurora detenida,
de un pueblo de rapsodas,
y de sus playas sangrantes como venas homéricas,
batalla de genes en
la babel de una sufrida historia,
que me lloran canario
                         o flor nocturna entre los espejos
                                                    de un diamante.                         


@elblogdemarcelo

lunes, 6 de octubre de 2014

¿Qué es lo que estás esperando?, una canción para despertar


Hoy estuve hablando con un curso de bachillerato sobre las grandes razones que dan sentido y valor al misterio de la vida.

¿Y tú, amigo, para qué estas vivo? Cada corazón debe encontrar sus propias respuestas: el arte, la ciencia, una nueva sociedad, el deporte, el planeta tierra, la familia, la búsqueda de la justicia, la solidaridad, Dios,... 

Sea cual sea la razón que te mueva, de las urgencias que sientes dentro de ti, al centro de todo debe estar el amor.

El amor es la razón que sostiene las demás razones de la vida, el sentido último de la existencia que nos ha sido dada. Sea que te dediques a la investigación científica, o a escribir poemas, o a la política, o a la defensa del medio ambiente, o a la educación,... Hagas lo que hagas, el motor es siempre el amor.

Escribo estas cosas y pienso en la gran necesidad que tenemos de presentar a los jóvenes razones nobles para vivir, motivos que den sentido y significado a una vida, motivos por los cuales vale la pena entregarse y darlo todo.

Razones que despierten toda la bondad, belleza, verdad, creatividad, coraje, que se esconde detrás de cada rostro joven que puebla nuestras aulas.

Razones que empujen, arrastren, enamoren,.... ¡Razones que dignifiquen la vida! Meterlas en los corazones es la tarea del maestro.

Observo a veces a tanto muchacho o muchacha dando vueltas por ahí, descentrados, desconectados, rumiando su vacío existencial.

Gente que pretende vivir instalada en el relativismo más grosero, encerrada en el cerco de sus propios intereses egoístas, por no haber encontrado su por qué fundamental.

No aplacemos para más tarde esta búsqueda: la misión que cada quien tiene en este mundo.

La Clase de Religión debería sacudirlos: que salgan del aletargamiento en que se encuentran, de esa actitud pasiva e individualista que a veces tienen frente al mundo, invitarlos a tomar la iniciativa, que se liberen del consumismo, de la trampa del hedonismo que deja estragado el corazón. 

He encontrado esta canción de Nickelback: What are you waiting for?,  en español "¿Qué es lo que estás esperando?", un tema que habla de nuestra tendencia a postergar las decisiones importantes, a dejarnos "entretener" por la rutina cotidiana, mientras huimos de nosotros mismos, y no prestamos atención a las exigencias del corazón, a nuestros sueños.

Vivir esperando eternamente tiene un precio. Una mañana despertamos y nos damos cuenta que la vida se nos ha ido en un pispas, y con ella las oportunidades que no siempre se repiten. Aprovechemos el ahora que se nos da, no lo dejemos para después: ¡Actuemos! 

Nuestra mayor éxito en la vida: realizar en nuestra existencia el sueño que Dios ha tenido con nosotros al crearnos y colmarnos con sus dones. Hágalo su bondad en cada uno. Amén.

Les comparto dos vídeos de la misma canción: el clip original y uno subtitulado en español

@elblogdemarcelo



domingo, 5 de octubre de 2014

Aviso para varones: aborto y machismo


Atención: Queridos chicos, varones todos, lectores de este blog,…

Si tu novia, amiga, pareja,... está en estado, espera un bebé, ¡no pasa nada, amigo!, ¡no hay que preocuparse!, ¡eso no es contigo!

Recuerda siempre: "Ellas paren, ellas deciden".

Según la ley, ninguno de nosotros, varones, tiene que sentirse responsable de la concepción de un nuevo ser humano. Traer niños y niñas al mundo es un asunto única y exclusivamente femenino, así que lo mejor es no interferir.

Déjala sola con el paquete. Eso es lo moderno. En la decisión de traer hijos al mundo los varones carecemos de derechos y de deberes.

Así pues, lo que ella haga con el fruto de ambos, que palpita en su vientre materno, es únicamente responsabilidad de ella.

Ante esto, lo mejor que podemos hacer es vivir la vida a tope, ¡por algo somos varones! Si vamos por la vida embarazando chicas en cada esquina, ¡no pasa nada, compadre!, ¡nadie te exigirá nada!, ya te dije que traer bebes es un asunto de mujeres.

El sexo está para disfrutar, no hay que complicarse con estos asuntos menores. Un bebé es nada, o casi nada, o menos que nada, una verruga dicen.

Además, como ya te dije: “Ellas paren, ellas deciden”.

Creo que lo dicho es coherente con la postura, los eslóganes, las consignas, los gritos, los discursos que oigo por ahí sobre el asunto de la maternidad/paternidad y las reivindicaciones de las mujeres.

Será que soy un necio, y entiendo todo al revés, pero el aborto me parece una solución claramente machista que traiciona, precisamente, la lucha por la igualdad hombre-mujer.

(Vengo reflexionando sobre el tema de la igualdad desde mis primeros años en la universidad a principios de los 80: Día de la mujer: historia personal de una reflexión )

Esto que he expresado nadie lo dice claramente en los medios de comunicación. Los que más se benefician del aborto son, precisamente, los varones que engendran. Como si el niño o la niña que se va formando durante nueves meses en el vientre de una mujer fuera huérfano de padre.

Pero los que gritan consignas, y subvierten el lenguaje, no lo ven. Ha sido trastocado completamente el sentido común (Gramsci debe estar contento).

Estoy abierto a todos los desacuerdos.

sábado, 4 de octubre de 2014

Un árbol de conceptos: elementos comunes a todas las religiones


En estas primeras semanas del curso he estado revisando con los alumnos de 1º ESO, y también con algún 2º ESO, nociones muy básicas relacionadas con el hecho religioso en general, una temática a la cual ya han sido introducidos en la etapa de primaria. 

Mi objetivo no ha sido sólo sondear los conocimientos previos que traen los chicos sobre estos contenidos fundamentales del programa, también he querido suscitar en el grupo una experiencia participativa de aprendizaje que les permita establecer relaciones en familias de conceptos, identificando semejanzas y diferencias entre elementos de una misma clase: las religiones del mundo.

Paso a continuación a describir como se fue desarrollando la dinámica de la clase. Para preparar este encuentro había pedido a los chicos que investigaran un concepto sobre religión.

Comienzo la sesión preguntándoles a los chicos cuáles son las religiones que conocen. Voy apuntando sus respuestas en el tablero en forma de columna: Judaísmo, Cristianismo, Islamismo, Hinduismo, Budismo, Taoísmo. 

Agrego a la lista las religiones del mundo antiguo: Egipto, Grecia, Roma. También apunto las religiones animistas, y la religión en el mundo guanche, un tema que trataremos en las próximas semanas del curso.

A continuación pregunto a los alumnos si saben distinguir cuáles de estas religiones son monoteístas y cuáles son politeístas. Observo que conocen bien el concepto e identifican correctamente los dos tipos de religiones.

En este punto de la clase, sorprendo a lo alumnos y comienzo a dibujar con rotuladores de colores un árbol en el tablero. Al terminar mi dibujo, escribo al pie: "Elementos comunes de todas las religiones".

Explico a los chicos que vamos a hacer un árbol con todos los elementos comunes que logremos identificar en las distintas religiones que conocen. Como observo que tardan un poco en reaccionar, relanzo la pregunta: "A ver, a ver, quién me dice lo que tienen de común todas las religiones del mundo"

Las respuestas van emergiendo poco a poco, la interacción comienza a fluir, una palabra trae otra palabra, a veces se interrumpen, modero las intervenciones para que todos logren escucharse, y vamos, al fin, escribiendo en el árbol nuestros hallazgos, tal y como se puede observar en la imagen que acompaña esta entrada.

En resumen: ¿cuáles son los elementos comunes a todas las religiones que encontramos?

1. Una idea de Dios/dioses como elemento central de todas las religiones, razón por la cual lo pusimos en el tronco del árbol.

2. Un lugar específico para celebrar el culto y reunirse la comunidad: el templo

3. Unos libros donde se narran las tradiciones, mandatos e historias relacionadas con esa fe: textos

4. Unos integrantes especiales de la comunidad dedicados al culto y a los asuntos de la religión: personas sagradas.

5. Unos actos comunes que relacionan a la comunidad con su Dios: el culto.

6. La reunión de todos los seguidores de esa religión y los lazos que se establecen entre ellos: la comunidad

7. Unos actos cultuales establecidos con fórmulas cargadas de simbolismo y que tienen distintas finalidades: los ritos

8. Una concepción sobre la muerte y sobre lo que existe después de la misma: el "más allá"

9. Una concepción sobre la persona humana que implica la existencia de una dimensión espiritual: la idea de alma

10. Unos mandatos o normas que afectan las relaciones de los hombres entre si y con su Dios: mandamientos

11. Unos conceptos relativos al bien y al mal (pecado). Este mal a veces se personifica en un ser que se opone a Dios: el bien/el mal

12. Una organización del tiempo en base al culto y las creencias de la religión: calendarios

13. Unas celebraciones especiales durante el año por motivo de la religión: fiestas

14. Las religiones afectan profundamente el modo de vida de las sociedades humanas: influencia en la cultura

15. La experiencia y creencias religiosas se plasman en las producciones artísticas de la sociedad: influencia en el arte

16. Lo religioso suscita en las personas una respuesta ante lo sagrado, es el sentimiento que produce la fe: la actitud religiosa

17. Finalmente, todas las religiones ofrecen experiencias de sentido ante las grandes preguntas de la existencia, dando significado a la aventura de vivir: el sentido de la vida.

En los últimos minutos me ha dado tiempo para pasar por las mesas y observar a vuelo de pájaro el trabajo de los alumnos en la libreta de clase.

Suena el timbre. Salgo del aula preguntándome si serán capaces los alumnos de reconocer estos elementos cuando estudiemos las religiones en concreto, no sólo el cristianismo, sino, por ejemplo, siguiendo la programación de 1º ESO: la religión de los guanches.

Mis pensamientos me sorprenden entrando a otra aula. 

Y vuelta a empezar. 

@elblogdemarcelo

miércoles, 1 de octubre de 2014

Nuevos caminos del otoño: Admirar, educar la mirada











Nuevos caminos del otoño, nuevos senderos que atraviesan la tarde en medio de la hojarasca naranja y la umbría sombra de los arboles sacudidos por el viento.

La ciencia, el arte, la filosofía, las cimas más acabadas del espíritu humano, nacen siempre de la admiración, una experiencia de sobrecogimiento interior que hermana la emoción y el intelecto.

Víctimas de una estética que rinde culto a lo feo, que ha dado la espalda al ser, que vive del grito y de lo efímero, necesitamos urgentemente reencontrarnos con lo bello.

En realidad, tenemos hambre de lo bello, nostalgia de lo bello.

Y para curarnos hemos de volver a nuestros propios ojos, aprender a ver de nuevo, educar la mirada.

En clase he percibido alguna vez la indiferencia de los jóvenes ante las maravillas de la naturaleza: una puesta de sol, el oleaje del mar, el color de las montañas,... Son jóvenes de vista cansada, de corazón distraído, los mismos que cuando les hablas de un viaje te dicen que quieren ir a Ibiza para sumergirse en una fiesta interminable, pum-pum-pum,..¡a tope, tío!

Quizás han pasado demasiados años encerrados en las asépticas aulas de nuestras escuelas, embelesados en el mundo virtual de sus móviles, de sus ordenadores,... 

Quizás nosotros mismos, los maestros, hemos dejado de mirar.

El estudio del paisaje compete al profesor de ciencias, al de literatura, al de plástica, y, también, al de religión.

Las maravillas de la naturaleza testimonian la presencia del Creador, como dice San Pablo: lo invisible de Dios se hace visible por sus obras (Rom 1,20). Constatar la existencia de un ordo universis que hace posible el trabajo de la ciencia es, en sí mismo, el mayor de los milagros.

Aquí les ofrezco esta galería, no sólo para nuestro solaz, sino como un recurso para esa educación en la mirada, esa siembra de lo bello en nosotros,... que seamos capaces de admirar, de hacernos preguntas, de escuchar,....

Abonando la mirada y el corazón para que brote la experiencia de la fe.

@elblogdemarcelo

martes, 30 de septiembre de 2014

Zapatos


Soy yo mismo, 
en ellos y por ellos,
transitando los caminos 
que van del monte a la ciudad,
a las playas añil de mi Atlántico canario,
o al relente de mi verdeante Caribe.
Todos conocen la piedra que me sirvió de acicate,
ese caer, tropezar, levantarme,
 que se hicieron en mi costumbre.
La maña de mi andar, 
la necedad de mi estilo

al caminar.

(Los salones por donde anduve,
las puertas que traspasé,
los caminos que deshice)

El polvo que me traje 
pegado a la suela.

¿A dónde irán ellos a parar?
¿Qué dirán de mi?
¿Darán cuenta de mis intentos, fallidos tantas veces, 
por atravesar el ponto vinoso de la vida, 
y escapar de la ninfa Calipso, 
y alcanzar Itaca en la luz de tu rostro?

¿Les veré de nuevo, 
uno a uno, 
en fila, 
por colores, 
al tiempo de la muerte?

¡Dios!, ¿Qué senderos tomé en ellos?
¿He llevado agua fresca al hermano?
¿He visitado las chozas marchitas de mi tierra?

Hasta ahora he ido y venido en ellos, 
pero llega la hora, 
(como un ladrón en la noche),
de mi última marcha,

y me iré, por fin, 
hermanos,
 con mis cuatro verdades 
pegadas en el cogote,
desnudo, pobre y 

descalzo,

al destino final de todos 
los destinos:
la Casa del Padre.

@elblogdemarcelo



lunes, 29 de septiembre de 2014

Are you dumb?: ¿Eres tonto? Un cartoon-rap denunciando las esclavitudes de la sociedad capitalista


Are you dumb?-¿Eres tonto?- una producción musical de animación que habla sobre las nuevas esclavitudes de las sociedades de consumo, cuyas principales víctimas son los jóvenes, destinatarios predilectos de la artillería mediática que dirigen los que controlan el poder político y, sobre todo, económico.

Educados para gastar y consumir, para rendir un culto idolátrico a las marcas, para la evasión de la realidad mediante un ocio que nos narcotiza, que nos mantiene despolitizados, nos vamos convirtiendo poco a poco en auténticos títeres del sistema.

La ideología dominante hace que no reconozcamos los hilos invisibles que controlan nuestra conducta, que nos imponen modelos, esquemas de pensamiento, expectativas, valores, etc., acordes a los intereses de los que se esconden detrás de bambalinas, los verdaderos amos de la ciudad.

La vida, para muchos, termina reducida a trabajar, consumir, pagar deudas, trabajar, volver a pagar deudas. 

Una verdadera esclavitud. 

En muchos países el fracaso de las democracias neo-liberales en favorecer una distribución equitativa
de la riqueza se está traduciendo en un fuerte sentimiento de frustración social.

Muchos nos preguntamos: ¿para qué votar en unas elecciones si los políticos que elegimos son, en realidad, simples vasallos de los poderes económicos y financieros que son los que, de hecho, nos gobiernan ?

Este tema del consumismo, y su relación con el sentido de la vida, está presente en la Clase de Religión. Pienso, por ejemplo, en la programación de 2º ESO y de 1º Bachillerato. Aunque la canción está en inglés, no la he encontrado con subtítulos, me parece que el mensaje se puede captar con relativa facilidad siguiendo la narración visual. 

Quizás la mayor trampa del modelo neoliberal es ofrecer experiencias de libertad que no tienen su fundamento en la verdad inapelable de la dignidad humana. Sociedades que giran en torno al mercado, sociedades cuyo fin último no es el bien integral de la persona, sino el lucro, la ganancia

Frente a la dictadura de una ideología que terminan convirtiendo en absoluto su visión de las cosas, la fe cristiana sacude nuestra conciencia y nos ayuda a identificar los condicionamientos y esclavitudes que nos imponen los poderosos de este mundo.

La Clase de Religión está llamada a esta tarea crítica desde los valores y el mensaje de Jesús de Nazaret. 

No lo olvidemos: sin una experiencia de la Verdad no hay una libertad auténtica:  "Y conocerán la verdad, y la verdad les hará libres" (Juan 8,32)

@elblogdemarcelo

martes, 26 de agosto de 2014

¿El rito de la paz en misa?: renovación y catequesis de este signo litúrgico



Hace ya algunos años, por diversas circunstancias, participé en celebraciones eucarísticas donde el rito de la paz, que precede al canto del Cordero de Dios, era omitido. Cuando pregunté la razón se me respondió que en dicha iglesia se reservaba para la misa de los domingos.

Tengo que reconocer que espiritualmente me sentía desconcertado en esas misas. Me resultaba incomodo acercarme a comulgar el Cuerpo y la Sangre de Jesús sin realizar aquel gesto simbólico pero tan significativo de lo que constituye el "núcleo duro" del cristianismo: el amor de los hermanos entre si, el distintivo de los seguidores de Jesucristo.

Además, la paz es uno de los dones de la era mesiánica, el saludo que repetidamente Jesús Resucitado ofrece a los discípulos: ¡Shalom, la paz sea con ustedes!

Últimamente la Sagrada Congregación para el Culto Divino ha publicado una Carta Circular sobre este asunto: El significado ritual del don de la Paz en la misa

He leído con atención el documento y coincido plenamente en la necesidad de profundizar en la catequesis del significado de este rito en el marco de la celebración eucarística. Es cierto que se han dado abusos y exageraciones, es cierto que en muchas ocasiones se realiza en forma mecánica, y casi por rutina.

Pero desde mi simple condición de laico, se me encoge el corazón pensar en una misa donde el gesto de comunión con el hermano que participa conmigo de la mesa del Señor sea excluido. Creo que debemos pedirle al Espíritu Santo que renueve en nosotros la experiencia de este rito litúrgico, y que profundicemos en su significado espiritual en la vida de la comunidad.

Por el bautismo participamos del sacerdocio común de los fieles, cada uno de nosotros es canal e instrumento de paz y bendición para el hermano o la hermana que el Señor pone a nuestro lado. Cuando yo digo, y me dicen, en el nombre de Jesús: "¡La paz sea contigo!", esas palabras están cargadas de unción y bendición, mi corazón da y recibe la paz, y se reafirma mi comunión con todo el cuerpo eclesial allí representado.

No hay mejor preparación para acercarse al misterio santo de la Eucaristía que compartir el signo de la paz con los hermanos, siempre que este sencillo gesto lo vivamos conscientes de su significado espiritual.

En un mundo aquejado por la soledad y la depresión, donde nadie saluda a nadie a menos que se conozcan previamente, donde una campaña secular de "Abrazos Gratis" se convierte en un fenómeno universal, donde tantas personas se sienten marginadas y oprimidas bajo sistemas económicos injustos, el rito cristiano de la paz es un oasis de humanidad, un signo preclaro de la Buena Noticia cristiana.

Abrazar al hermano para quien lo vive, y lo recibe, en Cristo Jesús puede convertirse en una experiencia de sanación y liberación interior. Ello es así gracias a la fuerza del Espíritu Santo que nos inhabita por dentro.

Esta es la catequesis que necesitamos las ovejas, re-descubrir los tesoros de gracia y bendición que la liturgia cristiana nos ofrece. Ojalá que los pastores del Señor vayan más allá del llamado a la sobriedad que nos pide el documento, un concepto, "lo sobrio", con no pocas connotaciones culturales, y dediquen tiempo y espacio para la enseñanza sobre lo que significa compartir el gesto de la paz antes de acercarse a la mesa del Señor.

Por supuesto, la vivencia del signo de la paz ha de ir más allá del momentum simbólico y ritual, tiene que hacerse presente en nuestra vida diaria,... con la familia, con los amigos, en medio de la calles de la ciudad.

Cristianos y cristianas, ¡qué no se nos olvide!, a ti y a mi se nos ha encomendado el ministerio de la consolación que inauguró Jesús, el Mesías; somos los embajadores de la paz y la reconciliación allí donde quiera que nos encontremos.

@elblogdemarcelo

Lectores y lecturas: 10 pinturas contemporáneas

1. The thinker - Gerard Boersma

2. En la cama con Chejov - Pablo Gallo

3. Attic scene - James Gurney

4. The reader - Nick Botting

5. Story time - Steve Hanks

6. Street life - Robert Evans

7. Subway readers - Christine Holzschuh

8. The girl reading - Mollie Faustman

9. The reader - Buffalo Bonker

10. La porta d´Oriente - Vittorio Giardino
Leer es un asunto de naturaleza eminentemente espiritual (y metafísica).

Es aprovisionar el corazón de ideas e historias, de personajes y escenarios, acrecentando el horizonte vital, el mundo de la vida, más allá de las cuatro calles de mi barrio, del bar de la esquina, de la estación del Metro o de la guagua, de la oficina o la universidad.

Más allá de los límites del tiempo y el espacio, los apriori kantianos, en ese "inframundo" que discurre por la escalera de los párrafos en paralelo a mi existencia. 

Leer es hacer acopio de palabras, con ellas nombro el mundo y creo otros, con ellas se despierta mi conciencia y entro en diálogo con las grandes cuestiones que se debaten en el espíritu humano.

Las grandes cuestiones: el amor y el desamor, el bien y el mal, la muerte y la inmortalidad, la verdad y la mentira, la justicia y la injusticia, los amigos y los enemigos,... la tierra, el destierro, las ambiciones, la locura, Dios.

Leer es encontrarse y encontrarnos, es mantener una conversación con una mente lúcida, de esta época o de hace 200 años.

Es construir experiencias de sentido a través de otras vidas que se buscan, es descubrir significados en el laberinto de sus enigmas y acertijos.

Es descifrar alegorías y encontrar el ethos moral (la sabiduría que edifica)

La lectura es un saber de iniciados, sólo los que traspasan los umbrales de las páginas son instruidos en sus misterios, es decir, los lectores.

Yo procedo de una tradición milenaria que cruzó todo el medioevo cristiano y que hizo de la lectura una experiencia espiritual: el encuentro con el logos, la Palabra.

Una tradición que amaba la cultura y los libros, de cuyos talleres y bibliotecas emergieron verdaderas joyas de arte.

Esas palabras que exudaban en la mano callosa del hermano copista.

Lectio-meditatio-oratio-contemplatio,... el libar de la abeja sobre la flor de la página.

Asistimos al invierno de las humanidades, padecemos el triunfo de la vana elocuencia de los sofistas, el empachamiento de los que cultivan una ciencia que hincha.

(La estulticia de los que reniegan de las raíces cristianas de occidente, la forja de ciudades y pueblos por la cruz, el libro y el arado)

No claudiquemos, hagamos de la lectura una forma de resistencia, un medio ascético para curar la ceguera del corazón, que ella nos haga dignos herederos de lo que hemos recibido de generaciones pasadas, de lo que hemos de entregar a la siguiente.

Acompaño mis palabras con una galería de 10 pinturas contemporáneas sobre lectores y lecturas.

@elblogdemarcelo